Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

El negocio de la militarización de las fronteras en la Unión Europa

Theodore Baird1

Un número de académicos, periodistas y activistas han argumentado que podemos estar siendo testigos del desarrollo de un “complejo de seguridad-industrial” en Europa que se asemeja al anterior “complejo militar-industrial” de la Guerra Fría. El complejo de seguridad-industrial de la frontera se refiere a las relaciones entre el ejército, la seguridad y la industria privada dentro de un mercado global para el diseño y la puesta en práctica de tecnologías para la seguridad fronteriza. Los principales son los gobiernos, los proveedores de tecnologías de seguridad y las fuerzas de seguridad que demandan el uso de nuevas tecnologías para controlar y gestionar las fronteras estatales. Los tipos de actores industriales que proveen tecnología de seguridad para las fronteras van desde proveedores de equipamiento general y especializado (principalmente pequeñas y medianas empresas) hasta grandes integradores de sistemas (empresas de defensa transnacionales como Thales, Finmeccanica, Sagem, Airbus, Indra Sistemas, BAE Systems, entre otras). Las compañías más grandes tienen experiencia como empresas de defensa que trabajan para desarrollar las capacidades militares y aeroespaciales. Los clientes son, principalmente, gobiernos (y sus aparatos de seguridad asociados), ya que la industria depende de economías de escala (desde pequeñas economías locales de policía o unidades de gendarmería, hasta economías regionales más grandes como la Unión Europea). Muchas empresas modifican la tecnología militar para su uso en los controles fronterizos y vigilancia, incluso cuando se desconoce el efecto de tales tecnologías de “doble-uso” en las poblaciones civiles móviles.

El mercado global para la gestión fronteriza (incluyendo solo las fronteras terrestres y marítimas) tuvo un valor, aproximadamente, de 29,33 billones de dólares en 2012, con Norteamérica incurriendo en el mayor gasto.2 El mercado europeo para la seguridad de las fronteras terrestres tenía un valor estimado de entre 4,5 y 5,5 billones de euros en 2009, mientras que los sectores de seguridad de aviación y marítima de Europa tiene un valor de mercado de, aproximadamente, entre 1,5 y 2,5 billones de euros cada uno.3 La escala del mercado para la seguridad fronteriza se está expandiendo tanto en Europa como en el resto del mundo, con un crecimiento total que se espera que exceda los 56,52 billones de dólares para las fronteras terrestres y marítimas para 2022.4 Incluso con el crecimiento en los mercados para la seguridad fronteriza, los efectos sociales de tales prácticas y tecnologías están insuficientemente estudiados, lo que incrementa el número de preocupaciones políticas y éticas.

Transparencia y Democracia Deliberativa

Al expandirse las industria para la seguridad fronteriza, y la continua la integración europea, las relaciones entre las instituciones europeas, los estados miembros de la Unión Europea, la academia, las consultorías, la industria y los grupos de presión de la industria están siendo forjadas en redes políticas. Grupos de presión de la industria de seguridad como la Organización Europea para la Seguridad (EOS, por sus siglas en inglés) están invirtiendo recursos para influenciar las instituciones de la Unión Europea y las grandes corporaciones de defensa pueden estar teniendo un impacto en las políticas migratorias en maneras de las que deberíamos ser críticamente conscientes.

Una gran pregunta política que ronda la industria de la gestión fronteriza ha sido la transparencia y responsabilidad de las instituciones democráticas encargadas de diseñar la seguridad, el establecimiento de las normas y la ley de ejecución. Con las recientes acusaciones de que Airbus se ha involucrado en acuerdos corruptos en sus contratos de vigilancia fronteriza en Rumania y Arabia Saudí, debemos de estar atentos a la falta de transparencia de la industria en sus acuerdos con los estados y las posibles distorsiones que esto causa a las políticas democráticas y la integración europea.

Respontabilidad y Protección de Derechos

Paralelamente, se plantean un número de preguntas referentes a la responsabilidad de la industria privada cuando se cometen abusos contra los emigrantes. Cada una de la funciones de disuadir la inmigración en la frontera, de internar emigrantes en centros de detención y de deportar emigrantes han sido parcial o totalmente privatizadas. Se han registrado un número de abusos en centros de detención involucrando a contratistas privados (por ej. Yarl´s Wood en el Reino Unido) y durante la deportación (el caso de Jimmy Mubenga y G4S).

La militarización y privatización de las fronteras de la Unión Europea tiene un efecto disuasorio muy pequeño, pero tiene importantes consecuencias para los derechos humanos. En un ambiente de limitada transparencia y nuevas normas legales, puede ser difícil pedir responsabilidades por abuso a los agentes abusivos. La privatización de los controles migratorios significa el distanciamiento el estado de la responsabilidad por daños y abusos contra aquellos sujetos a las funciones de control. “Levantando el velo corporativo”, con la creación de instituciones encargadas con la monitorización de las corporaciones y que puedan pedirles cuentas por los abusos de derechos humanos, podría proporcionarnos un primer paso para aumentar la responsabilidad por los daños y el abuso.5

Otros abusos pueden tener lugar en la frontera –como rechazos y violaciones el principio de no devolución- que pueden implicar tecnologías o prácticas de empresas de defensa militar –planteando interrogantes sobre la responsabilidad de las empresas privadas que producen tecnología para el control fronterizo pero pueden estar lejos del abuso en la frontera-. Operaciones recientes en el Mediterráneo (como Mare Nostrum o la Operación Tritón) y las operaciones de lucha contra la trata de seres humanos plantean algunas de estas preguntas.

Militarizar la Prohibición del Tráfico Ilícito de Emigrantes

A principios de mayo de 2015 la Unión Europea pidió al Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) que aprobara una misión militar con varias fases para “combatir” las redes de tráfico ilícito de emigrantes en Libia. La misión EUNAVFOR Med se inspira en las misiones anti-piratería del Golfo de Adén, lo que es un error estratégico: los traficantes de emigrantes no son piratas, y ni están organizados ni actúan como tales. Los dos gobiernos rivales de Libia (el Congreso General Nacional con base en Trípoli y la Cámara de Representantes con base en Tobruk) se oponen a la propuesta de la UE. La Fuerza Aérea Libia (controlada por el gobierno reconocido internacionalmente de Tobruk) incluso ha advertido que los barcos de la Unión Europea que entren aguas libias serán objetivo de ataques aéreos.6 En vez de buscar soluciones para la protección o alternativas pacíficas a la emigración, la UE está intentando calendar las cosas a través de la agresión.

A mediados de junio 2015 la UE lanzó la primera fase de la EUNAVFOR Med, que implica vigilancia y no necesita la aprobación del CSNU, pero establece el escenario para un conflicto futuro. Los costes compartidos de la EUNAVFOR Med son de unos 12 millones de euros por los dos primeros meses y que dura por un mandato de 1 meses.7 Serán usados un número de medios militares, incluidos cinco buques de Guerra, dos submarinos, tres aviones de reconocimiento, tres helicópteros y dos drones.8 La militarización de las operaciones contra tráfico ilícito no tiene precedentes, ya que la mayoría de las operaciones contra tráfico ilícito están dirigidas por fuerzas de policías civiles. La adopción activa de prácticas y tecnologías militares contra los traficantes tendrá efectos desconocidos y paradójicos que probablemente serán perjudiciales para los emigrantes y las comunidades pesqueras locales de la costa libia y puede degenerar en un conflicto con los dos gobiernos libios.

Resistir el Complejo Industrial de la Seguridad Fronteriza de la Unión Europea

La respuesta de la UE al aumento de la emigración en el Mediterráneo has sido para prevenir a emigración y atacar a los traficantes de emigrantes con el apoyo de tecnologías y sistemas diseñados por una industria de seguridad fronteriza robusta y creciente. Sin embargo, aquellos desplazados por conflictos o cambios climáticos continuarán siendo forzados a emigrar a áreas más seguras y la militarización del control migratorio solo servirá para agravar los problemas de desplazamiento forzado en vez de mejorarlos. En vez de invertir en nuevas tecnologías de seguridad y vigilancia o asumir una postura agresiva y militante contra los traficantes de emigrantes, la UE debería elaborar nuevas avenidas legales para la emigración y crear innovaciones en la protección que valoran la dignidad humana, los derechos y la sostenibilidad sobre la vigilancia, el control industrializado y la agresión.

Theodore Baird is a post­doc at VU University Amsterdam. He currently researches issues of border security and surveillance in Europe as part of the project "The Human Costs of Border Control." You can read his current commentaries published at openDemo­cracy here: https://www.opendemocracy.net/author/theodore-baird

1 Some parts of this article will appear in Italian in inTrasformazione in October 2015. http://www.intrasformazione.com/index.php/intrasformazione

2 Frost & Sullivan (2014) Global Border and Maritime Security Market Assessment, by Frost & Sullivan. M965-16, February 2014. Available online at: http://images.discover.frost.com/Web/FrostSullivan/GlobalBorderandMaritimeSecurity.pdf. [Last accessed 27.05.2015]

3 Ecorys Research and Consulting (2009) Study on the Competitiveness of the EU security industry, Framework Contract for Sectoral Competitiveness Studies – ENTR/06/054, Client: Directorate-General Enterprise & Industry, Brussels, 15 November 2009. Available online at: http://ec.europa.eu/enterprise/policies/security/files/study_on_the_competitiveness_of_the_eu_security_industry_en.pdf. [Last accessed 27.05.2015]

4 Frost & Sullivan, supra

5 Gammeltoft-Hansen, T. (2013) “The rise of the private border guard: Accountability and responsibility in the migration control industry,” in T. Gammeltoft-Hansen & N. N. Sorensen (eds.) The Migration Industry and the Commercialization of International Migration, Routledge: Abingdon and New York.

6 Reuters (2015) “Libya’s air force warns Europe over naval plan for migrants,” Reuters, 23 June 2015. Available online at: http://www.reuters.com/article/2015/06/23/us-europe-migrants-libya-idUSKBN0P312B20150623. [Last Accessed 24.06.2015]

7 Council of the European Union (2015) “Council launches EU naval operation to disrupt human smugglers and traffickers in the Mediterranean,” Press release 482/15, 22 June 2015. Available online at: http://www.consilium.europa.eu/en/press/press-releases/2015/06/22-fac-naval-operation/. [Last accessed 24.06.2015]

8 Neuger, J. (2015) “EU to Deploy Drones, Warships Against Human Traffickers,” BloombergBusiness, 22 June 2015. Available online at: http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-06-22/eu-to-deploy-drones-warships-against-mediterranean-traffickers. [Last accessed 24.06.2015