Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Editorial

El objetivo del trabajo de la IRG contra la especulación de la guerra es terminar con TODAS sus formas. He vuelto a pensar en esto en las últimas semanas, en las discusiones sobre el Día Mundial Contra el Gasto Militar y sobre el Tratado sobre Comercio de Armas.

El año pasado aquí en Londres, durante una reunión sobre estrategias del trabajo de la Campaña Contra el Comercio de Armas del Reino Unido (CAAT por sus siglas en inglés), Milan Rai de Peace News, hizo la pregunta: ¿CAAT está tratando de terminar con el comercio de armas o de reducirlo? Y, ¿Las acciones que organiza CAAT están dirigidas a terminar o reducir el comercio de armas en el Reino Unido? La respuesta de CAAT fue que su misión es terminar con el comercio de armas, pero que eran realistas ya que esto no puede suceder de un momento a otro, es un proceso. Me pareció que fue una buena pregunta, y nos hace reflexionar si es que nuestras estrategias son las correctas para lograr nuestros objetivos. Pero también una pregunta mayor: si nuestro objetivo es el terminar con el comercio de armas, el gasto militar, la especulación de la guerra. ¿Es la realidad la que hace que bajemos nuestra visión y convicción ya que sólo podemos reducirlo y controlarlo?

El trabajo contra la especulación de la guerra implica el trabajar en coalición. Estas pueden ser inspiradoras, al mostrar que hay mucha gente y grupos detrás de una misma causa, pero también pueden ser frustrantes, porque grandes diferencias entre grupos se hacen visibles, aún cuando todos se consideran parte del movimiento de paz. Especialmente este es el caso al discutir el Tratado sobre Comercio de Armas. Sabemos que mucha gente que trabajó por el tratado puso mucho esfuerzo para lograr el mejor tratado posible, pero como Wendela argumenta en su artículo, finalmente este tratado hace bien poco para reducir el comercio de armas, y más que nada ayuda a legitimarlo. ¿No sería mejor el poner nuestra energía y recursos en acciones que desafían de forma directa las exportaciones de armas y el complejo militar industrial?

El ser parte del Día Mundial Contra el Gasto Militar fue una experiencia estimulante, con muchos grupos en tantos países sumándose para decir NO al gasto militar. Este día de acción ha asegurado su sitial en el calendario de organizaciones de paz, y celebramos este proceso. Sin embargo, este también trae muchas preguntas. ¿Estamos contra todo gasto militar? ¿Quiénes son los principales responsables del gasto militar mundial? ¿Cuáles son las mejores estrategias para enfrentar el gasto militar?

En la IRG somos bien claros que estamos contra todo militarismo, por lo tanto, contra todo gasto militar. Sin embargo, en las muchas discusiones que tuvimos en preparación para el día de acción, escuche posiciones justificando el gasto militar de países que son amenazados por el “imperio”. Por imperio, por supuesto, refiriéndose a ningún otro que EEUU. Si, el gasto militar de EEUU es más alto que cualquier otro país, pero, mira las últimas tendencias, tal como las informa SIPRI ¿quiénes son los segundos y terceros? y ¿qué gasto continua en aumento? China y Rusia. Y ¿qué mercados de exportación están abriendo para su producción militar? Bueno, naturalmente los países que se sienten amenazados por el imperialismo de EEUU.

Esta es una discusión muy grande para una pequeña editorial, pero manifiesta las dificultades de trabajar en una coalición que dice – no al gasto militar – pero donde algunos grupos quieren ignorar las actividades de los segundos y terceros mayores gastadores en armas. Nosotros en la IRG valoramos fuertemente el trabajo en coalición que eventos como el día de acción trae, pero seguiremos insistiendo en denunciar TODAS las formas de militarismo y la oposición a todas las formas de especulación de la guerra.

Javier Gárate