Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Estudiante o Soldado: Los Jóvenes Toman la Iniciativa Contra el Reclutamiento

por Kevin Ramirez y Steve Morse

El 2005 fue un año especial para los que trabajan contra el reclutamiento ya que el Ejército, la Guardia Nacional, la Reserva del Ejército, la Reserva de la Marina, y la Guardia Nacional Aérea, todo ellos fallaron en cumplir con sus metas de reclutamiento por miles de personas, haciendo de éste el peor año en reclutamiento desde 1979!

El año pasado también se vio una explosión de interés y afiliaciones al movimiento para terminar la guerra en Irak, particularmente entre aquellos con mayor riesgo de ser reclutados en esa guerra: jóvenes americanos entre los 18 y 22 años. A pesar del bombardeo de video juegos, moda, música y cultura pop apuntados a la juventud y que promueven la guerra, los adultos jóvenes no pueden ignorar las noticias diarias sobre sus pares muriendo en la guerra. Esto los obliga a ponerse en las botas de combate de sus pares y preguntarse, "¿podría yo inscribirme en esto?" La respuesta creciente entre los estudiantes de secundaria y universitarios parece ser un clarísimo "NO!"

La fuerza de nuestro movimiento el año pasado fue puesta a prueba en muchas formas. Los padres y otros adultos tales como los veteranos, educadores y activistas han estado trabajando por años para desmilitarizar las escuelas secundarias; organizaron la Semana del "Opt Out" para distribuir volantes sobre la Ley "Ningún Niño Abandonado" ("Ningún Niño Abandonado", la ley de Educación de Bush, contiene un párrafo que obliga a los distritos escolares a poner la información de contacto de los estudiantes a disposición de los reclutadores militares a menos que el estudiante o sus padres "opte por excluirse" [opt out] por escrito) y han ejercido presión en los consejos escolares para que adopten políticas que restrinjan el reclutamiento y exijan mayor "verdad" en el reclutamiento. Los cambios de políticas hacia los reclutadores militares en las escuelas secundarias están sucediendo en estados como Maine, Maryland, Ohio. De la misma forma, la lucha para sacar las unidades del JROTC (ver nota al final) de las escuelas secundarias ha ganado más interés a medida que la guerra en Irak continúa, ya que muchos ex cadetes del JROTC vuelven a casa en bolsas para cadáveres, y más gente está empezando a darse cuenta del vínculo directo entre el JROTC y el reclutamiento militar.

En los campus universitarios, los esfuerzos contra-reclutamiento difieren significativamente del modelo secundario y se centra principalmente en organizar acciones y protestas ante las visitas de los reclutadores a las escuelas, contra el reclutamiento y entrenamiento del ROTC, y organizando la oposición contra la política discriminatoria contra homosexuales de los militares, conocida como "no preguntes, no digas".

Uno de los grupos anti-reclutamiento de mayor y más rápido crecimiento en los campus universitarios hoy es el Campus Antiwar Network (CAN). Recientemente co-organizaron una conferencia regional anti-reclutamiento muy exitosa en el Bay Area de San Francisco, y estuvieron recientemente construyendo relaciones exteriores en la Conferencia Internacional de Paz que tuvo lugar en Londres, Inglaterra.

El CAN es el principal responsable a nivel nacional de la organización de conferencias y eventos contra la guerra y el reclutamiento, levantando grupos locales en universidades y concentrándose y protestando frente a los reclutadores militares en sus escuelas. Los reclutadores se han visto forzados a abandonar temprano los campus, se han cancelado visitas, organizado sit-ins, con la meta final de terminar con ellos. Esto se ha vuelto un foco de tensión entre los administradores universitarios, ya que protestas altamente visibles y por momentos confrontacionales han ocurrido, y los conflictos entre los estudiantes contra el reclutamiento, los reclutadores militares y la policía de los campus atraen atención negativa de los medios a las universidades. Este tipo de acciones anti-reclutamiento están siendo vistas cada vez más como "amenazas" potenciales por el ejército y las instituciones educacionales, y por ello se ha amenazado a algunos estudiantes. Afortunadamente, CAN ha resultado ser tan exitoso a la hora de organizar campañas de apoyo para los estudiantes que enfrentan acciones disciplinarias de sus escuelas como para organizar protestas.

Un esfuerzo similar que tiene lugar en las escuelas secundarias es el grupo Juventud Contra la Guerra y el Racismo (YAWR), con diversos capítulos en los estados de Washington, Minnesota y Massachussetts. El YAWR recientemente hizo un llamado y organizó una caminata de estudiantes el 2 de noviembre, la que culminó con miles de estudiantes secundarios y universitarios saliendo de sus clases para protestar contra la guerra en Irak en el centro de reclutamiento militar más cercano.

Con grupos y acciones como éstas, los estudiantes secundarios y universitarios están abriéndose camino con fuerza hasta el frente mismo del movimiento contra el reclutamiento. Incontables historias en los medios muestran a estudiantes liderando protestas contra el reclutamiento militar para una guerra innecesaria, en sus escuelas. Marzo y abril también han tenido grandes cantidades de estudiantes dejando sus escuelas a través de todo EE.UU. para unirse a inmensas manifestaciones en contra de la legislación represiva contra los inmigrantes indocumentados.

Desgraciadamente, algunas de éstas acciones han llevado a severas represiones en los campus universitarios y a abusos policiales, poniendo en aprietos a algunos estudiantes anti-reclutadores en lugares como Holyoke Community College (Massachusetts), Kent State University (Ohio) George Mason University y Hampton University (ambas en Virginia) entre otros. Afortunadamente, en cada uno de estos casos, los estudiantes han organizado vigorosas protestas y campañas en pro de aquellos estudiantes que sufren represalias.

A medida que avanza el 2006, debemos levantar las cosas un poco más! El contingente de nuevos reclutas de la Armada para su Programa de Ingreso Diferido (DEP, en inglés) ha caído notablemente y hay predicciones de que será aún más difícil reclutar gente. Lo que necesitamos hacer es seguir adelante y no dejarnos desanimar, ni tener miedo de qué tan efectivo será este trabajo. La información para contrarrestar el reclutamiento empodera a la gente todo los días; debemos ser pacientes y trabajar en pequeños pasos. Es importante que usemos todas las herramientas a nuestra disposición y que adoptemos un amplio rango de estrategias. Todos los grupos anti-guerra y de contra-reclutamiento deben apoyarse mutuamente, y particularmente aquellos estudiantes que han sufrido represión por sus actividades contra el reclutamiento. Mientras los reclutadores continúen haciendo promesas y ofreciendo garantías a los jóvenes reclutas sobre dinero para la universidad, capacitación laboral y viajar por el mundo, debe continuar nuestra presencia en las escuelas para asegurarse de que los estudiantes entiendan que lo único que los militares pueden garantizarte hoy es la guerra. La elección está clara: estudiante o soldado. Resulta esperanzador que más jóvenes estén 4decidiendo ser estudiantes y no soldados.

Nota: El ROTC (Reserve Officer Training Corps Cuerpos de Entrenamiento de Oficiales de Reserva) y el JROTC son programas bastante diferentes. El ROTC ofrece dinero para la universidad a los estudiantes que realizan un entrenamiento militar relativamente pequeño durante su carrera y se comprometen a estar cuatro años de servicio como oficiales. El JROTC (ROTC Juvenil) es un programa para las escuelas secundarias que incluye prácticas regulares con uniformes y armas en los liceos. No requiere un compromiso de unirse a la milicia, y busca construir carácter entre los jóvenes, pero los militares reconocen en privado que es un aspecto clave del reclutamiento militar. El JROTC, en contraste con el ROTC, está enfocado hacia la juventud de clase trabajadora que rara vez se vuelven oficiales. Cada una de ellas, de todas formas, es la principal manera en que el militarismo se institucionaliza en sus respectivas instituciones educacionales.