Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Especulando globalmente, actuando localmente - campaña contra los especuladores de la guerra

Actúa localmente, piensa globalmente, es uno de los lemas principales del movimiento de globalización desde la base. En este mundo globalizado, donde no hay fronteras para las mercancías y la información. Donde las empresas cubren todo el mundo y la cultura dominante se impone en todos los rincones del planeta. La reacción del movimiento es actuar localmente y pensar globalmente, el movimiento de globalización desde la base protesta contra las grandes cumbres del poder económico, mientras construye alternativas económicas a nivel local - como las cooperativas, los ocupaciones, mercados de trueque, etc Durante los últimos cuatro años, la Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) ha trabajado en el fomento de campañas contra la especulación con la guerra, con el objetivo de trabajar en una escala global. Los retos ha sido cómo tener un impacto global actuando localmente. A través de este proceso ha habido muchos debates sobre el enfoque, las estrategias y el alcance de la labor de la IRG contra la especulación con la guerra.

Enfoque

Los debates acerca de una campaña mundial de la IRG contra los especuladores de la guerra comenzaron en 2004, en plena invasión de Irak - la guerra que demostró la conexión intrínseca entre la guerra y la economía. En ese momento el debate para la IRG era si concentrarse en una o dos empresas, siguiendo el discurso de Arundhati Roy en 2004 en el Foro Social Mundial de Mumbai, de que el movimiento debía elegir dos corporaciones principales que especulen con la destrucción de Irak. Un foco natural parecía ser Halliburton - una de las mayores empresas beneficiarias de la destrucción de Irak y con enlaces directos a los que tomaban las decisiones entonces como el vicepresidente Dick Cheney que había sido director general de la corporación. Sin embargo, dado que Halliburton no tiene ningún producto de consumo que boicotear, era difícil imaginar cómo una campaña internacional podría ser eficaz. Por lo tanto, de acuerdo con la función general de la IRG de intentar vincular grupos, tenía más sentido para la IRG tratar de jugar un papel más importante en la conexión de los grupos que ya realizaban campañas en sus propios países y con sus propios objetivos.

Una cuestión fundamental en la configuración del trabajo contra la especulación con la guerra ha sido cómo definir quiénes son los especuladores de la guerra. La especulación con la guerra va claramente más allá de la industria de armas, pero ¿hasta dónde podemos llegar? Nuestro último debate concluyó con la inclusión de las siguientes actividades:

  • armas y otros productos vendidos a los militares. Así que no es sólo el producto sino el cliente lo que define las empresas a las que nos dirigimos.
  • el sector militar privado, un negocio en auge sobre todo en la guerras de Irak y Afganistán y con el programa de EE.UU. de reconversión de sus bases militares de ultramar en super-bases.
  • espíritu de empresa militar, es decir, cuando el ejército utiliza su posición para dominar a los sectores económicos, como en Indonesia, Turquía y Pakistán.
  • las empresas que directamente explotan la guerra (por ejemplo, los que"reconstruyen" Irak, aquellos que se benefician de la ocupación de Palestina, etc)

Estrategias

¿Qué hace buena una estrategia contra los especuladores de la guerra? Las campañas exitosas han desarrollado campañas eficaces mediante la combinación de diferentes tipos de tácticas. Ni la acción directa ni los grupos de presión contra una fábrica militar serán eficaces por sí mismos. Se necesita una combinación donde se presione directamente contra las empresas, como con la acción directa, así como actividades en que participe el público en general, tales como los boicots. Las empresas que producen bienes de consumo, como CATerpillar o que tienen vínculos directos con el público como los bancos, son más fáciles objetivos de una campaña ya que dependen de los consumidores para mantener el negocio. Empresas como los contratistas militares privados (mercenarios) son más difíciles como objetivo de una campaña ya que no tienen vínculos directos con el público, hacen sus ofertas a puerta cerrada con los gobiernos y son contratados sin previo aviso. Aquí es donde tenemos que utilizar una combinación de tácticas en nuestras campañas, presionar a los gobiernos diciéndoles que la presencia de mercenarios en zonas de conflicto es ilegal, exponiendo estas empresas al público en general como lo que son – mercenarios, apoyo a la labor contra el reclutamiento en todos los frentes, etc

Como organización internacional, somos especialmente conscientes de que las alianzas transnacionales pueden contribuir al éxito de las campañas. Por ejemplo la formación de alianzas entre las organizaciones contra el comercio de armas en Holanda en la campaña contra la exportación de armas holandesas a Indonesia, y las organizaciones indonesias que trabajan con las comunidades locales y el impacto de los conflictos violentos en la región y el intercambio de información sobre presupuestos militares y de negocios de exportación puede fortalecer nuestro nivel de impacto.

Algunos relatos sobre éxitos...

Honeywell era una empresa con sede en Minneapolis, EE.UU., que fabricaba bombas de racimo. En 1968 un grupo de personas en Minneapolis formaron un grupo para hacer campaña en contra de Honeywell. El grupo empezó con seis meses de investigación para saber lo más posible acerca de la corporación. Luego comenzaron repartiendo folletos jundo a la empresa. Un año después de que se formase el grupo, se celebró una gran manifestación durante la junta anual de accionistas de Honeywell. Se crearon más de 14 grupos locales para trabajar en la campaña y se celebraron giras de conferencias. Tras años de campaña empezaron a recibir formación no-violencia y a hacer acciones directas con el objetivo de cerrar la sede central por un día, estas acciones se llevaron a cabo dos veces al año. La campaña incluía el trabajo con los medios de comunicación para conseguir la presencia en programas de televisión y que hubiera gente famosa en sus acciones. En 1989 Honeywell trató de vender sus división de armas, cuando no se pudo vender, crearon una nueva empresa denominada Alliant Tech. Honeywell dijo que el cierre no tenía nada que ver con la fuerte protesta en contra de ellos, pero los hechos muestran lo contrario. Alliant Tech sigue existiendo y fabricando bombas de racimo.1

“Mi Dinero Conciencia Tranquila” es una campaña belga que inicialmente comenzó pidiendo a los bancos que retiraran las inversiones de los productores de armas, más tarde, el objetivo se convirtió en la desinversión de productores de armas controvertidos. Desde el principio fue una campaña que combinaba organizaciones pacifistas y de observadores de banca ética, donde los observadores de banca ética realizaron la investigación sobre los vínculos financieros y las organizaciones pacifistas la investigación sobre los fabricantes de armas. La campaña se inició mediante la investigación de los bancos belgas con inversiones en el comercio de armas, después de la investigación se hizo un informe, que se hizo público, que los bancos no podían ignorar. Después de la publicación del informe, la campaña combinó acciones de calle creativas en las oficinas de los bancos con el trabajo de presión y concienciación del público tratando de hacer que los clientes de los bancos escribieran a los bancos exigiéndoles que retiraran las inversiones en el comercio de armas. La campaña ha tenido varios éxitos, incluyendo hacer que los bancos se retiraran de las empresas productoras de bombas de racimo y una ley en Bélgica de prohíbe las inversiones en bombas de racimo.2

DSEi es una de las mayores ferias de armas en el mundo que tiene lugar cada dos años en Londres. Durante muchos años ha habido campañas para cerrar DSEi. La feria de armas hasta 2007 fue propiedad de Reed Elsevier, un bien conocido editor especializado en el mundo científico. La campaña contra el DSEi ha incluido, la acción directa en la feria, grandes manifestaciones durante el evento, acciones con accionistas, etc. Después de años de presión en contra de Reed Elsevier, y especialmente después de que miembros clave del mundo científico, dijeran que era incompatible para una editorial como Reed también estar involucrados en el comercio de armas, la empresa decidió vender vender la feria porque no podía seguir estando relacionada con el comercio de armas. La feria ha sido comprado por Clarion Event, una empresa especializada en la organización de eventos, y que no cree que la organización de un evento de promoción del comercio de armas tendrá un impacto perjudicial para ellos.3

En todos estos casos, las campañas incluyeron una combinación de tácticas, a partir de una buena investigación sobre las empresas y una diversidad de acciones, incluyendo acciones directas, la presión, grandes manifestaciones, acciones con los accionistas, etc. Tener una variedad de acciones, facilita que personas diferentes puedan participar de diferentes maneras. Algunos piensan que la manera de cambiar las cosas es mediante acciones de desobediencia civil, otros están dispuestos a participar en grandes manifestaciones y otros consideran que su contribución a la campaña puede ser escribiendo cartas. Necesitamos un espacio para todos.

En las campañas por la paz hay pocas victorias absolutas, y lo mismo sucede en estos tres casos. En el primer caso, la empresa cambió de nombre y siguió participando en el mismo negocio. En el segundo, los bancos no han des-invertido en el comercio de todas las armas y los productores de bombas de racimo siguen recibiendo inversiones de las instituciones financieras de fuera de Bélgica. En el caso de DSEi, la feria se celebrará una vez más en septiembre de 2009, donde se harán negocios mortales. Sin embargo, cada campaña debe ser vista como un logro, un paso en el largo camino de hacer visible la especulación con la guerra y responsabilizar a los especuladores de la guerra.

Javier Gárate