Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Editorial

El 15 de mayo es el Día Internacional de la Objeción de Conciencia. Este número del boletín El Fusil Roto presenta el tema de WRI para el día la OC de 2008: la objeción de conciencia para los soldados profesionales y la lucha contra el reclutamiento militar.

Ambos asuntos están estrechamente relacionados: con la tendencia hacia la abolición (o supresión) de la mili, los ejércitos occidentales al menos, dependen progresivamente de soldados profesionales "voluntarios". Para alcanzar sus objetivos de reclutamiento, el ejército debe promocionar su trabajo más que antes: están presentes en las escuelas, en las ferias de empleo, en las oficinas de desempleo, y generalmente en espacios públicos. Podría sonar paradójico: la abolición del servicio militar lleva a la militarización de todos los aspectos del día a día en nombre del reclutamiento militar.

No resulta sorprendente pues, que los militares no siempre digan la verdad, o no cuenten todos los aspectos de la vida militar. Las guerras, y las perspectivas de morir en una de ellas, o de matar a otros, no venden tanto, y generalmente se convierten en un problema cuando los militares profesionales intentan reclutar.

Basándose en todas estas mentiras, la gente firma contratos que son muy diferentes de los contratos de empleo normales. Para empezar, no pueden romperse cuando uno quiera. La O.C. es, por lo tanto, necesaria tanto para los soldados profesionales como para los que realizan su servicio militar obligatorio, pero solo unos pocos países reconocen este derecho. Sostienen que si no se fuerza a nadie a alistarse, ¿por qué debería la gente tener derecho a objetar?

Para nosotros, como movimiento de objeción de conciencia y de resistencia a la guerra, es fundamental reconocer la importancia de apoyar a aquellos que quieran objetar, incluso aunque se hubieran alistado al ejército voluntariamente. Y es importante por lo tanto que le ofrezcamos nuestro apoyo.

Andreas Speck