Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Connexion utilisateur

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Entrevista con Peace Action Wellington, Nueva Zelanda

Publicado originamente en el sitio web antimili-youth.net de WRI

Activistas de Peace Action Wellington (PAW) organizaron dos días de acciones directas no violentas contra la Conferencia Anual de Armas llevada a cabo en Nueva Zelanda (NZ) el pasado noviembre. Luego de sus protestas pacíficas, 27 activistas -26 de los cuales siguen enfrentando cargos- fueron arrestados y llevados ante el juez. El 18 de febrero, volvieron a juicio, defendiendo su derecho a una manifestación pacífica por la paz y la justicia.

Al enviar nuestros mensajes de solidaridad a los activistas en Wellington, nos contactamos con Valerie Morse de PAW y le preguntamos por su campaña Alto a la Conferencia de Armas, y le hicimos otras preguntas sobre militarismo y el movimiento antimilitarista en Nueva Zelanda.

Para empezar, ¿puedes contarnos sobre Peace Action Wellington: cuándo se formó y qué motivaciones hubo detrás de su formación?

Peace Action Wellington (PAW) surgió en los días previos a la invasión de Iraq en 2002. Hubo una respuesta de la comunidad muy cuantiosa al bombardeo de Afganistán después del 11 de septiembre de 2001, y poco después, PAW se unió y empezó a reunirse con frecuencia. La principal preocupación de PAW era oponerse a toda participación de NZ en la Guerra contra el Terrorismo. Es grupo es una comunidad de base compuesta de personas, muchas de las cuales “tienen otras ideas” en términos de participación en otros grupos políticos y campañas.

Peace Action Wellington: activistas toman acción directa en la conferencia de armasPeace Action Wellington: activistas toman acción directa en la conferencia de armas

 

¿Organizaste una serie de acciones para detener la Conferencia de Armas de Wellington 2015 que se llevó a cabo el pasado noviembre? ¿Puedes contarnos más sobre la conferencia y tu campaña Alto a la Conferencia de Armas?

La Conferencia de Armas es una actividad anual en Wellington donde representantes de más de 500 empresas se reúnen para desarrollar nuevos mercados para armas y bienes y servicios relacionados con las fuerzas armadas. Su nombre oficial es la Conferencia de la Asociación de la Industria de la Defensa de Nueva Zelanda, y existe para maximizar las ventas de las empresas locales y crear relaciones entre pequeñas empresas de Nueva Zelanda y las “Principales”, es decir, los grandes fabricantes de armas.

Peace Action Wellington se ha organizado contra la conferencia de modo ocasional durante muchos años, pero la última vez que trabajamos en serio en esto fue en 2006.

El grupo volvió a tener la capacidad de organizarse contra la conferencia este año. Empezamos por tener como objetivo a la alcaldesa de Wellington, que actualmente es el presidente ejecutivo del grupo Alcaldes Internacionales por la Paz. Teníamos la esperanza de que sería solidaria con nuestra campaña, pero no estaba dispuesta a participar significativamente con nosotros. En el Día de Hiroshima me dijo que no veía relación entre la proliferación de armas nucleares y la conferencia. Le dije que Lockheed Martin, el mayor fabricante de armas del mundo, y productor de armas nucleares, auspiciaba la conferencia. Aun así, se negó a respaldar la campaña.

Salimos a las calles todas las semanas las cuatro semanas previas a la conferencia para involucrar a las personas en Wellington. La mayoría de gente no tenía idea de que una conferencia así se llevaba a cabo aquí. La sorpresa fue grande. Usamos una petición a la alcaldesa como una manera de que la gente participara en el asunto, pero no teníamos ilusiones de que eso la persuadiera. En cambio, las casillas y la petición eran oportunidades de educación y de agitación, y la presentación de la petición (en una reunión de la municipalidad) fue una oportunidad en los medios.

Tuvimos un gran encuentro público cerca de un mes después de la conferencia y analizamos no solamente el sector global de armas, sino también los vínculos entre la venta de armas y el inicio de la crisis de refugiados en curso en Medio Oriente, Asia Central y África. También hablamos acerca de lo que otras campañas contra el comercio de armas han hecho en el extranjero para inspirar a la gente.

Últimamente, PAW se comprometido desde el principio a usar acción directa no violenta para detener la conferencia con un bloqueo. Exhortamos a la gente desde un comienzo a que vengan a ayudarnos a “¡Cerrarla!” y ese día, muchos así lo hicieron.

Nueva Zelanda se ubica en el cuarto lugar entre 162 países en el Índice de Paz Global 2015. ¿Crees que hay suficiente conocimiento del público de los problemas en torno al gasto militar –y el militarismo en general- en Nueva Zelanda?

Hay poca participación del público en asuntos que tienen que ver con lo militar, salvo por la masiva propaganda estatal emprendida en el Día de los Anzac (día que conmemora las pérdidas de NZ en Galípoli en la Primera Guerra Mundial), donde miles concurrieron a “rendir sus respetos”. Entre el público en general casi no hay comprensión de la realidad de los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial: los graves abusos de los derechos humanos del gobierno de NZ, en el extranjero y en el país, durante la guerra y el costo de oportunidades perdidas para toda la sociedad por una generación. En cambio, el Día de los Anzac es un acontecimiento simplista y superficial sobre “recordar” a los muertos de guerra.

Hay ingenuidad o tal vez negación acerca del rol constante de Nueva Zelanda en la guerra alrededor del mundo. Además, el gobierno ha sido muy astuto en su trabajo con los medios en torno a las fuerzas armadas, con frecuencia desplegando soldados bajo la bandera de “mantener la paz”, “reconstrucción” o “entrenamiento”. Nueva Zelanda ha estado en Afganistán 15 años ya, su guerra más larga. Es una locura que se pueda retirar la guerra de un grupo de personas, mientras las bombas y ataques con misiles de otros les llueven todos los días, por cortesía de ese primera grupo.

Hubo un artículo muy bueno sobre el gasto de NZ en las fuerzas armadas escrito el año pasado. Ahí, el autor indagó sobre la asunción de que NZ no gastó mucho en las fuerzas armadas con la pregunta: ¿con qué países se comparaba? El gasto anual de cerca de 3,000 millones de dólares neozelandeses (poco más de 3,000 millones de dólares estadounidenses) no es poco cosa, y supera de lejos a algunos países que están cerca de NZ en el Índice Global de Paz.

La acción Alto a la Conferencia de Armas 2015 también estuvo vinculada a la Segunda Semana Internacional de Acción contra la Militarización de los Jóvenes. ¿Nos puedes decir por qué esta acción fue importante para los jóvenes de Nueva Zelanda?

Dicho de manera simple, el mundo se está volviendo más militarizado, y tristemente, Nueva Zelanda no es excepción. Esa militarización se extiende a otras actividades, sobre todo en la vida de jóvenes –los colegios se vuelven más militarizados, las fuerzas armadas reclutan en las universidades y la policía instiga fuerzas paramilitares contra los jóvenes (sobre todo los de tez oscura).

Pero los jóvenes son asombrosos, no se dejan llevan fácilmente por el vértigo de las relaciones públicas. Pueden ver lo que está pasando en el mundo, y por lo general quieren hacer algo al respecto.

Sobre la juventud, ¿qué problemas te parecen críticos en la militarización de los jóvenes en Nueva Zelanda hoy?

Es interesante saber que personas que tienen 16 años ahora tenían apenas tres o cuatro en 2003 cuando empezó la guerra en Iraq. Entonces, muchos de ellos ven la situación con Daesh (ISIS) y piensan: “eso es terrible”, sin entender la mucha mayor trayectoria dela guerra occidental y las muertes masivas ahí. De nuevo, el gobierno de NZ es muy astuto en hacer que las expediciones militares de NZ se vean como “que están haciendo lo correcto”, y a falta de medios críticos, se salen con la suya. Además de eso, hay un debilitamiento hacia las fuerzas armadas de Estados Unidos; de nuevo, no creo que sea accidental ni fortuito. Es una campaña de propaganda bien organizada y concertada que involucra medios sociales muy bien producidos en YouTube y otros, dirigida específicamente a hombres jóvenes.

¿Crees que los jóvenes de Nueva Zelanda están interesados en el movimiento de paz?

Definitivamente, a los jóvenes les interesa el movimiento de paz, pero creo que el movimiento de paz ha hecho un mal trabajo en conectarse con muchos jóvenes. Creo que es crucial que a la gente se le dé una oportunidad para participar significativamente en lo que está pasando: qué decisiones se toman, qué posiciones se adoptan y qué campañas se llevan a cabo. Si se valora a los jóvenes como parte del movimiento de paz –y ese movimiento refleja lo que piensan que es importante, definitivamente los jóvenes estarán ahí.

"El mayor acto de solidaridad para los arrestamos en la Conferencia de Armas es que seguiremos trabajando por la paz y la justicia".

¿Cuáles son tus planes futuros para PAW? ¿Planean acciones particulares para 2016?

El gobierno de Estados Unidos ha pedido a NZ que refuerce su compromiso con la guerra en Iraq. Esto parece un punto obvio para organizarse en marzo y abril de este año. Creo que el trabajo del movimiento de paz es seguir organizando por la paz, la justicia y la autodeterminación. La complejidad de la situación en Iraq y Siria es una forma para que quienes se benefician de la guerra silencien a los críticos de la guerra. No deberíamos quedarnos callados, y no deberíamos permitir que el velo de la complejidad nos detenga de estar contra la guerra.

Por último, me gustaría preguntar sobre los 27 activistas arrestados luego de las protestas pacíficas contra la Conferencia de Armas de noviembre. ¿Cuál debería ser tu llamado a la comunidad internacional para que apoye a los 27 activistas de la paz, 26 de los cuales siguen enfrentando cargos y regresaron a juicio el 18 de febrero?

El mayor acto de solidaridad para los arrestados en la Conferencia de Armas es seguir trabajando por la paz y la justicia –oponerse al comercio de armas y tener la voluntad de ponerse en el camino de sus “negocios normales”. Supongo que el proceso judicial durará un tiempo, pero al final ganaremos. Espero que sea antes de la próxima conferencia de armas, ¡programada para noviembre de este año! Puedes estar al tanto en nuestro sitio web o página de Facebook.