Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Especuladores de la guerra árabe – estadounidenses se benefician de la ocupación norteamericana de Irak

por Qasim Lutfi

La Cámara de Comercio Arabe Americana (AACC), recientemente organizó un evento para discutir “oportunidades de inversión” con el gobierno iraquí. Es decir, con el gobierno ilegítimo, sectario, y títere iraquí que se instaló a raíz de la invasión ilegal por los EE.UU. a Irak.

Mientras que la masacre de Irak y la destrucción de su antigua civilización debería ser motivo de alarma humanitaria y de activismo contra la guerra, Irak no es más que otra oportunidad de negocios para estos buitres. Mientras que el resto de la humanidad ve en Irak un número impresionante de viudas, huérfanos, mutilados, desplazados, deformidades de nacimiento como resultado del uranio empobrecido y el fósforo blanco, AACC y sus secuaces se las arreglan para pasar por alto la matanza y centrarse en cómo hacer dinero.

Mientras que los “árabes de campo” como Muntadhar Zaidi y Mohsen Ahlam lanzan zapatos y pasteles a sus opresores, los “árabes de casa” explotan la relación colonizador-colonizado al ponerse del lado de los colonizadores. Aunque racista, el imperio no es puramente blanco. Cuenta con embajadores árabes, y la AACC es un ejemplo de ello.

La AACC representa el brazo capitalista de la comunidad árabe-estadounidense, con toda la inmoralidad y el oportunismo que ello conlleva. No es de extrañar que los “árabes de casa” que viven en EE.UU. colaboren con los “árabes de casa” que viven en Irak como el gobierno iraquí y su presidente de la Comisión Nacional de Inversiones Sami Al-Araji, quien pronunció un discurso en el evento de la AACC. El pasado de Al-Araji es rico en ejemplos de aprovechamiento cínico de un Irak devastado por la guerra para (tener) ganancias personales inmediatas disfrazadas de "reconstrucción ". En una reunión de negocios en 2009, Al-Araji alentó a los EE.UU., que han estado golpeando a Irak durante décadas, a invertir en el país, haciendo caso omiso a la historia de los Estados Unidos de sancionar a Irak por 13 años, y asesinar y torturar a los iraquíes en masa.

"Yo digo a los EE.UU., que hay países que están compitiendo con ustedes," dice el Dr. Sami. "India y China podría entrar y obtener muchas de las oportunidades. Ustedes podrían encontrarse esperando durante mucho tiempo."

Él ha descrito con entusiasmo el establecimiento de una tienda de ropa en Mosul que es propiedad de un graduado de West Point:

“Será un gran trato", dijo Al-Araji. "Por primera vez, nuestro producto fabricado en nuestro país estará en las tiendas estadounidenses. ...Y si Irak logra esto, significa que Irak será capaz de capturar un porcentaje del mercado norteamericano para nuestros productos.”

Al-Araji no tiene reparos en desoír los constantes sufrimientos del pueblo iraquí: "Ahora que hemos dejado la página militar detrás de nosotros, creo que la página más importante en la que debemos cooperar es en la económica. Esperemos que podamos lograr que los hombres de negocios estadounidenses entren en Irak, en los diferentes sectores de la economía, del petróleo, del gas y la industria, la agricultura, el turismo ".

Para llevar a cabo la "nueva economía de libre mercado en Irak", Al-Araji expresa un profundo desprecio por la difícil situación de millones de iraquíes que están siendo desplazados y por los miles de personas que aún están de duelo, limitándose a afirmar: "La vida es seguir adelante."

Cientos y miles de iraquíes siguen muriendo, desapareciendo y dejando sus hogares mientras la violencia continúa, pero al parecer Al-Araji piensa que “la página militar ha quedado atrás", porque los medios de comunicación no cubren la tragedia en curso. Sin embargo, el nivel de permanente violencia que los iraquíes siguen sufriendo justificaría una cobertura de noticias las 24 horas si hubiera tenido lugar en cualquier país occidental. Este no es el primer ejemplo de los “árabes de casa” adoptando la sensibilidad y el racismo subyacente de una cultura de supremacía blanca.

Las oportunidades de negocios como éstas tienen como objetivo contener la furia de la población ocupada en contra de la ocupación, tal como los ocupantes admiten:

"Si la gente está sin trabajo, y usted tiene una población privada de sus derechos y no siendo parte del proceso, ellos van a formar parte del problema ", dice el coronel Steve Boylan, un portavoz del general David Petraeus, el máximo líder militar de EE.UU. en Irak.

Parece apropiado, entonces, que la AACC trabaje con sus homólogos de Irak. Su página web no hace ningún secreto de su patrocinio por parte de la CIA, el FBI y el Ejército de los EE.UU.

Por cierto, Yahya Basha está en los directorios tanto de la AACC como del Instituto Árabe Estadounidense. Uno duda que vayamos a escuchar alguna vez a James Zogby denunciando las “inversiones” de la AACC en Irak. Por el contrario, esperamos que Zogby dé la bienvenida a estos esfuerzos, describiéndolos como empoderamiento político árabe-estadounidense.

Ya es suficientemente repugnante cuando Halliburton y Chevron explotan las tragedias de Irak. Es particularmente repugnante cuando los árabe-estadounidenses, que deberían saber más en virtud de que supuestamente conocen la lengua, la historia y la cultura de la zona, colaboran en contra de sus hermanos. Es lamentable que en lugar de asumir la dirección del movimiento contra la guerra y hacer todo lo posible para poner fin a la ocupación criminal de Irak, los árabes de la AACC traten de otorgar legitimidad al imperio de los EE.UU., dándole un rostro árabe.

Esto no sólo es una traición a la patria que dejaron atrás, sino también una traición a otros americanos que valientemente se opusieron a la invasión de Irak, y rechazan el belicismo imperialista que se lleva a cabo en su nombre.

Este artículo se publicó por primera vez en Dissident Voice.
Qasim Lutfi es co-editor de www.ikhras.com