La OTAN y las armas nucleares: un desafío en toda Europa


Es hora de sacar las armas nucleares fuera de Europa. Mientras la OTAN cumple los 60, la OTAN tiene que recibir el mensaje de que no necesitamos armas nucleares ni a la OTAN. Diseñadas para la guerra fría, las armas nucleares son algo peor que irrelevantes en el contexto actual de seguridad. Incluso entre los militares, estas armas son cada véz más percibidas como “cosa del siglo pasado”, militarmente inadecuadas y un sumidero de recursos que los militares reclaman como necesarios para las guerras convencionales.


Incluso en lo más álgido de la guerra fría, los únicos miembros de la OTAN que poseían armas nucleares eran los EEUU y el Reino Unido (cuyas armas, desde 1958, han estado más o menos bajo control de EEUU). Mientras que en teoría tanto las armas nucleares de EEUU y RU son parte del arsenal nuclear de la OTAN, en lo referente a su despliegue, cada estado (en el RU en teoría, pero no en la práctica) asume la responsabilidad del mando. Aunque Francia es miembro de la OTAN, sus armas nucleares son independientes de la OTAN.


Hay señales de cambios. Aunque los EEUU, RU y Francia han comenzado a desarrollar cada uno nuevos sistemas de armas nucleares, todos fueron condenados por su continua proliferación en 2008 por la mayoría de los estados sin armas nucleares miembros del Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares (NPT en inglés). En Europa, tanto Alemania como Noruega han estado presionando por una revisión eshaustiva de la política de control de armas, y entre los estados europeos que poseen armas nucleares de EEUU hay una creciente oposición política y pública. En febrero Obama anunció la prioridad de la reducción de armas nucleares, con la intención de reducir las viejas tensiones de la guerra fría, proponiendo que tanto los EEUU como Rusia reduzcan sus cabezas nucleares a 1000 en las negociaciones sobre el tratado START de 1991 que se iniciarán a finales de este año.


Los activistas pueden sacar provecho de estos movimientos. Dado que la OTAN cumple 60 hay señales de que en abril empezará a revisar el Concepto Estratégico – su política de armas nucleares. Hay también indicadores de que tanto los EEUU como los estados europeos que las alojan, están buscando una ocasión para eliminar las armas nucleares tácticas de Europa, sin desprestigiarse. 
Las armas nucleares de EEUU están alojadas en Bélgica, Alemania, Italia, Holanda y Turquía bajo el Concepto Estratégico, con un acuerdo conocido como “participación nuclear”. Probablemente hay un máximo de 350 armas tácticas nucleares de EEUU en Europa. “Bombas de gravedad” B-61están instaladas en la base aérea de Keine Brogel en Bélgica, Buchel en Alemania y Volkell en Holanda. Italia acoje entre 70 y 90 armas en Aviano y Ghedi Torre, otras 50-90 están localizadas en la base aérea de Incirlik en Turquía. Hasta que fueron retiradas en julio de 2008, había más de 110 en Lakenheath en el RU. A excepción de Turquía, estas bombas pueden ser lanzadas tanto por pilotos y aviones de EEUU como de cada estado anfitrión.


Según la ley internacional, la “participación nuclear” es ilícita. El NPT prihíbe a los estados con armas nucleares (NWS en inglés) como los EEUU transferir armas nucleares – incluído el control directo o indirecto de las armas nucleares – a estados sin armas nucleares (NNWS en inglés) como Bélgica, Alemania, Italia, Holanda y Turquía. También prohíbe a los NNWS recibir esas armas. Los EEUU argumentan que esto no viola el NTP porque establecieron los acuerdos mucho antes de que el NTP entrara en vigor. Pero incluso en los EEUU hay poco apoyo a esta posición. Según una encuesta reciente más de la mitad de los ciudadanos estadounidenses consideran que compartir armas nucleares puede ser una violación del NPT y que debe terminar.


De igual manera, pocos estados “anfitriones” ponen mucho entusiasmo en la participación nuclear. Mientras que el gobierno alemán ha afirmado oficialmente que continuará acogiendo armas de EEUU en el “futuro inmediato”, según la ONG BASIC esta política puede entrar en debate pronto cuando el gobierno alemán tenga que decidir si reemplaza el avión Tornado (que actualmente porta las B-61) por el Typhoon Eurofighter. El gobierno informó al parlamento en 2004 que no piensa certificar los Typhoon para portar armas nucleares.
Según Hans M. Kristensen, más del 70% de los alemanes e italianos quieren que su país y Europa esté libre de armas nucleares, más del 63% en Bélgica y Holanda se opone a la participación nuclear. Las cifra es más del 88% en Turquía, siguiendo a la masiva oposición pública a la presencia de fuerzas de EEUU en la guerra de Iraq. Cualquiera de estos estados puede en cualquier momento dejar de tomar parte, como ya han hecho Grecia, Corea del Sur y Japón (véase http://www.basicint.org/gtz/gtz11.htm).


En el Reino Unido en Complejo de Armas Nucleares en Aldermaston, un enorme programa de construcción está preparando al RU para construir un sucesor del Trident. El sistema del RU, desde los cuerpos de los misiles (arrendados a los EEUU), a las empresas estadounidenses que dirigen Aldermaston para el gobierno del Reino Unido (Lockheed Martin y Jacobs Engineering), al nivel fijar los objetivos, está sujeto al control de EEUU. Desde el Acuerdo de Defensa Mutua de 1958 Aldermaston ha desarrollado cabezas nucleares con instalaciones colaboradoras en EEUU. Informes recientes confirman que Aldermaston está ayudando al depauperado Programa de Reemplazamiento Confiable de Cabezas Nucleares, bajo la apariencia de desarrollar lo que el RU denomina su Cabeza Nuclear de Alta Garantía.


En Francia, aunque Sarkozy en 2008 anunció una reducción de las armas nucleares tácticas montadas en aviones, nuevos misiles M-51 equipados con cabezas nucleares estarán listos para su despliegue en 2010. Hay también indicios de que la actual estrategia nuclear francesa puede cambiar, ya que Sarkozy insinuó un mutuo acercamiento en política nuclear con el RU, concibiendo ambos arsenales nucleares para la “defensa” de Europa.



Tiempo de actuar


Incluso la OTAN admite que no planea usar sus armas nucleares. El actual Concepto Estratégico de la OTAN afirma: “las fuerzas nucleares de la OTAN continúan jugando un papel esencial en la prevención de la guerra, pero su papel es ahora fundamentalmente político y no estarán más dirigidos contra una amenaza específica”.


El debate sobre si las armas nucleares previenen la guerra se perdió hace mucho tiempo. Mientras los EEUU y el RU aspiran a otra generación “política” de misiles balísticos Trident de largo alcance, no hay razones políticas para las armas nucleares tácticas. Incluso bajo el mandato de Bush el Pentágono estaba considerando la posibilidad de rebajar o acabar con su despliegue en Europa. Según un análisis reciente de BASIC, “la administración Obama... sondeará la opinión [sobre la retirada] en toda la Alianza entre los estados partícipes antes de hacer cualquier cambio significativo”. Mediante presión política, su retirada puede convertirse en realidad, y es necesario hacerlo antes de que los EEUU publique su prometida nueva Revisión de la Postura Nuclear a finales de 2009 o principios de 2010. Tanto el gobierno de los EEUU como los europeos tienen que recibir el mensje.


Es también el momento de evitar que la OTAN revise su política de ataque nuclear preventivo. De momento el “primer uso” que ha sido la doctrina de los EEUU desde la Revisión de la Postura Nuclear de 2002, ha sito resistido hasta ahora por la OTAN, pero la presión por el cambio – incluída la de ex-jefes militares- se ha incrementado desde 2008. Tenemos que asegurarnos de que la OTAN rechaza la doctrina de EEUU y abraza la postura actual.


En los 80 un enorme movimiento antinuclear en todos los estados miembros de la OTAN condujo al éxito librándose de los misiles Pershing y Cruise de EEUU. El 2009 ofrece la oportunidad de librarse de los restos de la guerra fría y sacar las armas nucleares de EEUU fuera de Europa, como primer paso en la desmantelación del arsenal nuclear de la OTAN. El siguiente paso será detener el despliegue de la próxima generación de armas nucleares Trident en el Reino Unido y la retirada del nuevo sistema de armas de Francia (y si se pueden creer las insinuaciones de Sarkozy sobre su entrada en el arsenal nuclear de Europa). Tenemos la oportunidad de librar a Europa de armas de destrucción masiva. Usémosla.



Sian Jones

Sian Jones es activista en el Campamento de Paz de Aldermaston

http://www.aldermaston.net