Tratando el tema del género en los entrenamientos en la noviolencia

Este artículo surge a raíz del material publicado en el Manual Para Campañas Noviolentas y de una sesión sobre género y noviolencia celebrada en el Intercambio Internacional sobre entrenamiento en la noviolencia de la IRG en Bilbao en Octubre de 2008.

Tal vez parezca simple y obvio que queramos que tanto hombres como mujeres se involucren en nuestra lucha en contra de la guerra y la injusticia. Sin embargo, si queremos explotar al máximo el talento de la gente, así como su energía y perspicacia, necesitamos tener en cuenta la conciencia de género a la hora de organizarnos y de diseñar nuestras campañas, y a la hora de llevar a cabo los entrenamientos para la acción.

Nonviolence training and gender, Thailand,2004Nonviolence training and gender, Thailand,2004¿Por qué? Porque el género y las definiciones que hace nuestra sociedad de los roles masculinos y femeninos, de la masculinidad y feminidad, nos influye a todos. Y porque las tradiciones que han definido la masculinidad como dominante, agresiva y controladora, y la feminidad como débil, sumisa y servicial nos han afectado profundamente a cada uno de nosotros. La conciencia de género nos ayuda a asegurarnos de que en nuestras acciones y campañas noviolentas no perpetramos las mismas injusticias que estamos intentando evitar.

En campañas antimilitaristas, la conciencia de género y el análisis basado en el género son también herramientas muy útiles a la hora de crear una estrategia efectiva. El género es un elemento en todos los conflictos. Tal vez no sea la causa directa de un conflicto, pero los distintos conceptos que tiene la gente de la masculinidad y la feminidad son la esencia de por qué y cómo lucha la gente. Los sistemas militares están construidos para funcionar basados en ciertas ideas y supuestos sobre los papeles masculinos y femeninos. Para crear estructuras noviolentas y sistemas para resolver conflictos, necesitaremos crear nuevos supuestos y expectativas sobre el género.

¿Por qué deberían tratar los movimientos de paz el tema de la violencia de género?

Una perspectiva del género ayuda a comprender el trabajo por la justicia y por la paz. Las ideas sobre la masculinidad y la feminidad son las raíces de la violencia y se utilizan para apoyar conflictos armados. El nivel de violencia hacia las mujeres y niñas durante los periodos de paz es un indicador importante de qué justa y pacífica realmente es una sociedad. Las organizaciones por la paz y la justicia que quieren acabar con la violencia de la guerra serán más efectivas si entienden y desafían todo el espectro de violencia existente en su sociedad.

Los supervivientes de la violencia de género durante un periodo de guerra saben que la reconciliación es imposible sin justicia de género. También se tiene que acabar con el silencio que rodea el tema de la violencia sexual hacia hombres y niños durante una guerra. Los movimientos por la paz no pueden ignorar los problemas relacionados con el género y la guerra, como por ejemplo el aumento de militarización de las mujeres, las habilidades y el liderazgo que mujeres y niñas podrían aportar en la consolidación de la paz, y cómo las expectativas sobre el género fomenta el que los hombres luchen.

¿Por qué es importante una perspectiva sobre el género para nuestro trabajo?

Aquellas personas que trabajan por el cambio social suelen asumir que no hacemos ningún tipo de suposiciones sobre el género y que por lo tanto no tenemos necesidad alguna de aprender y de realizar cambios en nosotros mismos. Ser conscientes y cambiarnos a nosotros mismos así como la dinámica dentro de nuestras organizaciones sobre los problemas del género es una importante transformación personal y organizacional que en sí misma desmantela la violencia estructural en la sociedad.

Es difícil trabajar sobre el tema del género porque trata de cada uno de nosotros y no podemos evitarlo. Puesto que nos afecta de manera directa, a menudo sentimos temor cuando se plantea este tema. No sabemos cómo tratarlo o no queremos, y tememos crear más conflicto o división. Muy a menudo es más fácil decir que no es nuestra prioridad. Para ayudarnos podemos buscar ejemplos de otros grupos y movimientos que han empezado a plantearse estas cuestiones.

¿Por qué el género debería formar parte del entrenamiento de noviolencia?

Puesto que las mujeres son la mitad de cada comunidad y dado que las labores de consolidación de la paz son tan importantes, hombres y mujeres deben ser compañeros en el proceso de consolidación de la paz y la lucha noviolenta.

Puesto que el sexismo, el racismo, la discriminación clasista, étnica y religiosa tienen su origen en las creencias de que algunas personas son intrínsicamente “mejores” que otras, la capacitación de la mujer debería considerarse como intrínseca en el proceso de creación de paz. Al igual que otras estructuras sociales que consideran a unas personas superiores a otras, la creencia sexista de que la vida de las mujeres vale menos que la de los hombres lleva a la violencia contra la mujer. Cuando las mujeres se involucran en la consolidación de la paz, a menudo desafían estas creencias sexistas así como otras estructuras discriminatorias.

Puesto que en muchas culturas las mujeres son las principales responsables del cuidado de la familia, muchos sufren cuando las mujeres son oprimidas, victimizadas y excluidas de la consolidación de la paz. Su puesto tan central en la vida comunal hace que su participación en la consolidación de la paz sea esencial.

Puesto que las mujeres tienen capacidad tanto para la violencia como para la paz, éstas deben ser alentadas para que utilicen sus dones para la consolidación de la paz.

En muchas ocasiones, en muchas comunidades del mundo se excluye a las mujeres de la toma de decisiones públicas, de liderazgo y de las oportunidades educativas. Por ello es importante crear un entrenamiento específico para dar más poder a las mujeres para que utilicen sus dones en la consolidación de la paz.

Puesto que los hombres y las mujeres viven la violencia y la paz de modo distinto, se debe permitir y animar a las mujeres para que aporten sus propias visiones y su talento al proceso de creación de paz.

Puesto que las mujeres han demostrado en todo el mundo que son buenas constructoras de la paz, es necesario animar a más mujeres a que se involucren en procesos de consolidación de la paz como queda estipulado en la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Lista de herramientas/ejercicios que se pueden utilizar para los entrenamientos de género y noviolencia

Statues exercise in BilbaoStatues exercise in Bilbao
Nombres de famosos categorías 10/10

Pidale a la gente en un grupo que dé nombres de famos@s para estatuas que se instalarán en un enorme parque nuevo. Políticos, músicos, actores, etc. Luego analizar el equilibrio de género.

Cena familiar

Dividanse en pequeños grupos de 5-6 personas. A cada grupo se le pide que escenifique una situación de su infancia en la cual estaban todos los miembros de su familia. Dibujar la escena en la cual todo el mundo se encuentra en la sala y comenzar un debate sobre los distintos papeles que ambos géneros juegan en la escena. Continuar debatiendo cómo se podrían desmilitarizar esas escenas.

Mensajes sobre si se es o no un “buen” hombre/mujer

Dividir el grupo en hombres y mujeres, pedirles que escriban en una caja todos los mensajes que reciben de la sociedad sobre cómo ser un hombre o cómo ser una mujer. Luego cada grupo debe escribir todos los insultos que se les diría si no se comportasen como hombres y mujeres, como así también los insultos que recibirían si quisiesen “salirse de la caja”. A este ejercicio sigue un intercambio de impresiones y sentimientos experimentados durante el ejercicio.

El cuarto oscuro

Se puede realizar si hay confianza entre los miembros del grupo. Se cubren los ojos y se elige a alguien al azar y se le da un masaje por todo el cuerpo. Luego se cambia de pareja. Tras el ejercicio se habla sobre el hecho de no saber si se le está dando el masaje a un hombre o a una mujer y sobre lo que se ha sentido, sobre el placer y la sexualidad.

Seguimiento de los oradores/comentarios

Durante una reunión una persona se encarga de apuntar quién habla y qué tipo de comentarios hace. Si su contribución es la respuesta a una pregunta o si se trata de preguntas y reflexiones. Al término de la reunión se leen los apuntes y se intenta entender la estructura de poder dentro del grupo.

La pecera

El grupo se separa en hombres y mujeres y mantienen conversaciones distintas sobre el tema de cómo el género les afecta en su activismo. Después se realiza un debate en la pecera (pequeño grupo al interior del grupo amplio) en el cual una de las partes habla y la otra sólo puede escuchar. Apuntar cuáles son las diferencias y similitudes entre los dos grupos.

Un video – Socio-Drama

Se muestra un fragmento de un video. Se detiene a la mitad y se escenifica lo que se cree que va a ser el final. Después se ve el final del video y se debate sobre las razones por las cuales asumimos un final en concreto en relación a los roles de cada género.

Estatuas

Se coloca a un hombre y a una mujer en distintas posiciones en las cuales uno de ellos tiene el control y el otro es sumiso. El grupo describe lo que ve. Lo que piensan cada uno de ellos y por qué están colocados/sentados de ese modo.

Luego intercambian las posiciones y se vuelve a preguntar al grupo.

Autobús

Se colocan sillas como si fuesen asientos de un autobús y se le pide a la gente que se siente. Se observan las diferencias entre hombres y mujeres. Luego se les pide que intenten actuar como si fuesen del sexo opuesto.

Traducido por Nayua Abdelkefi