La masculinidad como causa de guerra, Las mujeres como víctimas de la guerra

Ellen Elster

Tras 20 años de trabajo político de la mujeres en la IRG, el género no es una cuestión que la IRG haya asumido aún como parte de su programa político, a pesar de ser aceptado como un tema en sí mismo. ¿Por qué? Al principo era necesario separar los asuntos de las mujeres, para que de esta forma estuvieran en el orden del día. Pero actualmente estos temas deberían estar ya reflejados en el programa de la IRG, lo cual todavía no ha sucedido suficientemente.

Este atículo no pretende analizar las causas des dicha insuficiencia ni la forma de resolverla. Pretende desarrollar ciertos temas que han sido centrales para las mujeres de la IRG.

A continuación trataré de mostrar cómo la violencia masculina contra las mujeres se incrementa como efecto de la guerra y el militarismo, y después daré ejemplos de mujeres que se alzan contra la violencia y la injusticia en la sociedad.

Es una recapitulación del trabajo del Women's Working Group (Grupo de Trabajo de las Mujeres) de la IRG a través de los años. La última parte tratará de los retos que se le presentan a la IRG -¿Cómo puede la IRG desarrollar una política integrada de género, tanto en su análisis como en su práctica, después de 75 años sin haber tenido una política al respecto? Al hacer esta pregunta estoy sugiriendo que la IRG ha hecho un análisis del mundo como si lo mirásemos a través de las gafas de un hombre. Estoy sugiriendo también que la práctica de la IRG no implica conciencia de género.

Conexión entre militarismo y violencia masculina contra las mujeres

Tambíen hace unos 20 años, Susan Brownmiller escribió el libro "Contra nuestra voluntad: hombres, mujeres y violación" y mostró cómo la violación has sido parte las guerras a través de todos los tiempos (Brownmiller 1975). Es, por tanto, sorpendente la manera en que la sociedad y los medios de comunicación han reaccionado cuando se informó de las violaciones masivas en los Balcanes, como si éste fuera un fenómeno aislado.

Sin embargo, las atrocidades en los Balcanes ha hecho que se considere la violación como crimen de guerra. También los conflictos étnicos en esta área han mostrado cómo las mujeres son utilizadas como heramienta para insultar a los hombres del otro lado del conflicto, y que todas las partes del conflicto están usando este método. Esto refleja cómo la sociedad valora a las mujeres mayormente como propiedad de los hombres, cómo el nacionalismo de Estado usa a las mujeres como una máquina de producción al pedir que se produzcan niños para la guerra si eso es apropiado (como ocurre con las mujeres serbias en este caso) y controlar la crianza de sus niños si no son vistas como apropiadas (como con las mujeres albanesas, musulmanas y gitanas), y de esta manera usar las diferencias étnicas para dividir a las mujeres.

En Fiji, después del golpe militar de 1987, se constató que los centros de mujeres maltratadas registraron una mayor necesidad de atender a las mujeres que recibían palizas en sus casas. El creciente militarismo provocó una stuación económica social difícil para mucha gente, y muchos hombres quedaron sin empleo y sintieron que su situación era humillante, no siendo capaces de sostener a sua familias. Hubo también violaciones cometidas por soldados, y especialmente fueron objeto de violencia las mujeres indias. El golpe empeoró las condiciones de vida de la población india en el país.

En la India las violaciones de mujeres en conflictos inter-comunidades no son incidentes aislados. Las mujeres son consideradascomo algo equivalente a la tierra y violarlas es visto como llevarse una posesión preciada. Durante el conflicto los hombres huyen de la comunidad, mientras que las mujeres se quedan atrás para cuidar a los niños. Entonces el grupo contrario de hombres recurre a la violación, con el fin de vengarse de los hombres del otro bando causando daño en un objeto de su propiedad como son las mujeres.

Ha habido un enorme incremento de la prostitución en Camboya. Las ,,tropas de pacificación" de las Naciones Unidas están entre los clientes de los burdeles de Phnom Pehn. El jefe de UNCTAD ha dicho que el incremento de la prostitución debido a la presencia de la tropa de las Naciones Unidas es normal. La guerra en Birmania ha conducido a las mujeres de la minoría étnica de Birmania a la prostitución en Tailandia, en algunos casos por ,,voluntad propia" ante la falta de alternativas, y en algunos casos porque son raptadas y vendidas como prostitutas. Las guerras y los conflictos militares hacen las situaciones más tensas. Los soldados (la mayoría hombres, una vez más) están en una situación antinatural y aislada, lo que los hace más violentos.

Susan Brownmiller dice que los hombres que violan durante la guerra son hombres comunes. Lo que los hace distintos es que, de pronto, se han convertido en miembros del club de chicos más exclusivo del mundo. Pero, aún así, ¿Por qué tendrían que ser las mujeres las víctimas en tal situación? Brownmiller continúa diciendo que en la guerra los hombres encuentran la excusa para expresar su deprecio por las mujeres. Hasta qué punto este desprecio se mostrará en el futuro, y de qué manera, en un momento en que la mujer tiene cada vez más acceso a la milicia, es un tema abiero. Hay muchos ejemplos que muestran que el acoso a las mujeres continúa dentro del ejécito.

El menosprecio refleja el valor que las mujeres tienen en la sociedad como un todo. Además, la violación, la violencia y la degradación contra las mujeres se ejerce todos los días y en todas las sociedades. Saswati Roy, de Swadhina, India, observa el fenómeno de la violencia contra las mujeres a varios niveles. Un nivel es la violencia general de la sociedad, fomentada por religiones y comunidades que se combaten mutuamente, lo que al final repercute en las vida de las mujeres. Esto puede ser visto como una expresión de la forma de vivir de una sociedad, dice esta autora. En la India las mujeres no son aceptadas como individuos. Niñas y mujeres son la carga de la familia. Los fetos femeninos son abortados con el consentimiento de la madre. Se descuida la salud de las mujeres, de la misma manera que la educación. Hay mujeres que van a su boda regaladas, pues el casamiento cuesta mucho dinero, lo cual significa una pérdida para la familia, mientras que para la familia de los hombres significa una ganancia. En el matrimonio su situación está infra valorada. Otro tipo de violencia tiene lugar cuando esta primera violencia se da por sentado. Pensamos que así es como debe ser y se ha convertido en algo internalizado. Saswati nos cuenta que en la India ellas trabajan con mujeres en las aldeas para fortalecer su autoestima, su conciencia de que las mujeres son algo valioso, según dice Saswati.

Las naciones y las instituciones internacionales controlan a las mujeres de muchas maneras. En Brasil, los Estados Unidos financiaron un programa de esterilización masiva hasta 1992. El gobierno indonesio utiliza el programa de ,,planificación familiar" para controlar a los grupos étnicos.

También en la parte industrializada y rica del mundo se ve que las actividades tradicionalmente vinculadas a las mujeres tienen un bajo valor. En Noruega las mujeres han conquistado muchos derechos, pero es una igualdad automática, basada sobre premisas impuestas por los valores masculinos. Las chicas jóvenes están adquiriendo los valores de los chicos, y no al contrario. En mi sociedad, existe el reto de dar al trabajo y a las actividades de las mujeres un status más alto, involucrando a los hombres en este tipo de actividades.

Mujeres al frente de las protestas

Hay muchos ejemplos en el mundo de mujeres que han alzado su voz y están haciendo trabajo de base mediante acciones, trabajo social, proyectos agrícolas y de salud. Frecuentemente se movilizan porque son aspectos relacionados con su vida diaria y sus necesidades de supervivencia. A través de la colonización, la opresión, las guerras, la depresión económica, siempre ha habido mujeres que han tenido la resposabilidad de la familia. Han tenido que proporcionar comida y atender al cuidado de los niños.

Muchas de las mujeres que han liderado campañas están entre la población indígena, por ejemplo,entre los pueblos indígenas en America Latina y el Pacífico , y a nemudo se dedican a la lucha a través de medios no violentos. Se ven a sí mismas como las cuidadoras de la cultura, ejerciendo su papel de madres de las nuevas generaciones. O bien, juegan un papel especial, en grupos mixtos, como por ejemplo en la lucha de los campesinos sin tierra en Brasil, donde las mujeres estuvieron en cabeza de las confrontaciones con la policía.

En la India, grupos de mujeres en el campo se han organizado para educarse a sí mismas y fortalecerse de cara a luchar por un cambio estructural, emprendiendo iniciativas alternativas de producción. Actitudes, conciencia de sí mismas, independencia y autosuficiencia, son elementos importantes. En Papúa-Nueva Guinea, grupos de mujeres han incluído a los hombres en sus programas de planificación familiar, salud, entrenamiento no violento, información acerca de la violencia contra las mujeres, entendiendo que si los hombres son excluidos, ellos se sentirán deplazados. Cuando son incluidos en el programa, la conciencia de los hombres aumentará así como su sentido de la respondabilidad.

Recientemente hemos visto mujeres protestando contra la guerra, como Mujeres de Negro en los Balcanes, inspirándose en la experiencia de Israel/Palestina, donde también las mujeres cruzaron la línea uniéndose en protesta contra las autoridades israelíes. Hemos visto a las madres rusas y a las mujeres chechenas, a las madres de la Plaza de Mayo en Buenos Aires, contra la dictadura militar; a las mujeres en Irlanda del Norte en 1976 y hoy, después de 30 años, cuando explotan bombas en Londres las mujeres en Belfast llenan rápidamente las calles con palomas blancas de papel en sus manos; y en 1915 mujeres de varios países se juntaron para protestar contra la Primera Guerra Mundial, y formaron la Liga Internacional de las Mujeres por la Paz y la Libertad. También es importante mencionar que las mujeres sin cómplices en la guerra de los hombres con su pasividad y con su posición sumisa en la sociedad. Apoyan a sus hombres, los que van a la guerra. Hay también mujeres que reaccionan contra la injusticia uniéndose a la guerra de los hombres. Ha habido informes recientes sobre mujeres chechenas uniéndose a las fuerzas de liberación, y expresando al mismo tiempo que ellas tomarán parte en la liberación, a pesar de que su papel está subordinado al hombre y tendrán que seguir lo que él dice.

En muchos casos las mujeres parecen reaccionar espontáneamente ante situaciones que amenazan su supervivencia y la de sus niños, y también para superar la victimización. Algunas reaccionan con armas, mientras que la mayoría de las mujeres lo hace de otras maneras.

Solidaridad internacional

Algunas campañas y acciones pueden dar buenos resultados en un área. Pero una ,,victoria" en un lugar puede tener consecuencias negativas en otras partes. La liberación de las mujeres en el ,,Norte" ha tenido repercusiones para las mujeres del Sur, como, por ejemplo, cuando hombres del Norte hacen turismo sexual.

El movimiento de la gente en las Filipinas finalmente expulsó las bases militares de los Estados Unidos. Esto originó una serie de problemas, como, por ejemplo, los relacionados con el trabajo y la infraestrucura ligada a las bases, el destino de las mujeres que trabajaron como prostitutas, y problemas ambientales causados por las bases. Al trasladar las bases desde Filipinas, al ejército de los Estados Unidos se le planteó un problema de seguridad militar. Durante años, los Estados Unidos han hecho presión sobre las islas Palau para suplir esta carencia. Las mujeres en Palau han sido especialmente activas contra la presión americana.

El Grupo de Trabajo de Mujeres de la IRG es una red mundial que trata de fortalecer la solidaridad entre individuos, grupos y regiones de todo el muno. Las mujeres de los Balcanes explican las muestras de solidaridad reccibidas en la primera fase de la guerrra. En Serbia el gobierno trató de dividir a la gente en grupos étnicos. Pacifistas y feministas del exterior les ayudaron a s sobrevivir moral y psicológicamenta cuando en 1990 los lazos y vínculos entre los diferentes grupos del país se rompieron. El movimiento exterior les trajo correo, noticias y dulces a través de medios alternativos. Feministas italianas, en particular, organizion reuniones con mujeres en la región, lo cual fue importante para ellas.

Esta y otras experiencias similares inspiraron a la Conferencia Internacional de las Mujeres en Bngkok para hacer del 8 de Marzo un día de campaña para "cruzar la línea", una manera de involucrar a las mujeres a un nivel local. Grupos de mujeres se comunicarían entre sí y planearían actividades combinadas con otros grupos de mujeres en naciones, comunidades, grupos étnicos y culturas del ,,otro lado", ya sean del vecindario, o de naciones en conflicto. Esto podría suceder entre mujeres greco-chipriotas y mujeres turco-chipriotas, israelíes y palestinas, croatas y serbias y bosnias o mujeres de diferentes grupos raciales o clases económicas, por ejemplo, en los Estados Unidos. Este día de acción nunca llegó realmente a desarrollarse como se pensó, pero se realizaron actividades en muchos lugares de las que no se ha informado.

Desafíos para la IRG como organización de hombres y mujeres

Hay conexiones entre militarismo, violencia contra las mujeres y opresión económica, de la misma forma en que el nacionalismo y la etnicidad afectan a las mujeres de manera específica. Las situaciones varían según el de país, de continente a continente, y, especialmente, las condiciones de vida de las mujeres difieren entre el Norte y el Sur. Hay, sin embargo, ciertos aspectos comunes, como la violencia diaria contra las mujeres y las imágenes estereotipadas de las mujeres que han sido ceadas por la sociedad. Será diferente la manera en que todo esto se exprese. Támbien vemos mujeres encabezando protestas contra la guerra y la violencia en la sociedad. Este activismo es frecuentemente visto en conexión con el papel que las mujeres tienen en la sociedad y, especialmente, en la familia.

Estos son sólo algunos de los temas incluidos en el plan de trabajo del Grupo de Trabajo de Mujeres de la IRG. La IRG ha tenido presente durante algún tiempo el tema "mujeres", y estas cuestiones han surgido a través de grupos temáticos en las Conferencias Trienales, Conferencias sobre las mujeres y en los boletines de la IRG-Mujeres. Otros temas incluidos han sido los análisis sobre feminismo, militarismo y no violencia, y acciones internacionales frente al reclutamiento de mujeres en ejércitos. También se ha incluido en esta agenda la participación de mujeres en ejércitos de liberación.

Se han establecido lazos entre grupos de mujeres activistas que ocupan entradas de bases militares - el primero de ellos, Greenham Common - y grupos que luchan contra la explotación sexual de las mujeres en el Sur, y así la cuestión del desarrollo se ha incluido como tema de agenda.

Durante 75 años la IRG ha pretenido eliminar todas las causas de la guerra. En este contexto he examinado las consecuencias de la guerra para las mujeres. De entre los muchos asuntos de la IRG, nos hemos centrado en la relación entre probreza y guerra, industria militar y sistema militar. Todos esos asuntos conllevan serias consecuencias para las mujeres: las mujeres están en gran mayoría entre los que son pobres. Las guerras, el militarismo, los gastos militares, son factores que causan pobreza. Por eso no resulta fácil explicarse el hecho de que el género no haya llegado a ser ya una parte más integrada de la perspectiva de la IRG y de su programa.

Podemos plantearnos qué es "lo que causa la guerra" desde dos perspectivas: cuáles son las causas de la guerra y cuáles son sus consecuencias. Desde una perspectiva de género, la masculinidad es una de las causas de la guerra. Son los hombres los que están en disposición de empezar la guerra, de producir armas; ellos son, lo mismo ahora que antes, los soldados que hacen la guerra y todo lo que ello implica. De la misma manera, se puede hacer un análisis de la violencia estructural que es parte de la vida cotidiana en las sociedades y en las que las mujeres son todavía víctimas.

La IRG es una organización dominada por los hombres. Una buena parte de su historia tiene que ver con las campañas de anti-reclutamiento y, como siempre, ha habido mujeres apoyando a los hombres cuando ellos escogieron decir no a un sistema inhumano que fue concebido para la destrucción.

Hace 20 años, las mujeres de la IRG empezaron a hacerse preguntas sobre su situación en la IRG, y sobre los lazos entre militarismo, no violencia y feminismo. Para tener ocasión de examinar en profundidad estas cuestiones, se prepararon asambleas y conferencias de mujeres, además de talleres y comisiones sólo para mujeres, durante las Conferecias Trienales (no sin cierto grado de protesta, más o menos explícita, por parte de los hombres del movimiento).

La IRG se enfrenta a un cierto desconcierto ante la necesidad de encontrar su nuevo papel en un mundo cambiante. Las secciones europeas, que en muchos sentidos han formado las bases de la IRG (al menos financieramente) están a punto de desaparecer porque los estados ahora prefieren ejércitos profesionales. Hay probablemente una necesidad de realizar nuevas campañas contra los ejércitos para que se produzca el renacer de estos grupos, así como también será natural para las mujeres tomar parte, ya que muchas mujeres son reclutadas en los ejércitos como profesionales.

Uno de los muchos nuevos retos para la IRG es iniciar equipos de paz en situaciones de conflicto. Se entrena a voluntarios (hombres y mujeres) para que acudan a situaciones de conflicto, facilitando así el diálogo entre grupos diferentes, y están yendo a sociedades que son muy diferentes de la suya propia. En el caso de los Balcanes, la sociedad es bastante opresiva para las mujeres, lo que se refuerza con la guerra. ¿Cómo se refleja en los equipos el valor de las mujeres de la sociedad en conflicto? ¿Y cómo afecta en la manera de abordar a la población en general y, más específicamente a las mujeres? ¿Es necesario tomar precauciones especiales? ¿O acaso estas cuestiones ni se plantean?

La sociedad se ha vuelto en los Balcanes más sexista después de la guerra fría, como sucede en muchos otros países de Europa del Este. La IRG ve la necesidad de cambiar su trabajo de acuerdo con los cambios. En el proceso de cambiar sus estrategias, la IRG tiene una oportunidad única de incluir la perspectiva de género. En un mundo cambiante es apropiado también preguntar de qué manera ha cambiado la situación de las mujeres y qué pueden hacer ahora.

En la Conferencia Trienal de Brasil, celebrada en 1994, el grupo temático de las mujeres cocluyó su trabajo con la siguiente declaración: ,,La vida diaria de las mujeres ha de ser visible y llegar a formar parte de un programa internacional. La violencia doméstica y la opresión económica son ambas parte de una gran cuestión social: la infravaloración de las mujeres en la sociedad. Las mujeres han hecho mucho para cultivar la conciencia y es necesario hacer más. Pero si estos puntos tienen que ser parte del programa de la IRG, tendremos que desafir a los hombres en la IRG. El reto tiene que ver con cómo queremos cambiar el mundo. Tiene que ver con las condiciones de vida materiales y sociales, pero también con cómo nos relacionamos con los y las demás.

El Grupo de Trabajo de las Mujeres de la IRG funciona como red de mujeres asociada a la IRG, pero autónoma. Examina la conexión entre guerra y militarismo desde una perspectiva feminista, además de desarrollar análisis sobre la no violencia y el feminismo. La IRG-Mujeres publica un boletín dos veces al año.

Más información sobre el Women's Working Group y/o para suscribirse a WRI WOMEN:

WRI,

5 Caledonian Road,

London N1 9DX,

UK

Tel: +44 171 278 4040

fax: +44 171 278 0444

Versión castellana de Lluc Ferrrer