¿Entrenamiento para qué? - no todo son estrategias y tácticas.

Con el nuevo formato electrónico de El Fusil Roto queremos aprovechar la oportunidad de contactar con la red de la IRG mediante los foros de nuestro remodelado sitio web. Este artículo se publicará en el foro de la IRG e invitamos a todos a responder.

El entrenamiento en noviolencia se asocia normalmente con nuestra preparación para el trabajo contra la opresión, el racismo, la ocupación, la guerra, abusos de derechos humanos, etc. Pero también para estimular el proceso de construcción de alternativas, en nuestras estructuras organizativas, en nuestras formas de relación con el poder, creación de economía alternativa, etc. El entrenamiento en noviolencia es una de las principales vías por las que el movimiento noviolento comparte sus saberes - aprendiendo del trabajo de los demás y nuestra propia experiencia. Los entrenamientos pueden aumentar el efecto que tu grupo tiene en los demás, ayudarte a funcionar mejor en una acción y manejarse mejor con los riesgos y problemas que se planteen y ampliar tus horizontes de actuación. Básicamente el entrenamiento en noviolencia ayuda a crear un espacio seguro para probar y desarrollar nuevas ideas o para autoanalizar y evaluar experiencias.

Manifestación de OTPOR en SerbiaManifestación de OTPOR en Serbia En la actualidad, el entrenamiento tiene diversas formas. Si has tomado parte en uno, probablemente fuera como preparación para una acción, para ayudarte en el desarrollo de una campaña o puede que para entrar en contacto con la noviolencia. En este artículo quiero centrarme en un enfoque específico del entrenamiento en noviolencia que se ha desarrollado a través de los años y que tiene algunos aspectos conflictivos.

No todo son estrategias y tácticas

Para estudiar el problema me centraré en dos organizaciones - el Centro Internacional para el Confilcto Noviolento (ICNC) en Washington DC y el Centro para la Aplicación de Acción y Estrategias Noviolentas (CANVAS) en Belgrado. El ICNC fue fundado en 2001 por Peter Ackerman y Jack DuVall, autores de ''A Force More Powerfull'' ("Una Fuerza Más Poderosa"), un profundo estudio sobre el uso de la acción noviolenta para conseguir el cambio social. Su principal fundador parece ser el mismo Peter Ackerman. El ICNC se define a sí mismo como "una funcación educativa independiente, sin ánimo de lucro que desarrolla y promueve el estudio y uso de estrategias civiles, no militares, para implantar y defender los derechos humanos, la democracia y la justicia en todo el mundo". Tiene tres lineas de trabajo principales para promover la noviolencia:

* educar a la gente en general
* influir en las políticas y la cobertura mediática
* formar activistas

Su entrenamiento surge como parte del trabajo de formación de activistas. Proporcionan bajo petición apoyo en talleres sobre conflicto noviolento.

Durante varios años el ICNC ha trabajado en estrecha colaboración con formadores procedentes de OTPOR, el grupo más dinámico en el movimiento que derrocó a Slobodan Milošević. Este grupo de formadores creó el Centro para la Aplicación de Acción y Estrategias Noviolentas (CANVAS). Su fin es "un mundo libre de violencia, en el que cada conflicto político sea resuelto mediante lucha noviolenta... Los formadores y consultores de CANVAS apoyan los movimientos democráticos noviolentos mediante la transferencia de conocimiento sobre estrategias y tácticas para la lucha noviolenta. La CANVAS Supporting Active Network (Red de Soporte Activo de CANVAS) presente en cuatro países promueve y aboga por la lucha por la democracia en todo el mundo".

El principal objetivo de estas organizaciones es llevar la democracia por mecios noviolentos a todo el mundo. Democracia en términos de derecho de sufragio, libertad de expresión, derechos humanos y en algunos casos también libre mercado. Ambas organizaciones afirman que su agenda no es política, sólo pro-democracia y pro derechos humanos. Pero al mismo tiempo los principales movimientos que emplean como ejemplo de su modelo son las denominadas "revoluciones de colores" en Serbia, Georgia y Ucrania. En estas luchas de poder popular, había planes claros sobre cómo deshacerse de regímenes claramente corruptos, pero cuando llegó el momento de construir la nueva sociedad, los nuevos poseedores del poder no han resultado demócratas modélicos. Es más, en Ucrania, una facción del Pora - el grupo juvenil activo en la "Revolución Naranja"- no sólo ha empujado a Ucrania a entrar en la OTAN, sino a volver a tener bases de armamento nuclear (como en la época soviética, pero esta vez apuntando en el otro sentido)

El modelo de estrategia para el conflicto noviolento incluye entender a tu enemigo, crear grandes grupos de activistas, dar gran importancia a tus estrategias de comunicación, reclamar elecciones, llevar a cabo una campaña electoral y vigilar la propia elección para evitar fraudes. También tiene que ver con promocionar la noviolencia, haciéndola atractiva y vendible para ganar apoyo. No incluye, en cambio, demasiado sobre los valores de la noviolencia o cómo se prevé una sociedad noviolenta. Esta estrategia puede ser muy eficaz en el derrocamiento de regímenes, pero la noviolencia debería también tener que ver con lo que se quiere construir después. Dado que estas organizaciones afirman que su trabajo no es político, se muestran alegres apoyando iniciativas que se oponen a estos regímenes pero parecen menos preocupadas sobre lo que vendrá después.

El enfoque de los materiales creados por CANVAS son todos sobre tácticas eficaces. Si vas al sitio web de CANVAS puede que te impacten algunos de los téminos que utilizan: campo de batalla, para explicar donde los movimientos noviolentos se han enfrentado a regímenes dictatoriales; armamento, que consta de lo que llaman "arsenal convencional" - creación de grupos o movimientos, comunicación y acción - y un "arsenal no convencional" que incluye "Cómo actuar en el ciberespacio (usando internet) y cómo actuar con recursos humanos y materiales limitados (uso de estilo de guerrilla de propaganda cuando lanzas tu mensaje).

Cuestiono esta perspectiva de "ganar una guerra noviolenta". Sí, nosotros queremos que nuestras campañas tengan éxito, pero no a cualquier precio. Nuestro objetivo final es trabajar en la construcción de la sociedad en la que queremos vivir, con justicia e igualdad. Podemos aprender mucho de la gran experiencia en desarrollar estrategias para el conflicto noviolento, pero también necesitamos ver sus limitaciones y recordar la insistencia fundamental de la noviolencia en la coherencia entre los métodos empleados y los fines deseados. ¿Es lo que ocurrió tras las "revoluciones de colores" lo que nosotros entendemos por una revolución noviolenta? Yo no lo creo.

Javier Gárate