Noviolencia en Corea del Sur

No hace tanto tiempo que se empezó a usar el concepto de "lucha noviolenta" en los movimientos sociales de Corea.

Todavía, mucha gente de los movimientos sociales tiene una sensación negativa sobre este concepto. Consideran la "noviolencia" como una forma de lucha débil, pasiva y no-resistente, y estas percepciones parecen provenir de la un tanto especial Historia que muchos coreanos han experimentado.

En Corea del Sur hubo una dictadura militar durante más de 30 años tras el periodo colonial japonés y la Guerra de Corea. Durante esa época la gente tenía aspiraciones de democracia y libertad y muchos de ellos comenzaron a oponerse al gobierno coreano. El gobierno respondió al pueblo con el terror, movilizando las fuerzas armadas. Bajo estas circunstancias, se consideraba normal que la gente se enfrentara al gobierno con métodos violentos. Se armaron y denominaron a su actividad violenta "violencia resistente".

Hoy en día, el Estado todavía usa con frecuencia la violencia contra la gente, especialmente la violación de los derechos humanos por parte de la policía en las manifestaciones. Muchos activistas opinan que no hay otro camino salvo la "lucha violenta" y que la "lucha noviolenta" no es una estrategia eficaz.

Sin embargo, la "lucha noviolenta" está empezando a ser aceptada por algunos grupos como ya lo es la "paz" y la "noviolencia".

"La forma de lucha noviolenta" ha tenido influencia en la gente que no está de acuerdo con la resistencia violenta.

Ha habido un tipo de resistencia noviolenta desde los 80, como la de los estudiantes que rechazaban estar en la vanguardia contra el norte, la proclamación de soldados y política de combate que revela toda la violencia que experimentaron en el tiempo de servicio militar y la objeción civil al interrogatorio por policías.

Pero el concepto de "noviolencia" en tales contextos se aproxima más a un simple modo de resistencia.

En la sociedad coreana, los objetores de conciencia al servicio militar obligatorio son considerados como los primeros pacifistas sinceros que adoptan la noviolencia como una filosofía de vida. Los objetores de conciencia abogan por el derecho a rechazar órdenes inaceptables del Estado, en que prevalecen el nacionalismo y el militarismo, y han apelado a los buenos sentimientos de las personas, mostrándoles al ejército, las armas y la guerra. La gente se sintió profundamente impactada cuando vieron a objetores de conciencia que preferían ir a la cárcel durante 18 meses antes que llevar armas. Se han dado cuenta de la importancia de los actos de los objetores de conciencia al ver las continuas guerras causadas por los EE.UU. e Israel.

El grupo de trabajo por la objeción de conciencia en Corea se centra ahora en proporcionar el apoyo necesario, tanto legal como psicológico, a aquellos que se preparan para ser objetores. También se ocupa de que el público conozca el significado de la objeción de conciencia a través de varias actividades como conferencias de prensa, foros, campañas y acciones directas. El número de objetores de conciencia en Corea es todavía pequeño y las penas contra ellos excesivas, por lo que es muy importante apoyarlos constantemente, para que no se sientan aislados.

Influídos por el movimiento de objeción de conciencia, hay muchos grupos alternativos que adoptan el pacifismo noviolento como principal filosofía en su lucha. Estos grupos juegan un importante papel en la lucha contra la ampliación de la base de EE.UU. en Pyeongtaek. Emplean diversas tácticas y acción directa noviolenta, estableciendo un gran contraste respecto a las anteriores formas de lucha.

Estos "nuevos" grupos de trabajo mantienen el proyecto "making peaceful village". Están intentando convertir el viejo edificio, que los habitantes han abandonado tras negociar con el gobierno coreano, en una biblioteca, café y albergue repleto de obras de arte, con la ayuda de varios artistas. Este año, la policía y el ejército han tomado severas medidas, pero mucha gente ha realizado acciones directas noviolentas para proteger el pueblo, tales como hacer una barricada sin armas, sentadas en las excavadoras, y otras tácticas preparadas. Incluso aunque los medios mayoritarios no están interesados en estas luchas noviolentas, mucha gente sabe lo que ocurrió en la zona de Pyeongtaek y apoya la lucha contra la ampliación de la base estadounidense.

Hasta ahora, la noviolencia no era una ideología principal en los movimientos sociales en Corea. Cuando Kang Chul-min, que se encontraba en el servicio militar activo, declaró su objeción de conciencia en 2003, hubo un conflicto de opiniones sobre si la sentada debería continuar o no. Y también hubo problemas cuando muchos estudiantes universitarios declararon pre-objeción de conciencia siguiendo instrucciones de su grupo. Estos problemas se dieron porque los grupos pensaron en la objeción de conciencia como una estrategia o un acontecimiento, no como una acción directa en la vida de una persona. Ahora cada vez más y más personas adoptan la noviolencia como medio de lucha contra la ampliación de la base de EE.UU.

Solidaridad Coreana por la Objeción de Conciencia