Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Brasil: Una inminente potencia militar

Comparado con países de Medio Oriente, Europa y especialmente Estados Unidos, los países en América Latina no gastan exorbitantes sumas en defensa. Las disputas fronterizas han sido, en su mayoría, solucionadas por la vía diplomática; el potencial para conflictos entre Estados es mínimo. Sin embargo, últimamente esto parece estar cambiando. Un número de países han aumentado sus compras de armamento. Brasil, cuya economía tiene como objetivo ingresar en la lista de las principales a nivel mundial, está liderando esta nueva ola de comercio de armas en la región.

Brasil recientemente firmó un acuerdo para construir cuatro submarinos Scorpéne y un submarino nuclear con la empresa francesa DCNA. Además de aviones, submarinos y otros armamentos, el país busca tecnología para revigorizar su propia base industrial militar. Según el discurso oficial esto es de gran importancia. El Ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobin afirmó: “Nuestra prioridad actual es el empoderamiento tecnológico en la área de defensa, especialmente en el cyber espacio y el área nuclear... La primera consecuencia de esta política es el término de compras “en oferta”. Desde ahora en adelante cada compra importante tiene que incluir la transferencia tecnológica y asociación con empresas brasileras...Vemos nuestra defensa no sólo como una forma de enfrentar amenazas, sino también como un medio para aprovechar la investigación que aportará nuevas tecnologías a nuestros equipos militares y a los productos de nuestras empresas civiles... Depender de proveedores internacionales para ítems estratégicos es una vulnerabilidad estratégica”.

Un informe de la Campaña Holandesa Contra el Comercio de Armas sobre el comercio de armas en América Latina afirma: “Brasil insiste en que sus adquisiciones de armas en su mayoría solo pretenden ser una modernización necesaria de hace tiempo del material de las fuerzas militares. También argumenta que es necesaria para la protección de los recursos naturales: La región del Amazonas y el reciente descubrimiento de gas y petróleo frente a las costas del país... Estas explicaciones son verdades hasta cierto punto, pero el rol que Brasil ve para sí mismo en el escenario internacional parece aquí ser de mayor importancia. El país está tratando de obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU y esto requiere una imagen internacional más dura. También quiere ser menos dependiente de proveedores de armas internacionales al crear su propio complejo industrial militar. Una parte importante de contratos con productores de armas extranjeros, es la transferencia de tecnología y conocimiento. En este momento Brasil es el único país en la región con una substancial cantidad de exportación de armas”.

Algunos de los más importantes proveedores de armas a Brasil de los últimos años son: Alemania, Italia, Jordania, Rusia, España y EEUU. El mayor acuerdo fue hecho en el 2009 con Francia por 12,000 millones de dólares. A parte de la compra de 50 helicópteros de transporte militar y 5 submarinos (uno a propulsión nuclear), el resto es todo solo la transferencia tecnológica.

El 15 de diciembre de 2008, un documento de 70 páginas fue firmado por el Presidente Lula, el Ministro de Defensa, Nelson Jobin, y el encargado de la Oficina de Asuntos Estratégicos, Roberto MangabeiraUnger, con el título “Estrategia Nacional de Defensa”. El documento extiende su tiempo hasta el año 2030 y abarca planes a pequeño, mediano, y largo plazo y proyecciones para “modernizar la estructura de defensa nacional”. Incorpora una reorganización de las fuerzas armadas, y una re-estructuración tanto del financiamiento como del equipamiento de las fuerzas. Además insiste que la defensa debe enfocarse en tres componentes principales: Cybernetica, el área espacial y nuclear.

A pesar que la Constitución de Brasil prohíbe la producción de armas nucleares, el documento afirma la “necesidad estratégica de desarrollar y controlar la tecnología nuclear”. En Septiembre de 2009 la prensa brasilera reveló que el país podría desarrollar armas nucleares. El mismo día que Sarkozy arribo a Brasil para sellar el mencionado acuerdo, se filtró a la prensa el documento preparado por el Instituto de Ingenieros Militares que dejaba en claro que Brasil cuenta con la capacidad para producir la bomba atómica.

La sección dedicada a la industria nacional de defensa militar es una de las más importantes del documento. Remarca el “desarrollo de tecnología independiente” con el objetivo de “eliminar progresivamente la compra de productos y servicios importados”. Y pide al Estado apoyar a empresas de armas privadas y aquellas que todavía no logran ganancias pero que son componentes vitales de una industria en desarrollo. Como cambio, el Estado tendrá el derecho a ejercer cierto control sobre los intereses de estas empresas privadas. La lógica es que la defensa de la nación siempre se encuentra por encima de los intereses privados. Es por esto que siempre que Brasil compra un sistema de armas, demanda con la compra la transferencia del conocimiento tecnológico. Los 4 submarinos convencionales y los 50 helicópteros que Brasil está comprando a Francia serán construidos en Brasil. Lo mismo pasará con los aviones de combate. UNASUR garantiza a Brasil el mercado de América Latina y el acuerdo con Francia da a Brasil el acceso exclusivo a la venta de tecnología en este mercado.

El objetivo de Brasil es producir la mayoría del equipo militar que necesita. Ya cuenta con Embraer, la tercera mayor productora de aviones en el mundo, detrás de Boeing y Airbus. También cuenta con Helibras la mayor productora de helicópteros de combate en Sudamérica, la cual está asociada con EADS, y en la actualidad también produce tanques, barcos, aviones, municiones, y en el futuro planea la quinta generación de aviones de combate y de submarinos.

Todo esto muestra como Brasil en su misión de ser una potencia internacional, necesita convertirse también en una potencia productora de armas. Brasil no tiene competencia en la región y planea el ir más allá de la región en sus influencias políticas y de apoyo a la especulación de la guerra.

Para más información:

http://www.defesanet.com.br/
http://www.defensenews.com/osd_story.php?i=4036545
Dutch Campaign Against the Arms Trade report on arms trade in Latin America (http://www.stopwapenhandel.org/publicaties/boekenbrochures/wapenwedloopZ...)
http://www.sipri.org/