Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Inicio de sesión

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Cómo recoge información sobre potenciales reclutas el ejército de EEUU

El ejército de EEUU recopila datos personales y privados de toda la juventud americana y mantiene una base de datos orwelliana con fines de reclutamiento. Vamos a examinar como lo hacen.

La Ley “Ningún niño rezagado” (No Child Left Behind Act) proporciona a los reclutadores militares los nombres, direcciones y números de teléfono de todos los estudiantes de secundaria, teniendo en cuenta que a padres y estudiantes se les da la oportunidad de que se eliminen sus datos de las listas que se mandan a los reclutadores. Hasta el momento, esta parte de la ley sigue siendo relativamente desconocida y no observada.

La ley da al Pentágono datos fidedignos sobre unos 7 millones de jóvenes de primeros y últimos cursos de secundaria todos los años. Esto es la piedra angular de la base de datos de los Estudios de Investigación de Mercado de Publicidad Conjunta (Joint Advertising Market Research Studies – JAMRS) del Pentágono, un registro masivo de 30 millones de estadounidenses entre 16 y 25 años. Abarca el nombre completo, fecha de nacimiento, género, dirección, ciudad, estado, código postal, dirección de correo electrónico, grupo étnico, número de teléfono, nombre del centro de enseñanza, fecha de finalización de la secundaria, nota media, nivel educativo, intención de acceder a estudios superiores, intereses militares, campo de estudio, universidad a la que asiste, resultados del test de orientación ocupacional (ASVAB), y la puntuación en el test de cualificación de las Fuerzas Armadas.

JAMRS también contiene registros de fuentes comerciales gigantescas. La base de datos contiene información sobre 5 millones de estudiantes universitarios. Los datos se compran a las entidades corporativas Grupo de Mercadotecnia de Estudiantes y la Lista de Estudiantes Americanos.
Desde el trolleo de redes sociales hasta la compra de información de los anuarios de los institutos y empresas de anillos, los servicios de reclutamiento militar saben lo que hay en el pensamiento de Johnny, si Johnny tiene novia, y lo que ella piensa sobre su decisión de alistarse. Los ordenadores de los reclutadores van cargados de información personal sobre los jóvenes de sus respectivas zonas de reclutamiento.

El sistema de de segmentación del ejército PrizmNE, comprado a Nielson Company, entre cuyos clientes están BMW, AOL y Starbucks, es un sofisticado sistema de mercadotecnia comercial que combina datos geográficos, demográficos y hábitos de consumo procedentes de potenciales clientes. Esta información se combina con datos de redes sociales como Twitter y Facebook, y el resultado es asombroso. Los reclutadores saben que Johnny lee revistas de lucha libre, pesa 70 kilos, puede levantar pesas de 100 kilos, conduce una camioneta Chevrolet, escucha “rock clásico”, y le gusta la pesca con mosca. El reclutamiento es un juego psicológico.

Los datos descritos arriba componen un retrato virtual de un recluta potencial, pero no incluyen las habilidades cognitivas de un soldado potencial. El Programa de Exploración de Carrera ASVAB proporciona este elemento crucial, algo que el Pentágono no puede comprar o encontrar en internet. El ASVAB es el examen militar de entrada que pasan los nuevos reclutas para determinar su aptitud para diferentes ocupaciones militares. El test también es usado como herramienta de reclutamiento en 12.000 centros de secundaria de todo el país. El test de 3 horas de duración es usado por los reclutadores para obtener información personal y sensible sobre más de 660.000 estudiantes de secundaria de todo el país año tras año, la enorme mayoría de los cuales tienen menos de 18 años. Los estudiantes hacen habitualmente el test en el centro de enseñanza sin que sus padres lo sepan o den su consentimiento. El ASVAB se usa para pre-clasificar informaciones en los centros de secundaria. Los resultados se pueden usar para el alistamiento durante dos años.

La Ley “Ningún niño rezagado” y los datos del test ASVAB son sólo dos corrientes de información que alimentan el monstruo de la base de datos JAMRS. El Sistema de Servicio Selectivo, que pide a los varones de 18 años de edad que se registren para un reclutamiento militar potencial, comparte su información con el JAMRS. Sólo el Servicio Selectivo tiene ya nombres y direcciones de 15 millones de varones de entre 18 y 25 años. A esto hay que añadir los datos del Departamento de Vehículos de Motor de la mayoría de estados.

Sitios web

El Departamento de Defensa tiene varios sitios web para el reclutamiento que recogen información sobre potenciales reclutas. A menudo, el ejército oculta sus verdaderas intenciones de reclutamiento. Por ejemplo, hay que escarbar bastante en el sitio www.asvabprogram.com para averiguar lo que significan esas siglas. El sitio web nunca explica que el propósito primario del ASVAB es producir informaciones para los reclutadores.

Paralelamente, www.myfuture.com, un sofisticado sitio web del Departamento de Defensa que proporciona unas opciones educativas, laborales y militares bastante sesgadas para los jóvenes de entre 16 y 24 años, nunca revela sus conexiones con el ejército. Se les pide a los usuarios que se registren para usar el sitio web y su información va directamente al reclutador del vecindario.
Cada una de las secciones, reservas y unidades de la Guardia Nacional tienen sus propios sitios web para recoger datos. La mayoría tienen presencia en Facebook, Youtube y Twitter. Los reclutadores pasan incontables horas trolleando estas fuentes.

www.todaysmilitary.com es un sitio militar obvio que recoge información sobre los usuarios. El ejército patrocina www.BoostUp.org, una campaña de prevención del fracaso escolar con presencia en Facebook, Myspace, Twitter y Youtube. Para los que abandonan los centros de enseñanza, el programa Job Corps forma a unos 60.000 jóvenes en sus delegaciones de todo el país. Estos jóvenes son intensamente cortejados por el ejército y a la mayoría se les pide que hagan el test ASVAB.

Para los estudiantes de alto rendimiento, el ejército patrocina www.ecybermission.com, un concurso web sobre ingeniería y matemáticas para el segmento entre 10 y 14 años, en el que compiten equipos por premios. El sitio web recluta embajadores y ciberguías para diferentes competiciones, los cuales deben completar una larga solicitud. También para los destacados www.March2Success.com es un sitio del ejército que proporciona consejos estandarizados para los exámenes a los estudiantes de secundaria. Los asesores de secundaria animan habitualmente a los estudiantes a que usen el servicio gratuito que cataloga el uso de los estudiantes con fines de reclutamiento.

www.armystrongstories.com es un sitio web militar de reclutamiento ostensiblemente dedicado a contar las historias del ejército. Aunque se invita a los soldados para que compartan su “perspectiva sin filtros” sobre la vida en el ejército, los envíos que no cumplen las directrices de contenido no se publican.

Hay más de medio millón de resultados para “US Army” solamente en My Space.
Los foros de Google y Yahoo también son terreno fértil para los reclutadores. Los reclutadores “merodean” en estos ámbitos, a menudo haciéndose pasar por potencial reclutas con preguntas para atraer respuestas. “¿Qué clase de trabajo puedo tener con una puntuación muy alta en el ASVAB?” es una de sus favoritas.

America's Army 3, clasificado “Para adolescentes. Violencia y sangre”, www.americasarmy.com, es el juego oficial del ejército de EEUU que compite con otras violentas ofertas. El juego se ha convertido en una de las herramientas de reclutamiento más efectivas del ejército. Los reclutadores merodean en el foro y envían comentarios sobre la utilidad de, por ejemplo, las granadas de humo M106. Usuarios de incluso 13 años acceden a que la información introducida “sea almacenada en una base de datos”.

Los reclutadores recopilan montañas de información durante las frecuentes y populares exhibiciones de material militar. Metódicamente reúnen pistas durante las exhibiciones aéreas y los desfiles y a raramente se pierden una feria de empleo, especialmente las de los centros de secundaria locales. El ejército también posee varias decenas de “furgonetas de la aventura”, trailers de 18 ruedas que peinan el país y visitan los centros de secundaria. A los chicos de los centros de secundaria les encanta escapar de la clase de Álgebra para soltar ráfagas con un rifle M16 simulado. Mientras, los reclutadores recogen datos en tarjetas y ordenadores que son enviados a la base de datos JAMRS.

El Cuerpo de Formación de Oficiales de la Reserva Juvenil (Junior Reserve Officer Training Corps – JROTC) es el más valioso programa de reclutamiento en las escuelas del ejército. Niños a partir de 13 años son preparados para ser oficiales. Hay unidades del JROTC en más de 3.200 centros de secundaria por todo el país, donde los estudiantes llevan a cabo instrucción militar y participan en programas de puntería. JROTC proporciona una tubería directa para el alistamiento militar.

Pat Elder