Especulador de la Guerra del mes: Afek

Según Geoff Rochwarger, director ejecutivo de Afek, la independencia energética es el nuevo sionismo.

La empresa de exploración de petróleo y gas, Afek, ya casi ha terminado su segunda prueba de perforaciones en los Altos del Golán, una zona de Siria que Israel ha ocupado desde 1967 y anexionado en violación del derecho internacional.

La prueba es parte de un programa de tres años para ver si los hidrocarburos en la zona podrían traducirse en petróleo o gas para Israel.

Israel es pobre en combustible y, mientras tanto, sus problemas energéticos domésticos podrían ser aliviados si el gobierno avanza en acuerdos en relación con los campos de gas de Tamar y Leviathan en el Mar Mediterráneo.

Además, ahora, Israel se está aprovechando del caos en Siria para buscar recursos valiosos para extraer de los ocupados Altos del Golán.

Israel depende fuertemente de las importaciones para satisfacer su gasto de energía y con las frecuentes vicisitudes con sus vecinos, su necesidad de recursos energéticos continua definiendo la naturaleza de su ocupación en la Franja de Gaza y Cisjordania, así como los Altos del Golán.

Con el gobierno sirio desorganizado, las autoridades israelíes dieron el visto bueno a Afek, una filial de Genie Oil and Gas, para efectuar perforaciones en 10 pozos en los ocupados Altos del Golán en su búsqueda de combustibles fósiles.

Según Howard Jonas, presidente y director ejecutivo de Genie Energy Limited, la empresa matriz de Genie Oil and Gas, el equipo de expertos de la empresa cree que lo que yace bajo los Altos del Golán podría hacer a Israel energéticamente independiente y “contribuir a la diversificación del suministro de energía del mundo libre lejos de una dependencia destructiva de fuentes hostiles” (véase el informe anual de 2014 de Genie Energy).

“Matarlos a todos”

Genie Oil and Gas tiene algunos inversores y asesores de alto nivel: el barón de los medios de comunicación, Rupert Murdoch, el ex Vicepresidente de los Estados Unidos, Dick Cheney, el administrador de fondos de cobertura americano, Michael Steinhardt y el banquero de inversiones británico, Jacob Rothschild son todos miembros del “Consejo Consultivo Estratégico” de la empresa.

Murdoch declaró en 2013 que “Israel es el mayor aliado de la democracia en una región plagada de inestabilidad y extremismo”. Esta es una declaración audaz dada su inversión en una empresa que rompe los principios básicos del derecho internacional.

El presidente de Genie Israel, Effie Eitam, que vive en el asentamiento de Nov en los Altos del Golán, es un antiguo comandante militar y miembro del Partido Nacional Religioso. Una vez se refirió a los ciudadanos palestinos de Israel como una “bomba de relojería” que causa un “cáncer” en Israel. También le dijo a la revista americana, The New Yorker, en 2004, que los palestinos eran “criaturas que salieron de las profundidades de la oscuridad” y añadió que “tendremos que matarlos a todos” antes de dar un ligero paso atrás: “Sé que no es muy diplomático. No quiero decir a todos los palestinos, sino a los que tienen al demonio en sus cabezas”.

Afek afirma en su página web que los ocupados Altos del Golán de Siria son parte del “Estado de Israel”. El comité regional del norte de planificación y construcción otorgó una licencia de exploración de petróleo a la empresa, en violación directa del derecho internacional ignorando completamente el Anexo de la Cuarta Convención de Ginebra –que se aplica al territorio ocupado-.

En febrero, una filial de Afek empezó a perforar su primer pozo exploratorio y perforó a una profundidad de 1.000 metros. Ahora, están analizando las muestras extraídas y las perforaciones continúan. En el caso de que la empresa encuentre petróleo, solicitará las licencias necesarias para empezar la fase de producción.

Hay graves violaciones de derecho internacional así como preocupaciones medioambientales. En primer lugar, el tipo de petróleo que se espera en esa zona puede que no sea en forma líquida y podría requerir fracking –un proceso que implica inyectar grandes cantidades de agua y productos químicos tóxicos en el suelo para forzar que los hidrocarburos salgan a la superficie-.

Ya sea petróleo convencional o de esquisto bituminoso, fracking o perforaciones podrían llevar a filtraciones en las aguas subterráneas, contaminando el lago Tiberias –el bíblico Mar de Galilea- dejando, potencialmente, los suministro de agua locales no potables y destruyendo el ecosistema para las generaciones futuras.

El saqueo de los recursos sirios

La meseta del Golán fue ocupada por Israel durante la guerra de 1967La resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU y varias otras resoluciones desde entonces ha pedido la retirada de Israel de la tierra ocupada y condenado las acciones de Israel.

Estas han incluido: la anexión y la imposición de la ley israelí en 1981, una acción que el Consejo de Seguridad de la ONU declaró “nulo y vacío”. Israel también ha transferido a su propia población dentro de la zona con el propósito de colonizar y usar los recursos del territorio por sus propios intereses económicas.

Las tierras fértiles del Golán y los recursos hídricos han sido un interés estratégico para Israel y ahora su potencial energético puede traer enormes recompensas financieras.

A pesar de las críticas internacionales, las políticas explotadoras e inherentemente discriminatorias de Israel dentro del Golán continúan sin ser sancionadas. Los ministros israelíes han manifestado su deseo de capitalizar en la desestabilización de Siria como una excusa para cementar el control ilegal de Israel en el territorio.

Mientras Israel continua explotando los recursos naturales de los territorios que ocupa, la comunidad internacional sigue sin hacer nada para hacer cumplir sus decisiones mientras que la ocupación del Golán está a punto de alcanzar los 50 años.

El gobierno sirio había planeado construir un gasoducto en todo el Oriente Medio en el Líbano y en el Mediterráneo para los mercados europeos. Había firmado acuerdos con Irán e Irak hacia este fin.

Con las reservas de petróleo de Siria en declive y el país en caos, el gobierno no tiene capacidad para desafiar la actual explotación de los recursos del Golán por parte de Israel.

Por lo tanto, parece probable que Israel tendrá libertad para saquear el petróleo sirio del Golán, respaldado por Occidente.

Paul Fallon es un investigador legal y escritor con Al-Marsad, un grupo de derechos humanos en los ocupados Altos de Golán. Esta pieza fue publicada, originalmente, en Electronic Intifada, y es publicada de nuevo aquí con la amable autorización de la página web y el escritor.