Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Connexion utilisateur

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Comité de Víctimas contra la Impunidad

Después de 13 años en el poder hay muchos problemas sin resolver en Venezuela, a pesar de las promesas del presidente Chávez. Un problema es la impunidad de la policía y los militares, y su violación del derecho a la vida.

En los barrios pobres de Barquisimeto, la quinta ciudad más grande de Venezuela, las familias cuyos parientes han sido asesinados o víctimas de abusos por parte de la policía o el ejército no pueden pagar a abogados que los representen. En 2004 formaron un comité popular para autoorganizarse, llamado Comité de Víctimas contra la Impunidad (COVICIL).

Entre los miembros de Covicil hay víctimas directas e indirectas que no han obtenido respuesta a sus denuncias de violaciones de derechos humanos.

En los últimos 8 años, Covicil ha denunciado 400 casos de violaciones de derechos humanos por parte de agentes de policía y militares. Solamente 3 de los casos consiguieron una sentencia judicial, lo cual demuestra el alto nivel de impunidad. Además de las denuncias, Civicil ayuda a las familias de las víctimas con el papeleo oficial.

Recientemente, su trabajo ha sido compilado en un libro: "Impunidad y Poder: Historia de las violaciones de derechos humanos en Lara (2000-2011)". Este libro recibió el apoyo del miembro del Consejo de la WRI-IRG Rafael Uzcategui, que lleva trabajando muchos años con Covicil.

El año pasado Rafael organizó una delegación de la IRG que visitó Covicil y escuchó de primera mano el impacto de la impunidad policial y militar. Se reunieron con Victor Martínez, el padre de Mijaíl Martínez, que fue asesinado a los 24 años probablemente como consecuencia del apoyo de Mijail a Covicil. En Covicil, las familias pueden compartir libremente sus historias y pueden apoyarse mutuamente para hacer frente al trauma de la violencia policial y la ausencia de justicia.

Rafael Uzcátegui