Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Retando la presencia militar en la educación en el Reino Unido

Las fuerzas armadas del Reino Unido visitan miles de escuelas cada año. Tienen equipos de presentación para escuelas, “asesores de carreras”, materias, días extraescolares y mucho más. Aunque dicen que esto no es el reclutamiento, el Ministerio de Defensa afirma que estas actividades les permiten "ofrecer información positiva para influir a los futuros creadores de opinion, y permitir a los reclutadores acceder a los entornos escolares." Su política de la juventud, incluyendo las fuerzas cadetes basadas en las escuelas, apunta a crear "las condiciones para que la contratación pueda prosperar." Este es un enfoque a largo plazo para la contratación de los jóvenes, tanto como partidarios de las fuerzas armadas como para suavizar su postura hacía el alistamiento.

Una inyección de la ideología

El Gobierno ha indicado recientemente que no habrá una expansión de las fuerzas de cadetes en las escuelas públicas para fomentar el "espíritu de servicio”, y ha establecido una serie de programas tales como los “tutores ex-soldados” y “los soldados a los profesores”.

Otro desarrollo reciente es la Escuela Libre de Pheonix, que se ejecutará en su totalidad por ex-militares. Con un enfoque de "tolerancia cero" a la disciplina, el candidato a director de la escuela afirma que "se descarta el relativismo moral y la teoría educativa centrada en el niño. La formación 'La autoestima' queda fuera .... La competitividad… se queda."(1) Propuesto por el think tank derechista, el Centro para Estudios Políticos, es evidente que existe una agenda política-ideológica aplicada, que no presta atención a las preocupaciones de los profesionales de que los valores militares pueden no ser apropiados dentro del sistema educativo. Otro think tank derechista, Respublica, aboga por el desarrollo de las academias patrocinadas por el ejército, "oficialmente apoyadas por las Fuerzas Armadas y llevadas a cabo por las Asociaciones de Cadetes". (2) La propuesta fue presentada como una respuesta a los disturbios de 2011 y ha sido condenada por la NASUWT, el sindicato más grande de la enseñanza en el Reino Unido, como "servicio nacional para los pobres".

La retórica en torno a la creciente influencia militar en las escuelas es una de las disciplinas y valores inculcadas, pero se basa en un buen número de supuestos no corroborados, entre ellos: que los que han servido en las fuerzas armadas están en mejores condiciones que los profesores para crear un ambiente de aprendizaje productivo; que el ejército es mejor que las actividades basadas en la comunidad o de otras actividades desarrollas con “espíritu de servicio”; que los padres miran a los militares como la encarnación de los valores que desean que sus hijos absorban.

El marco legal

Una de las características de la participación de las fuerzas armadas del Reino Unido en los centros de enseñanza es que las relaciones entre ellos y la escuela se han establecido de manera informal, a diferencia de los EE.UU. por ejemplo, donde los militares tienen el derecho legal de visitar las escuelas. De hecho, las fuerzas armadas afirman que la escuela debe hacer el primer contacto. Si bien esto es una simplificación, sí sugiere que la concienciación y actitudes deben dirigirse a través de las autoridades escolares.

Con la percepción de muchos de los militares como no polémica o incluso para ser promovida - sobretodo potenciado en los últimos años por diversas medidas del gobierno - no es de extrañar que las escuelas acepten la oferta de las fuerzas armadas con la predisposición, como recursos libres y benignos.
 
Hay un marco jurídico que garantiza el equilibrio y la protección contra el adoctrinamiento político de los niños más pequeños. En particular, el artículo 407 de la Ley de Educación de 1996 establece que cuando los asuntos políticos "llaman la atención de los alumnos", se les debe "ofrecer una presentación equilibrada de los puntos de vista opuestos". Desarrollar una comprensión de que las actividades militares y materiales constituyen un punto de vista, que la información se presenta de un particular, muy parcial, y que las perspectivas alternativas deben ser puestas a disposición de los jóvenes, es un paso vital para retar con eficacia las escuelas hacia su aceptación al ejército.

Las escuelas tienen la obligación legal bajo la Ley de la Infancia de 1989 para actuar "en lugar de los padres”, asumiendo el deber de cuidar a los niños y actuar como un "padre razonable". Sin duda, un padre razonable presentaría una imagen equilibrada a un niño bajo su cuidado, y se aseguraría que se le proporcionan con una comprensión que permita tomar una elección informada acerca de las decisiones que afectarán el resto de su vida.

Creando un debate y empoderando la acción

ForcesWatch aspira a desarrollar la comprensión de la participación militar como esencialmente parcial y por lo tanto controvertido, y que las escuelas tengan la obligación legal y moral para negar a las fuerzas armadas el fácil acceso a los jóvenes. Queremos elevar el nivel de debate y de este modo abrir un espacio para cuestionar la política y la presentación de las perspectivas alternativas.

Producimos materiales que empeorarán y ayudarán a los maestros, padres y estudiantes a cuestionar y enfrentarse a su escuela o universidad respecto a la presencia del ejército. Si bien la prevalencia del militarismo en general dentro de la sociedad también funciona como una herramienta para involucrar a los jóvenes, el sistema educativo ofrece una oportunidad directa a los militares para saltarse los “guardianes” que protegen los intereses de un niño. Nuestro objetivo es apoyar a los padres, los cuidadores y los propios alumnos en la resistencia a este programa, basándose en el trabajo realizado por los sindicatos de enseñanza en Inglaterra y Escocia, así como campañas impulsadas por los propios estudiantes.

ForcesWatch está recabando toda la información posible sobre las actividades militares en las distintas escuelas y colegios, para informar este trabajo y ha desarrollado encuestas (para los profesores y el personal y para los padres y estudiantes) que se pueden completar en línea. Si usted tiene experiencia sobre la presencia militaren la educación, necesitamos saber de usted.
Ver http://forceswatch.net para encuestas, recursos y mucho más.

Emma Sangster

Notas

[1] http://conservativehome.blogs.com/platform/2011/09/tom-burkard-troops-in...
[2] http://www.respublica.org.uk/item/Military-Academies-Tackling-disadvanta...