Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Entrenamiento para la Noviolencia en la Campaña para Cerrar la Escuela de las Américas

El 16 de noviembre de 1989 seis sacerdotes jesuitas, su compañero de trabajo y su hija adolescente fueron masacrados en El Salvador. Un Grupo de Trabajo del Congreso de EE.UU. comprobó que los responsables fueron entrenados en el Escuela de las Américas (SOA) del Ejército estadounidense en Fort Benning, Columbus, Georgia, EE.UU. Esto es sólo el incidente más notorio en el historial de una escuela conocida por proporcionar una formación especial para el personal militar de América Latina que ha cometido atrocidades y participado en torturas.

En 1990 el Padre Roy Bourgeois, que había vivido durante muchos años en América Latina, se trasladó a un apartamento fuera de la puerta principal de Fort Benning y fundó el Observatorio de la Escuela de las Américas (SOAW). Ese año 10 personas ayunaron durante 35 días fuera de la puerta de Fort Benning. Desde este pequeño comienzo, SOAW creció rápidamente, basándose en los conocimientos y la experiencia de muchos norteamericanos que habían trabajado en América Latina o en solidaridad con movimientos sociales en el decenio de 1970 y 80.

En la última demostración de Fort Benning -el 23 de noviembre de 2008- 20.000 personas se sumaron a una solemne procesión en las puertas del fuerte en conmemoración de aquellos que sufrieron y fueron martirizados por los egresados de la Escuela de las Américas. Miles de personas llegaron a Columbus, Georgia durante todo el fin de semana para asistir a talleres, un rally, y conciertos nocturnos, así como la vigilia anual del Domingo. Seis personas fueron detenidas por entrar en Fort Benning.

Demonstration at SOADemonstration at SOAEn la actualidad, la SOAW es una gran campaña, diversa y popular de solidaridad con el pueblo de América Latina. Su objetivo es cerrar la SOA y cambiar la política exterior de EE.UU. en América Latina por medio de la educación del público, participando de manera creativa y con protestas noviolentas, así como utilizando los medios de comunicación y el trabajo legislativo para instar al Congreso a cortar los fondos para la formación militar. La última votación del Congreso para poner fin a los fondos se perdió por sólo 6 votos. Con un nuevo Congreso y nuevo presidente, las posibilidades de cierre de SOA son mayores.

El trabajo también ha tenido lugar en América Latina, con activistas de SOAW visitando alguno de los países para alentarlos a que retiren sus tropas de la escuela. En febrero último, Bolivia se convirtió en el quinto país después de Costa Rica, Argentina, Uruguay y Venezuela en anunciar que dejará de enviar a sus policías y militares para ser entrenados en los EE.UU.

El Pentágono ha respondido a esta presión con una campaña de relaciones públicas para dar a SOA una imagen nueva, al cambiar el nombre en enero de 2001 por el de Instituto del Hemisferio Occidental de Cooperación para la Seguridad (WHINSEC). Pero la campaña continúa en llamarla SOA - "Escuela de Asesinos".

Noviolencia

La campaña para cerrar SOA ha estado siempre enraizada en un compromiso con la noviolencia. Todos los que participan en la acción directa noviolenta y todos los que asisten a las vigilias y manifestaciones mantienen un compromiso con los principios de la noviolencia. Los principios, que han pasado por un proceso de revisión a través de los años, se distribuyen a todos los participantes, y se leen colectivamente en la demostración anual de noviembre en Ft. Benning.

En la década de 1990 cientos de miles de personas participaron de las masivas acciones noviolentas, cruzado la línea de ingreso y caminado hacia la base, donde fueron detenidos. La preparación consistia simplemente en una gran sesión de orientación. En esta época a muchos de los activistas les entregaron cartas de prohibición de ingreso, advirtiéndoles que serían arrestados si volvían. Por supuesto, que la mayoría volvió y no hubo preparación para este segundo evento ni para los arrestos. En el año 2000 alrededor de 10.000 personas asistieron a la manifestación, 3600 cruzaron la línea de ingreso a la base, y de esos, a 2100 se les dieron cartas de prohibición y la advertencia de no regresar. 26 fueron sometidos a juicio y sus sentencias fueron desde libertad vigilada hasta 6 meses de prisión federal.

Después de 9 / 11 (2001) se construyó una valla alrededor de Fort Benning y ya no fue posible para un gran número caminar directamente hacia la base. Ese año 31 manifestantes fueron arrestados por bloquear el tráfico.

En 2002, tres horas de entrenamiento de noviolencia, fueron ofrecidas para un número cada vez mayor de personas que venian muy temprano a Columbus para participar en talleres de preparación durante el fin de semana de acción. Ese año hubo una lucha antes de la acción porque la policía de la ciudad estableció puestos de control para registrar a los manifestantes y sus bolsos. La formación en noviolencia incluye juegos de rol para preparar a las personas para hacer frente al procedimiento, que incluía la declaración: "Yo no apruebo este registro".

Un año más tarde, una semana antes de la manifestación SOAW, la policía de Miami atacó a manifestantes "anti-globalización" hiriendo a docenas. Muchos grupos que fueron a Miami habían previsto venir a protestar por primera vez a SOAW. Cuando los abogados de SOAW pusieron en tela de juicio la legalidad de los registros policiales de los manifestantes, la policía convenció al juez que esto era necesario ya que muchos "anarquistas” venían de las protestas de Miami. Nuestra respuesta fue que a medida que la gente llegaba a la vigilia, distribuímos brazaletes con el símbolo anarquista – era interesante ver miles de personas, desde estudiantes universitarios a monjas católicas llevando el símbolo anarquista camino a Fort Benning. Las búsquedas y registros fueron posteriormente declarados inconstitucionales y suspendidos antes de las manifestaciones de 2004.

Algunos participantes de los entrenamientos en 2003 tenían miedo de los que venían desde Miami, culpándolos de la violencia contra la policía ocurrida en Georgia. Esto dio la oportunidad de discutir las tácticas de la policía y la verdadera historia, y para ayudar a las personas hacer frente a sus temores a través del juego de roles y la discusión. Por otra parte, algunos de los manifestantes de Miami se sorprendieron de que la policía no atacara a los manifestantes de SOA, a partir de su experiencia de las manifestaciones anti-globalización, en su opinión, la violencia policial era inevitable. Ellos nunca habían participado en una manifestación noviolenta con los principios e historia de noviolencia.

En 2004, la vigilia de domingo contó con la participación de 16000 personas, mientras que en 2006 alcanzó el número de 20000. Este crecimiento es el resultado de la organización detrás de la campaña. Fr. Roy realiza presentaciones en todo el país y existen varios vídeos promocionando el trabajo de SOA. Se ha trabajado para tener aliados en los sindicatos, con la organización Veteranos para la Paz, colegios, grupos comunitarios y religiosos que organizan furgonetas, autobuses y aviones para llevar a las personas los fines de semana de la demostración.

El papel del entrenamiento

Durante los siete años que hemos estado haciendo entrenamientos de noviolencia, hemos tenido que tomar en consideración una serie de situaciones. La policía ha creado vallas, restringiendo cada vez más el acceso a la propiedad. En una ocasión Fort Benning nos lanzó música "patriótica" para tratar de ahogar los discursos y la música de nuestro escenario. "Dios bendiga el día de Fort Benning" se ha convertido en un contra-campaña la cual ha crecido a lo largo de los últimos años. Fort Benning también se ha convertido en una importante base para los soldados que van y regresan de Irak, esto ha alentando a la población local a oponerse a la presencia de manifestantes.

Training at SOATraining at SOADesde que nuevos grupos vienen a los entrenamientos, la introducción en noviolencia se dicta principalmente para las personas que participan por primera vez en grandes manifestaciones de este tipo y que nunca han participado en un entrenamiento de noviolencia. El programa incluye una exploración de lo que se entiende por la noviolencia y las acciones noviolentas, cómo podemos prepararnos para mantener nuestro compromiso con la noviolencia, una visión general del escenario de la acción, conociendo nuestros derechos y la comprensión de los riesgos y las consecuencias de la desobediencia civil noviolenta .

La mayoría de las personas que asisten a estos entrenamientos son jóvenes que nunca han ido a una manifestación. Esto plantea ciertos retos para los entrenadores. En una ocasión me di cuenta que estaba haciendo suposiciones, y creando una posición incómoda cuando le pregunté a un grupo "sean ustedes mismo en una manifestación" cuando resultó que ninguno de ellos había estado nunca en una manifestación. Lo que demostró que se necesitaba una mayor introducción. Ahora comenzamos el proceso mediante la realización de un “línea de conflicto" entre ellos y alguien en su vida que se oponga a que ellos vayan a la manifestación. Desde ahí escalamos la situación. También es un desafío el contar con sólo 3 horas para un grupo que puede ser de 50 o más personas, que vienen con diferentes necesidades. Algunos desafían la idea misma de una "línea de conflicto", otros temen que no se les prepara para lo peor. Pero a lo largo de los años hemos encontrado que esta demostración es un punto de entrada al movimiento en pro de la paz y la justicia, para muchos la formación en la noviolencia y los entrenamientos resulta una base útil.

Cuando nos dimos cuenta de que los siguientes años la gente regresaba a los entrenamientos introductorios, comenzamos añadiendo una formación en creación de capacidad que incluye los marcos de aprendizaje para el desarrollo de campañas noviolentas, y herramientas para ayudar a los grupos a profundizar en su análisis, identificar a sus aliados, y desarrollar acciones noviolentas para que puedan continuar su trabajo cuando vuelven a casa. Una tercera opción de capacitación está prevista para el próximo año.

También se realizan entrenamientos para preparar a las personas para las funciones de volutarios y observadores legales durante las acciones. Para quienes realizan desobediencia civil, las sentencias han ido de 3 a 6 meses. Por lo tanto, un fuerte sistema de apoyo ha sido creado para aquellos, teniendo en cuenta los riesgos, para ayudarles a través del proceso de discernimiento, así como durante y después de su período en prisión.

El entrenamiento en noviolencia y el desarrollo de campañas estrategicas, junto con la organización de base, pueden desarrollar en las personas la capacidad de crear un clima y la cultura necesarias que hagan imposible la existencia de instituciones como la Escuela de las Americas.

Joanne Sheehan

Traducción por Manuel Gárate