Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Nueva Zelanda: menos salud, más fragatas de Anzac

Traducción por Margherita Pirola

Un protestante fue arrestado violentamente en una manifestación previa al Anzac Day (día en que se conmemora la participación de Australia y Nueva Zelanda en la Primera Guerra Mundial). La protesta, organizada por Peace Action Wellington el lunes 18 de abril para celebrar el Día Mundial de Acción contra el Gasto Militar, tuvo lugar frente al Ministerio de Defensa neozelandés.

Durante la protesta pacífica se destacó la reciente invitación de buques de guerra estadounidenses a Aotearoa por parte del gobierno, y se habló, de manera clara, en contra del gasto militar.

 

A medida que se acercaba el Anzac Day, la industria militar de Nueva Zelanda hacía uso, reiteradamente, del mito de Anzac para perpetuar su programa militar. Recientemente, Nueva Zelanda ha vuelto a comprometer su presencia militar en Irak, y sus fragatas de “clase ANZAC” están siendo mejoradas con un contrato de 446 millones de dólares estadounidenses que ha ganado el departamento canadiense de seguridad internacional y la empresa aeroespacial Lockheed Martin. Esta mejora incluye sistemas de defensa con misiles, detección de señales de comunicaciones y radar, señuelos de torpedo y un sistema general de gestión de combate.

Lockheed Martin es el principal promotor de la conferencia sobre armas de la Asociación de la Industria de Defensa de Nueva Zelanda, que tendrá lugar en Auckland en noviembre. La conferencia anual, contra la cual Peace Action organizó una protesta en Wellington el año pasado, es una oportunidad para aquellos que sacan beneficios de la guerra, ya que pueden presentar sus productos y conseguir contratos gubernamentales.

“Siendo uno de los principales fabricantes de misiles nucleares balísticos intercontinentales a nivel mundial, el rol de Lockheed Martin en la conferencia de las armas y la mejora del ejército naval se opone al deseo de tener un estado libre de armas nucleares en Nueva Zelanda, y es, además, una ofensa a la memoria de las personas que murieron sin razón en la guerra hace 100 años”, apunta el portavoz de Peace Action Wellington, Tim Bollinger.

El acontecimiento de Auckland coincidió con la celebración del 75 aniversario del ejército naval de Nueva Zelanda, que dejó ver una larga flota de buques de guerra extranjeros desfilando en el puerto de Auckland. La invitación del gobierno a los ejércitos navales de todo el mundo para asistir a este acontecimiento se extendió a las embarcaciones francesas y estadounidenses, países que han desafiado reiteradamente la fuerte posición de Nueva Zelanda en contra de las armas nucleares.

Peace Action Wellington ha protestado contra la mejora del ejército naval y la posición del gobierno sobre los barcos de EE. UU. entregando al Ministerio de Defensa un buque de guerra estadounidense hecho de cartón con el nombre USS Apocalypse, destacando así su posible capacidad nuclear. Los protestantes pidieron que se entregara el barco y su mensaje de paz al ministro de defensa Gerry Brownlee, al jefe de la fuerza de defensa Tim Keating y al capitán del ejército naval John Martin, pero la policía no tardó en llegar. Cuando los manifestantes ya se iban, uno de los protestantes, que ya tenía una lesión, fue arrestado violentamente, empeorando así su condición.

“El espíritu de Anzacs no debería ser utilizado para glorificar el programa militar actual de la industria de la defensa,” ha dicho Tim Bollinger. “Los 446 millones de dólares estadounidenses gastados en la mejora de las fragatas podrían haber pagado 7 824 operaciones cardíacas. Las protestas pacíficas que ponen de manifiesto estos problemas no deberían aplacarse con detenciones”.