Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Editorial

En esta edición informamos de varias acciones de desobediencia con especuladores de la guerra. Existen muchas tácticas que se pueden usar contra estas corporaciones – lobbys, demostraciones, reuniones de accionistas, boycots, acciones directas - necesitamos una combinación de éstas para provocar el cambio. Lo que la desobediencia civil logra es crear un conflicto que visibiliza lo que las corporaciones están haciendo. Los objetivos de la desobediencia civil tienen que ser claros, como en el acto de “decomisión” de Raytheon 9 donde actuaron “para poner un alto a los crímenes de guerra” o como frente a la planta de ATK, y como dijo Michael Gavin del Proyecto para Parar la Industria de la Guerra “Alguien tiene que poner su cuerpo, porque oficiales electos no están bloqueando el ciclo de la guerra por lo que tenemos que poner nuestro cuerpos en el camino”. Estas acciones nos pueden entregar victorias estratégicas – el ganar un caso ante la corte, ganar visibilidad sobre una industria armamentista, etc. Pero también tenemos que ser claros que hay pasos en este proceso, que el cerrar una planta por unos minutos o incluso horas no es suficiente, pero puede llevar a poner más presión ante los especuladores. Aquí puedes leer una reflexión sobre estrategias en acciones noviolentas por Andreas Speck.

La presión está creciendo y viene de alrededor de todo el planeta, como regularmente informamos en este boletín. Es importante el buscar formas para comunicarse entre los diferentes esfuerzos, por ejemplo conectado las acciones contra Raytheon en USA, el Reino Unido y Australia. Los especuladores de la guerra están en todas partes, y el saber que somos parte de un esfuerzo mayor puede motivar a activistas, y el coordinarse y comunicarse entre los diferentes grupos puede ayudarnos a desarrollar estrategias más eficaces. Esperamos seguir informando de más acciones y éxitos contra los especuladores de la guerra.

Javier Gárate