Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Especulador de guerra del mes: RE/MAX

Ariel Gold, CodePink

RE/MAX, una de las agencias inmobiliarias más grandes del mundo, contribuye a la actividad de asentamientos ilegales de Israel. La empresa RE/MAX International, con sede en Denver, supervisa a más de 100.000 franquicias en más de 100 países alrededor del mundo, incluyendo Israel. RE/MAX Israel vende viviendas en todos los asentamientos principales de Cisjordania, como Jerusalén Este, e incluso tiene una sucursal en el asentamiento de Ma'ale Adumim.

De acuerdo con el derecho internacional, los asentamientos son completamente ilegales. En enero de 2016, la organización Human Rights Watch publicó un reportaje revolucionario acerca de cómo las empresas de los asentamientos contribuyen a la ocupación israelí. El reportaje, que se tituló Occupation, Inc.: How Settlement Businesses Contribute to Israel’s Violations of Palestinian Rights (Ocupación, S.A.: De qué manera las empresas de los asentamientos contribuyen a la violación de los derechos palestinos por parte de Israel), muestra cómo estas empresas dependen del robo de territorio palestino, de la apropiación de sus recursos y del sistema discriminatorio de dos conjuntos diferentes de leyes para dos conjuntos de personas. El reportaje acusa directamente a RE/MAX, afirmando lo siguiente:

«Con la publicidad, la venta y el alquiler de viviendas en los asentamientos, tanto la franquicia israelí RE/MAX como RE/MAX LLC, la empresa dueña de la red mundial de franquicias, se benefician del traslado de ciudadanos israelíes a los territorios ocupados y de la violación de los derechos humanos que esto conlleva, en contra de sus responsabilidades sociales».

En 2014 la organización CODEPINK comenzó su campaña de reforma de RE/MAX con el objetivo de hacer un llamamiento para que la empresa deje de contribuir a esta situación y beneficiarse de la violación de las leyes internacionales y los derechos humanos palestinos por parte de Israel. La campaña le pide específicamente a RE/MAX que establezca normas para sus franquicias con el fin de que no vendan, alquilen o publiciten propiedades en zonas ocupadas ilegalmente en territorio palestino, incluyendo Jerusalén Este. De la misma manera, la campaña también pide a RE/MAX que establezca que los miembros de su red empresarial no deben poner a clientes en contacto con agentes y brókeres involucrados en este tipo de actividades.

 

Desde el lanzamiento de la campaña en 2014, se han organizado manifestaciones a las puertas de las oficinas de RE/MAX de todo el mundo. En 2015 y 2016 se produjeron manifestaciones y protestas en la convención anual de RE/MAX R4 en Las Vegas. En mayo de 2016, los activistas de Human Rights se reunieron afuera de la sede de RE/MAX durante la junta anual de accionistas en Denver, Colorado. A esta junta asistieron Dalit Baum de American Friends Service Committee (Comité de Servicio de Amigos de Estados Unidos) y Ariel Gold de la organización CODEPINK, con la esperanza de poder convencer a los accionistas de RE/MAX de que la especulación en los asentamientos es desfavorable para el negocio. Anticipando la asistencia de Baum y Gold a la junta, RE/MAX cerró su oficina principal y asignó escoltas policiales para ambos. Así mismo, RE/MAX canceló el turno de preguntas y respuestas, acortando el tiempo de la junta a solo once minutos, para evitar que consiguieran hacer declaraciones.

En octubre de 2016, los activistas se manifestaron a las puertas de la convención anual europea de RE/MAX en Roma, Italia.

En junio de 2016, la Asamblea General Presbiteriana aprobó una propuesta para instar a RE/MAX a que deje de lucrarse de las propiedades en asentamientos. Justo antes de la asamblea general, el director general de RE/MAX LLC, Dave Liniger, afirmó que la empresa dejaría de beneficiarse con las ventas de viviendas en territorios ocupados. No obstante, Liniger no especificó cómo se llevaría a cabo ese cese de actividades lucrativas en la práctica. La respuesta de RE/MAX Israel a la propuesta presbiteriana y a las declaraciones de Liniger fue, tal y como se afirmó en el periódico israelí Haaretz, que continuarían «como de costumbre» y que el voto presbiteriano tendría «un impacto nulo en lo que estamos haciendo».

Tanto si RE/MAX LLC sigue recibiendo beneficios económicos de las propiedades en territorios de asentamientos o no, esto no cambia su contribución en la ocupación israelí, ya que permite que su franquicia en Israel utilice su logo y marca registrada para vender propiedades. Mientras haya un globo de RE/MAX sobrevolando los asentamientos israelíes, RE/MAX LLC seguirá siendo responsable.

Ariel Gold es la activista de CODEPINK para Palestina