Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Mueve el Dinero: La campaña mundial contra el gasto militar

Que el mundo invierte demasiado dinero en las guerras y el militarismo es una idea que comparten casi todos los activistas por la paz. Y mucha gente de a pie, cuando se molesta en pensar en ello, también la comparte. Pero aún está pendiente que este tema se convierta en un punto de debate político importante. ¡Nuestro objetivo es cambiar esta situación!

El problema ha pasado a ser crucial en un momento en el que las tensiones entre estados importantes (Japón contra China, etc.) y entre gobiernos y fundamentalistas violentos (EEUU contra el EI, etc.), están cada vez más militarizadas. La presión para gastar más dinero de los contribuyentes en las guerras va en aumento. La situación actual es también el resultado de décadas de antiguas inversiones en el ejército y el apetito insaciable de los especuladores de la guerra.

Una nueva campaña mundial

En diciembre de 2014, el International Peace Bureau (IPB) anunció el lanzamiento de una campaña permanente, mundial y que duraría todo el año para hacer frente al problema mundial del excesivo gasto militar. En 2013 los gobiernos de todo el mundo gastaron un total de más de 1,7 billones de dólares en el sector militar. Esta cantidad podría haber sido utilizada para crear puestos de trabajo para los jóvenes, alimentar a los hambrientos, protegernos a todos de los efectos del cambio climático, luchar contra el ébola, y mucho más. Hace ya unos años que el IPB pide que se lleven a cabo reasignaciones anuales de un 10% (como mínimo) de los presupuestos militares de todos los estados; y que se ponga en marcha un proceso para reducir la producción de armas así como su comercio internacional.

La campaña está basada en más de una década de trabajo sobre el “Desarme para el desarrollo sostenible” llevado a cabo por el IPB y otros grupos. Esta campaña incluye el Día Internacional de Acción contra el Gasto Militar (que ya va por su 5ª edición), y que comparte los mismos objetivos y es coordinado por el IPB.

¿Cuáles son nuestros objetivos?

Nuestro objetivo general es el de conseguir que se lleven a cabo reasignaciones importantes de los gastos militares (en particular en países con un gasto alto). Pero si se consigue “liberar” ese dinero, ¿en qué debería invertirse? Para no complicar demasiado las cosas proponemos que la reasignación se realice en 4 áreas alternativas:

1. Paz: desarme, prevención y resolución de conflictos, seguridad humana;

2. Desarrollo sostenible y programas contra la pobreza;

3. Cambio climático y pérdida de biodiversidad – para la mitigación y la adaptación;

4. Justicia social/bienestar: servicios públicos, derechos humanos, igualdad de género, creación de puestos de trabajo verdes.

Consideramos los cambios anteriores parte de una transformación mundial más amplia hacia una cultura de paz.

En 2015 pretendemos tener influencia sobre los principales debates internacionales en dos de estas áreas:

  • Desarrollo: para garantizar que se incluye la retórica referente al gasto militar y el desarme en la Agenda de Desarrollo de la ONU con posterioridad a 2015; que se adopte en la Asamblea General de la ONU en otoño.

  • Clima: para garantizar que el objetivo de 100.000 millones de dólares de contribuciones gubernamentales al Fondo Verde para el Clima se consiga antes de la Conferencia sobre el Clima, COP 21, de diciembre. Estas contribuciones deberían provenir de la reducción de los presupuestos militares.

En la conferencia de Nueva York, justo antes de la Marcha Popular por el Clima en septiembre de 2014, el IPB presentó un nuevo informe sobre la relación entre el gasto militar y el cambio climático que iba acompañado de un taller, establecimiento de contactos y distribución a través de los medios/de las redes sociales.

 

Dado que la situación política varía entre un país y otro y que no contamos con ninguna convención o tratado que limite el gasto militar, animamos a que se trabaje a nivel nacional en particular, ya que es a este nivel donde se toman las principales decisiones políticas. Cada centro de campaña debería definir sus propios objetivos y enfoque. El papel del IPB es el de proporcionar un marco y asistencia.

¿Cómo se va a conseguir el cambio?

Los críticos podrían alegar que el proyecto es demasiado ambicioso, sin embargo ¡eso no suele disuadir a los activistas con una visión radical! La intención del IPB es la de crear sinergias tanto dentro de cada país como a nivel internacional, para fortalecer de manera progresiva el movimiento internacional que desafía al militarismo. Esto se puede realizar de diversas maneras y cada activista o grupo puede tener un enfoque distinto. La campaña contra el gasto militar tiene como objetivo ayudar a sus participantes a avanzar paso a paso cada vez a una velocidad mayor.

Ejemplo: Lo que puede comenzar como una pequeña acción callejera podría dar lugar a una serie de seminarios públicos concurridos o a trabajos de investigación publicados. Esto a su vez podría derivar en una coalición nacional, una vez que se haya realizado suficiente divulgación para atraer a distintos sectores de la sociedad civil. Esta coalición podría comenzar un programa de actividad de los medios nacionales combinado con labores de cabildeo en el parlamento que resulta inicialmente en una controversia o un importante debate político, y en última instancia en un cambio de las prioridades del gobierno.

 ¿Cómo podemos dar a conocer el tema?

En la actualidad el tema no tiene demasiada importancia dentro de los discursos internacionales – sólo aparece a la cabeza de la agenda mediática de vez en cuando: por ejemplo cuando se declara una guerra, cuando una decisión presupuestaria se topa con una crisis o cuando aumenta la tensión geopolítica. Nuestro objetivo es crear un debate controvertido en el que cuente la voz de cada ciudadano. En los próximos años proporcionaremos mayor visibilidad al tema a través de una campaña continua; con mayores acciones en el Día Internacional de Acción contra el Gasto Militar; y con un proceso de conferencias (incluyendo talleres preparatorios) a finales de septiembre de 2016 en Berlín. Ya se están desarrollando ideas para este evento y ya se están estudiando las distintos lugares, horarios, socios, compromiso de los medios y financiación.

¿Quiénes son los socios?

Un cambio de prioridades tan ambicioso requerirá la ayuda de muchos ámbitos de la sociedad. En la actualidad el IPB tiene 300 organizaciones miembro y hay unos 100 grupos más involucrados en la organización de las acciones del Día Internacional de Acción contra el Gasto Militar. Además queremos ampliar nuestra base y comprometernos con actores importantes de distintos sectores de la sociedad civil. A nivel oficial ya estamos dialogando con diputados, gobiernos/diplomáticos, agencias internacionales y de la ONU, y con antiguos militares.

¿Qué ganan los socios al formar parte de la campaña mundial?

El gasto militar es un problema mundial y no se puede tratar sólo a nivel nacional – aún si las decisiones importantes se toman en las capitales. La seguridad es un problema común y los activistas suelen obtener inspiración de acciones e ideas creativas de otros lugares. Un esfuerzo continuado y coordinado a nivel mundial puede ayudar a arrojar luz a lo que está haciendo cada grupo y crear un mayor impulso.

¿Cómo está organizado?

La campaña mundial contra el gasto militar está dirigida por un grupo de dirección de activistas de todo el mundo y coordinada por el personal de la secretaría del IPB en Ginebra. Durante los dos últimos años se ha recibido financiación de fundaciones y legados. Ahora se buscan con urgencia contribuciones de individuos, organizaciones y fundaciones.

¡Todos estáis invitados a participar! Solamente tenéis que escribirnos a: mailbox@ipb.org.

Colin Archer es Secretario General del International Peace Bureau.