Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Diez años después: OC estadounidenses a las guerras ilegales y su percepción

Bob Meola

El arma más poderosa que tenemos contra la guerra es la negativa del individuo a convertirse en un soldado y la negativa del soldado individual a luchar. Es su capacidad de decir "no" lo que podría acabar con los ejércitos y detener las guerras. Con más soldados dispuestos a desertar y más soldados dispuestos a ser solidarios con ellos al hacerlo, las guerras en Irak y Afganistán no podrían haber sido libradas. La deserción en masa de militares respaldados por huelgas de solidaridad en el ejército y en la sociedad civil podría acabar con muchas guerras ilegales, así como difundir el mensaje de que toda guerra es un crimen contra la humanidad.

Cuando incluso los operadores de aviones no tripulados rechacen órdenes ilegítimas para luchar en guerras ilegales, terminaremos con estas guerras. La lista de las leyes estadounidenses e internacionales violadas por George Bush es larga, así como la lista de las leyes incumplidas, hasta el momento, por Barack Obama. Una lista de los crímenes de Bush se puede leer aquí. Gran parte de las leyes están de nuestro lado. Pero son mal interpretadas, mal usadas, y en gran medida ignoradas. Con la educación de base de soldados, la resistencia de los GI [soldados] puede aumentar.

Más de 200 soldados han rechazado públicamente el servicio y se han pronunciado en contra de las guerras, arriesgándose todos a ir a prisión y algunos a largas condenas. Se estima que unos 250 resistentes a la guerra de Estados Unidos están actualmente refugiados en Canadá. Muchos otros lo dejan en silencio, desapareciendo de las filas, de forma no registrada por el ejército "[De la introducción al libro Coraje para Resistir 2011 About Face: Military Resisters Turn Against War ].

Una publicación de 2012 de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU: La objeción de conciencia al servicio militar está disponible en versión impresa y en línea aquí:
http://www.ohchr.org/Documents/Publications/ConscientiousObjection_en.pdf Trata muchos temas relevantes en relación con la objeción de conciencia en muchos estados-nación. Independientemente de cómo definen los estados según que términos - es decir, la objeción de conciencia, el servicio alternativo, servicio como no combatiente, el servicio civil, etc - lo que se necesita es un movimiento de base en todo el mundo para exigir el derecho del individuo resistente a la guerra a ser ser respetado por sus posturas individuales y los límites de lo que sus conciencias les permiten hacer y no hacer.

La conciencia es el sentido moral personal de un individuo de lo que está bien y qué está mal. Fue innatamente evidente para Bradley Manning que los asesinatos, cometidos por los militares de su gobierno, de los que fue testigo en vídeo, se equivocaron. Estaba claro para él que el que los iraquíes estén siendo entregados para ser torturados por haber ejercido su derecho de petición estaba mal. Las leyes vigentes en EE.UU. y el derecho internacional le daban la razón. Pero no han respaldado sus acciones.

Soldados como Ethan McCord y Josh Stieber han declarado que los asesinatos revelados por Bradley Manning con la filtración del vídeo Collateral Murder, y los Registros de la Guerra de Irak, y los Diarios de Guerra Afganos no eran aberraciones o incidentes aislados. Más bien, eran la rutina, lo cotidiano.

En el marco jurídico internacional, "la objeción de conciencia al servicio militar se basa en el derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, que figuran en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos." [De la Objeción de Conciencia al servicio militar, en la página 7] De aquí se deriva el concepto de objeción de conciencia basado en la religión o las creencias. Ya no debemos permitir que ningún estado decida qué "creencia" es aceptable que un individuo o un soldado tenga para estar exentos de la milicia o de seguir siendo soldados. En la actualidad, se hace una distinción entre un pacifista y objetor de conciencia. Un OC puede oponerse a todas las guerras y aun así creer en el uso de la violencia física personal en respuesta a un ataque físico contra su persona o familia. De ello se deduce que ahora tenemos que exigir que las personas tengan la libertad de decidir por sí mismos que aunque defenderían los límites de su país de los ataques de manera militar, todavía tienen el derecho, en toda nación, de decidir por sí mismos a negarse a participar en, o ser cómplice de alguna manera con las guerras ilegales de agresión como las guerras imperialistas libradas por Estados Unidos en Irak y en Afganistán y muchos otros países. Debemos exigir el derecho de objeción de conciencia selectiva y apoyar a los que luchan por ese derecho.

Ningún gobierno debe poder discriminar a ningún objetor de conciencia (OC) para el servicio militar basándose en la naturaleza de las creencias del OC. La objeción de conciencia selectiva- que permite a un individuo aceptar la legitimidad de algunas acciones militares y aun así negarse a luchar en lo que su propia conciencia le diga que es una guerra ilegal e inmoral - debe ser respetada y legitimada por todos los estados. La oposición al Apartheid en Sudáfrica, fue reconocida como una razón legítima para obtener el estatuto de OC y de exención del servicio militar en África del Sur. La oposición política a las guerras de agresión, también debe ser acptada como razón para conceder el estatus de OC.

Es necesario que se enseñe en las institutos de secundaria un currículo de OC, o incluso desde la guardería. Hay necesidad de contar con la definición de un OC comunicada claramente a los soldados durante su alistamiento. Y es necesario que haya una campaña de educación continua dirigida a los oficiales militares de que es normal que las personas evolucionen y desarrollen y cambien sus creencias - y que tienen el derecho de cambiar sus creencias sin temor a sanción, castigo o represalia por hacerlo.

El resistente a la guerra de EE.UU. en Irak Andre Shepherd está todavía en Alemania apelando la denegación de su solicitud de asilo por la Oficina Federal alemana. Andre ha sido muy explícito en su oposición a las políticas de guerra ilegales de los Estados Unidos.

El abogado James Branum, que ha representado a muchos OC y resistentes a la guerra ha señalado el hecho de que quienes se resisten, incluso desertores, que han hablado públicamente de su oposición a las guerras ilegales de agresión de Estados Unidos han recibido sentencias de prisión más largas que los que han guardado silencio, muchos de los cuales han sido licenciados sin condena de prisión. Muchos objetores de EE.UU. y resistentes a la guerra se encuentran todavía en Canadá y se enfrentan al temor de ser deportados si no se les concede el asilo político por parte del gobierno canadiense. Kimberly Rivera, a quien Canada hizo deportar, es una de las soldados estadounidenses que hablaron en contra de la guerra y recibió una sentencia más severa por hacerlo. Asimismo, no se le dio la información que necesitaba para presentar una solicitud de OC cuando declaró sus creencias de OC a un capellán del ejército de EE.UU. Kimberly es una madre embarazada con otros cuatro hijos que acaba de comenzar a cumplir su condena por deserción. Se puede firmar una petición por su liberación aquí: http://www.thepetitionsite.com/752/756/678/free-a-pregnant-war-resister-...

Las últimas palabras de Kimberly antes de su consejo de guerra se pueden leer aquí: http://www.couragetoresist.org/kimberly-rivera/987-rivera-trial-next-wee...
No debe haber discriminación entre las personas que han realizado el servicio militar y los OC. Los beneficios otorgados por el Departamento de Asuntos de Veteranos de EE.UU., tales como atención médica para veteranos, préstamos para vivienda y educación, etc, deben concederse a los objetores de conciencia hayan o no servido en el ejército o realizado un servicio no combatiente o un servicio civil alternativo si volviera a existir el servicio militar.

Hoy en día, hay OC en la clandestinidad, refugiados y en la cárcel. Las OC del mañana deben ser respetadas y celebradas.

En Berkeley, California, he escrito resoluciones que se han aprobado, en primer lugar por la Comisión de Paz y Justicia de Berkeley [que asesora al ayuntamiento de la ciudad y el distrito escolar en temas de paz y justicia] y más tarde por el Consejo Municipal de Berkeley. Una de esas resoluciones fue aprobada en 2007 y proclamada el 15 de mayo, Día Internacional de la Objeción de Conciencia, como Día de la OC y los Resistentes a la Guerra, en Berkeley todos los años. Este día se ha designado y reconocido como "el día en que Berkeley reconoce, honra y celebra a las OC y resistentes a la guerra, civiles y militares, pasados, presentes y futuros." Cada año desde entonces, OC y Resistentes a la Guerra desde la II GM hasta la actualidad dan charlas, cantan canciones e izan banderas de paz en los mástiles de la ciudad.

Por la resolución, Berkeley es una ciudad santuario, y también en 2007, el ayuntamiento aprobó una resolución extendiendo su condición de santuario para los objetores de conciencia al registro militar e insumisos, si el servicio militar obligatorio se restituyera y resistentes al ejército que podrían ser clasificados como ausente sin permiso o como desertores, incluso si no son objetores tradicionales, pero sólo se oponen a la guerra ilegal e inmoral de Bush / Cheney / Obama en Afganistán, Irak, etc Por último, en 2010, el ayuntamiento aprobó una resolución titulada, "Amnistía universal e incondicional a los militares resistentes a la guerra de Iraq, Afganistán y Pakistán y veteranos que actuaron en oposición a la guerra por cuestiones de conciencia." Esto son oportunidades para más objetores de conciencia del mañana y resistentes a la guerra.
------------------------------

Bob Meola trabaja como miembro del Comité Nacional de la Liga de Resistentes a la Guerra (War Resisters League National Committee), es miembro de la organización Coraje para Resistir (Courage to Resist), miembro del Comité Directivo de la Red de Apoyo a Bradley Manning y comisario en la Comisión de Paz y Justicia de Berkeley. También fue objetor de conciencia y resistente a la guerra de Vietnam.