Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Reflexiones sobre el seminario “Deteniendo el negocio de la guerra”

Al finalizar dicho seminario internacional, tres asistentes compartieron sus reflexiones sobre el encuentro. Léalas a continuación.

Tuuli Vuori

Tuuli actuando en contra de la exposición de armas ADEXTuuli actuando en contra de la exposición de armas ADEX

Es bueno estar en Corea del Sur. Vengo de un país donde todavía sigue vigente la conscripción y he dedicado la mitad de mi vida a trabajar en asuntos relacionados con la objeción de conciencia. Ese es uno de los motivos por lo cual es muy especial estar en Seúl, pues he escuchado muchas cosas sobre las campañas que han estado haciendo aquí nuestros amigos surcoreanos.

De todas formas, la guerra y sus negocios no son mi área más fuerte, por lo que aprendí mucho durante este seminario. ¡Gracias por traer oradores destacados tan interesantes y por los talleres!

En este seminario, abordamos las consecuencias que tiene la especulación bélica en la vida de las personas. También nos centramos en las estructuras amplias y oscuras de la guerra y sus negocios. A veces, esas estructuras me hacen sentir muy pequeña.

Sin embargo, también hablamos sobre todas las posibilidades de acabar con los especuladores de la guerra. En el primer día del seminario, Tara Tabassi disertó sobre las campañas en contra de Urban Shield; y Sarah Reader y Sarah Waldron, del Reino Unido, dieron un taller sobre campañas en exposiciones de armas. Esos son algunos de los momentos que podemos usar como puntos débiles para perturbar a los especuladores de la guerra.

Durante el seminario, una cosa que me impactó de verdad fue el sentimiento de internacionalidad. Nosotros, los activistas antimilitaristas provenientes de diversos continentes, nos habíamos reunido para compartir experiencias de la lucha contra la especulación de la guerra, con el fin de compartir inspiración y conocimientos. E hicimos mucho más que eso: compartimos relaciones y pensamientos sobre cómo fortalecer al movimiento mediante la internacionalización de nuestras campañas.

Me pidieron que dijera qué me llevo de esta jornada. Para concluir, la lista es simple: a casa, me llevo una comprensión un poquito más cabal, ideas para acciones en común, solidaridad y —una vez más— esperanza.

Seamos creativos al oponernos y solidarizarnos

Denma de World Without War

Corea del Sur ocupa el décimo lugar en términos de gasto militar y es el noveno importador de armas. Durante mucho tiempo, World Without War ha estado analizando de qué manera trabajar eficazmente contra el negocio de la guerra en una situación como la de Corea, donde el tráfico de armas es una de las principales industrias. El seminario internacional sobre el negocio de la guerra fue valioso en el sentido de que pudimos explorar formas eficaces de enfrentar juntos ese negocio. El seminario fue participativo en lugar de solo tener un panel de discusión, lo que resulta elogiable. Por momentos, nos pusimos muy serios —por motivos comprensibles— cuando nos dimos cuenta del gran tamaño del negocio, pero una vez más logramos sonreír, en particular cuando copamos el lugar con el baile de protesta por la campaña contra la base naval de Gangjeong, en la isla de Jeju. Aprendí muchas cosas nuevas. Pude entender más sobre la situación actual en materia de tráfico mundial de armas, quién lucra con las guerras y la lucha mundial contra la codicia en sus múltiples formas.

Jordi, de España, nos contó la manera en que el capitalismo y el militarismo se ayudan y alimentan entre sí. Lexys, de Venezuela, añadió una “perspectiva ambientalista”. En Corea, los militares siempre necesitan desbancar y triunfar sobre los asuntos ambientales. La base naval de la isla de Jeju es un ejemplo claro de eso. La presentación realizada por Tara, de Estados Unidos, sobre la “militarización de la policía” también fue muy interesante. Yo no sabía que también había una exposición de equipamiento militar y que esta guarda un notable parecido con las exposiciones militares. Andrew, de Sudáfrica, que no pudo venir a Corea por cuestiones de salud, tuvo la amabilidad de hacer una videoconferencia por Skype a pesar de la terrible diferencia horaria. Remarcó que el tráfico de armas está increíblemente subregulado porque no es secreto que es susceptible a la corrupción sin supervisión ni control político. Por lo tanto, está en nosotros cambiar las cosas.

Después del seminario, preparamos juntos nuestras acciones para protestar en clara oposición a los traficantes de armas. Juntos, coreamos cánticos y exhibimos pancartas en el hotel JW Marriot donde los mercaderes de la muerte cenaban elegantemente. Visitamos la exhibición ADEX para interrumpir sus negociados sucios y conocimos a un montón de personas que venían a la exhibición para ver el fantástico festival aéreo durante los días de apertura al público. Nos vimos inspirados por nuestros compañeros activistas de todo el mundo y exhibimos ante todos la fortaleza de la solidaridad internacional en acción. Nuestra oposición se vio reforzada y desarrollada como resultado del seminario y las acciones. Creo que no fuimos solo yo y otros activistas coreanos sino también los participantes internacionales quienes nos sentimos empoderados por el seminario y las acciones que llevamos a cabo juntos: tenemos mucho para aprender los unos de los otros. Fue una jornada muy exitosa y revitalizante. Espero que podamos reunirnos todos pronto.

Krishnakant Chauhan

Krishnakant protestando fuera de la exposición de armas ADEXKrishnakant protestando fuera de la exposición de armas ADEX

El seminario de dos días de IRG “Deteniendo el negocio de la guerra: tácticas y vinculación de métodos” fue muy esclarecedor e importante desde el punto de vista de los asuntos en los que trabajamos en India. Aquí nos hemos estado resistiendo al desarrollo impulsado por las corporaciones y a la monopolización de los derechos por encima de los recursos naturales, del paso la propiedad comunitaria a la propiedad corporativa.

El estado, para facilitar el proceso, siempre ha recurrido a diversos métodos y medios para aplacar la resistencia de los pueblos. El estado está mejorando los medios y la maquinaria para suprimir la voluntad pública. La policía y los organismos de “la ley y el orden” cada vez están más armados en nombre del aumento de las amenazas a la seguridad pública, pero esa maquinaria se usa principalmente para amenazar al público. Lo compartido por Jordi Calvo fue importante porque India es uno de los principales importadores de armas de los últimos tiempos, y las historias de Lexys eran similares a lo que sucede en India con las zonas ricas en minerales, donde el estado arma ejércitos privados para erradicar la voz de la población indígena.

Resalto también la experiencia de Tara Tabissi con las unidades especiales en nombre del contraterrorismo, que se ve en India, donde el estado poco a poco arma a la policía y a cambio esta apunta las armas contra la resistencia de las masas. La experiencia de Bahrain y sus protestas exitosas dan un ejemplo alentador de militancia.

También cabe destacar que el estado no solo usa el argumento de la amenaza a la seguridad interna, sino que también asigna fondos para armas y artillería con la excusa de que hay amenazas externas provenientes de naciones vecinas. Así, en lugar de invertir en mejorar las relaciones con los vecinos, se drenan los fondos de bienestar público en favor de las amenazas de seguridad.

Todas las experiencias compartidas sobre la especulación de la guerra que entra en la esfera pública son muy reveladoras, pues se ve la manera en que los grupos de presión armamentistas intentan traspasar todos los límites para ampliar sus ganancias.

La clase especial sobre campañas también brindó la oportunidad de compartir y reflexionar sobre nuestra propia campaña en India, y conocer en profundidad sobre otras campañas.

El seminario de IRG fue muy útil en el sentido de que me ayudó a identificarme con las luchas y las tendencias que se están desarrollando en mi propio país. Me gustaría agradecerles a todos los oradores y a IRG por haber organizado una jornada maravillosa.

La protesta contra ADEX fue rejuvenecedora; la energía de los amigos surcoreanos, contagiosa y eficaz.

Foto: Krishnakant protestando fuera de la exposición de armas ADEX