Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Noviolencia revolucionaria en Africa:

Antiguos compromisos, nuevas esperanzas

Compilado por Matt Meyer

Para precursores de la noviolencia revolucionaria – el interconectado compromiso por el cambio social radical y de las estrategias y tácticas no-armadas de las “fuerzas del alma” – la historia y las luchas contemporáneas a lo largo del continente africano proveen un rico ejemplo de gran esperanza. Del temprano movimiento Pan-Africano, cuando el líder ganiano Kwame Nkrumah fue descrito como el Gandhi de África, a los éxitos del movimiento anti-apartheid, a los grupos de bases de mujeres que actualmente fomentan la resolución de conflictos y el diálogo. El continente que deliberadamente un singlo atrás fue llamado “negro” y popularmente visto como nada más que “destruido por la guerra” de hecho hoy en día da más ejemplos de acciones pacifistas positivas que la mayoría de los lugares en el planeta. En el venidero África World Press colección de dos volúmenes Seeds of New Hope: Pan African Peace Studies for the Twenty-First Century (2008, editado por J. Atiri y M. Meyer, ver http://www.africaworldpressbooks.com) personas académicas como también activistas se han unido para documentar y discutir este floreciente movimiento. A conti- nuación presentamos extractos de una selección de ensayos, el cual incluye trabajos de personas relacionadas con la IRG como Jorgen Johannsen, Chesterfield Samba, Jan Van Criekinge, Koussetogue Koude, and Marianne Ballé Mou- doubou, como también por Silvia Federici, Yash Tandon, Bernadette Muthien de IPRA, Rais Neza Boneza de Transcend, Joseph Sebarenzi y Elavie Ndura.

"Durante los tiempos de los movimientos de liberación ciertamente había muchas esperanzas pero también existían las semillas de los conflictos venideros, ya que líderes se apoyaron fuertemente en los mismos métodos y tácticas que los gobernantes coloniales habían utilizado. Hoy todavía existen muchos conflictos. Eso si muchas veces en conversa- ciones con activistas de base, en conferencias con profesores y economistas alternativos, y en la presentación de este volumen vemos las semillas de una nueva esperanza. Mis propias esperanzas para África se centran hoy alrededor de la creencia de que superaremos las limitantes que ocurren cuando personas son seducidas por el poder. Mis esperanzas y expectativas nuevamente son que el movimiento popular florecerá, solo de esta forma lograremos conseguir una verdadera democracia del pueblo."

  • Antiguo miembro de Pan Africano y objetor de conciencia de la Segunda Guerra Mundial Bill Sutherland

"Las mujeres africanas están siendo pioneras en iniciativas de paz, uniendo de forma innovadora las últimas investigaciones y teorías en resolución de conflictos noviolentos y los mecanismos tradicionales de resolución de conflictos, ellas están reinterpretando lo tradicional adaptando las tradiciones a los problemas contemporáneos y expandiendo los roles de las mujeres. Las mujeres en África, cumplen muchos roles en los conflictos: como víctimas, como perpretadoras y como líderes previniendo, terminando, y sanando las heridas de los conflictos."

"Iniciativas de paz de mujeres africanas van desde iniciando diálogos entre grupos enemigos, como en las redes subterráneas establecidas por mujeres del norte y sur de Sudán; a movilizar sectores completos de comunidades para prevenir la violencia, como lo hacen las mujeres del Grupo de Paz Wajir en el norte de Kenia; a identificar nuevos desafíos para la paz, como el trabajo en VIH/SIDA y conflictos asumidos por Femmes Africa Solidaritié; o reintegrando niños soldados de vuelta a la vida civil, como lo hacen las mujeres de Jamii Ya Kupatanish in Gulu, Uganda. También están sanando las heridas de guerra como Pro Femmes/Twese Hamwe en Ruanda quienes están tratando de construir Villas de Paz donde viudas y huérfanos/as Hutus y Tutsis viven juntos/as. Así las mujeres africanas están reinterpretando la tradición y expandiendo el espacio público para las mujeres."

  • Movimiento Internacional de la Reconciliación Shelley Anderson

"Después de la guerra entre Eritrea y Etiopía entre 1998 – 2000, la cual causó decenas de miles de muertes en ambos lados y mutiló y desfiguró una gran cantidad de jóvenes, desplazando a cientos de civiles y consumiendo el tesoro nacional, el número de objetores/as de conciencia se incrementó. En este momento, miles de personas de Eritrea objetan el servicio militar, y son forzados/as a dejar el país y vivir en exilio. Un número considerable está en Libia, Etiopia, Sudan, y en partes de Europa pidiendo asilo político. En Eritrea la objeción de conciencia es un tabú, objetores/as de conciencia son consideradas cobardes y faltos de patriotismo. No existe un servicio civil alternativo, y la deserción es castigada con hasta cinco años de prisión y durante tiempos de guerra el castigo incluye la pena de muerte. Debido a su naturaleza militarista el gobierno no tolera ONGs independientes, grupos de derechos humanos, observadores internacionales, o periodistas... pero vemos que rechazar el servicio militar pavimenta el camino para la paz. Necesitamos democracia y las normas de la ley. Las personas de Eritrea están en una crisis política, social y económica, con urgencia necesitamos una atmósfera y un liderazgo elegido constitucionalmente y un sistema multipartidista. También existe la necesidad urgente de la liberación de todos los prisioneros políticos y objetores/as de conciencia. Las ideas y enseñanzas de los/as objetores/as de conciencia son pacifistas por naturaleza, están basadas en la humanidad y la moral, creemos que pueden oponerse al engaño, la propaganda confusa de la unidad nacional y de la soberanía nacional, las cuales son devastadoras y siempre provocativas."

  • Co-fundador de la Iniciativa Antimilitarista de Eritrea y O.C. Yohannes Kidane

"Si quizás las personas hubieran venido a África y compartido sus recursos equitativamente, quizás nunca habríamos tenido los conflictos que hemos tenido, pero no fueron compartidos equitativamente. En cualquier lugar en este mundo, a no ser que aprendamos a compartir los recursos de forma equitativa no vamos a disfrutar de la paz. A no ser que aprendamos a respetar los derechos humanos (de mujeres, derechos medioambientales) no conoceremos la paz. Tendremos que ir mas allá y decir que existen otras personas que viven en este planeta además de nosotros/as la especie humana. Tenemos a las otras especies, y también tienen el derecho a ser respetadas. Solo ahí podemos comenzar a vivir en paz."

  • Fundador del Movimiento Green Belt y galardonado con el Premio Nóbel 2004 Wangari Maathai