Entrevista con Lazaros Petromelidis, Objetor de Conciencia griego.

Lazaros Petromelidis es un objetor de conciencia griego que ha sido perseguido por sus convicciones desde 1992. Él habló con Kat Barton sobre su larga lucha por el reconocimiento de su derecho a rechazar el servicio militar.

KB: ¿Cuándo te diste cuenta por primera vez que tu conciencia no te permitiría participar en el ejército?

LP: En 1991, cuando terminé en la universidad me tocaba entrar en el ejército - aunque ya sabía algo sobre los primeros OC en 1987/88, así que no era algo nuevo para mí.

KB: ¿Por qué eres objetor de conciencia?

LP: Nunca podría imaginarme dentro del ejército. Quiero tener el derecho de elegir servir de otra manera. Nadie cuestiona por qué debemos servir en el ejército, pero ¿por qué tenemos un ejército de más de 100,000 personas? - son demasiadas- y ¿por qué destinamos tanto dinero al ejército?

KB: ¿Qué hiciste cuando fuiste llamado a filas por primera vez?

LP: Escribí una carta manifestando que no quería ir pero estaba dispuesto a hacer un servicio alternativo.

KB: ¿Cómo fuiste tratado por el ejército y las autoridades griegas al declararte objetor de conciencia?

LP: ¡Las autoridades contestaron mi carta en menos de 2 horas después de recibirla! Dijeron que no había servicio alternativo en Grecia, así que tenía que ir al ejército. Mi carta era algo extraño para ellos. Aunque conocían la OC por otros objetores, no querían aceptarla. Me preguntaron por qué no quería ir. Me dijeron que no era algo malo, que yo era un hombre joven culto y que ¡no debía destruir mi vida!

KB: ¿De qué apoyo disponías cuando te declaraste objetor de conciencia?

LP: Tenía el apoyo de la Asociación de Objetores de Conciencia Griegos, así que podía hablar con gente que tenía el mismo problema que yo.

KB: ¿Qué opinan tu familia y amigos de que seas objetor de conciencia?

LP: Mis amigos lo aceptaron como mi decisión. Mi familia estaba muy asustada porque era algo muy nuevo para ellos. Temían un conflicto con el ejército. No quiero discutir con ellos porque les resulta difícil. Mi padre me dijo: "Esto es algo muy serio - lo que estás haciendo- piensa en el tribunal militar."

KB: ¿Cómo te han afectado tus convicciones y la reacción de las autoridades griegas ante éstas?

LP: Entre 1992 y 1996 no hubo problemas - nadie me molestó durante esos cuatro años. Pero todo el mundo sabía que en 1997 la nueva ley se aprobaría y entonces el ejército querría castigar a los OC. En aquellos días, muchos de nosotros tuvimos que ser detenidos y encarcelados antes de que pudiéramos reclamar el estatus de OC y el derecho de prestar un servicio civil. Era simplemente venganza contra los antiguos objetores.

Personalmente, había una diferencia con otros objetores porque yo decidí vivir en una dirección conocida - mi casa- mientras los demás objetores de conciencia dejaron sus casas para evitar ser detenidos.

KB: ¿Cuántas veces has sido encarcelado y por qué?

LP: Tres veces. La primera fue en 1998 por evasión de reclutamiento. Después, en 1999, tenía el estatus de Objetor de Conciencia, pero fui encarcelado por rechazar cumplir un servicio civil de 30 meses. Si hubiera ido al ejército, habría cumplido 4 meses - ¡No se puede comparar 4 meses con 30 meses!

La tercera vez que fui encarcelado fue en 2001. Aquí en Grecia te llaman a filas cada 3 meses, así que te reclutan, te niegas, eres encarcelado y luego vuelto a ser llamado a filas otra vez 3 meses después. ¡No podía ser castigado cada 3 meses por no querer ir al ejército!

Realmente tendría que estar en la cárcel ahora mismo - en diciembre de 2004 fui condenado en mi ausencia a dos años y medio de prisión- puede que llegue un día que decidan detenerme. Estoy en sus manos - no puedo hacer nada.

KB: ¿Cómo han cambiado las actitudes frente al servicio militar obligatorio y la objeción de conciencia desde que te declaraste OC por primera vez?

LP: Al final de los 80 y principios de los 90, el ejército era considerado una cosa normal por los chicos griegos - era aceptado. Nadie preguntaba "¿Por qué tengo que ir?" Creo que ahora muchos chicos no quieren ir, así que no lo hacen o se van a un país extranjero. Pero no lo dicen públicamente - tienen miedo. Es fácil acudir a un hospital público y decir que estás loco o eres alcohólico y conseguir un documento que diga que no eres apto para el servicio. Sucede bastante en Grecia - puede que unas 3000 ó 4000 personas usen este método cada año.

Desde que me hice objetor de conciencia por primera vez ha habido cambios. El principal problema es la duración del servicio civil. Ahora hay una nueva ley y el servicio civil es el doble que el servicio militar menos un mes. Yo creo que es preferible que exista esta ley a que no haya ninguna.

Creo que cada año mejorará. Ahora no somos muchos: no más de 100 objetores por motivos ideológicos y unos 1000 por motivos religiosos - en su mayor parte Testigos de Jehová - pero no luchan públicamente - no son tan activos como nosotros. Si hubiera más objetores, sería mejor.

KB: En una situación ideal, ¿qué medidas tomarían las autoridades griegas con los objetores de conciencia?

LP: Necesitamos que el servicio alternativo tenga la misma duración que el servicio militar.

KB: ¿Qué consejo darías a los griegos que se plantean solicitar ser reconocidos como objetores de conciencia?

LP: Que no tengan miedo.

KB: ¿Alguna vez tienes dudas sobre seguir con tu lucha?

LP: No, no, no!

KB: ¿Qué puedes decir sobre el movimiento griego de OC - tal como está, cómo es su desarrollo y su futuro?

LP: No somos un movimiento, pero tenemos voz.

Los últimos 2 años ha habido un incremento numérico por los jóvenes que se nos han acercado. Tratamos de convencerles de que no tienen que tener miedo y de que los apoyaremos si deciden hacerlo público. Este es un trabajo importante para nosotros. La sociedad griega no habla de la OC - nosotros iniciamos la polémica al final de los 80 y la continuaremos.

Cambiamos cosas - pero no somos muchos. Hay algunos objetores que no quieren trabajar con la asociación - se declaran objetores pero trabajan solos. No esperamos más de dos ó tres casos al año - pero es mejor que uno al año como teníamos antes, así que ¡está muy bien! Somos pocos pero hemos hecho mucho en comparación con nuestra capacidad.

En diez o veinte años, Grecia tendrá un ejército profesional y entonces no necesitaremos un movimiento de OC como ahora. Hasta entonces, seguiremos adelante.