Más de 100 países adoptan tratado para prohibir bombas de racimo

Los sobrevivientes de las bombas en racimo y miembros de la colación contra las bombas de racimo han acogido con satisfacción la adopción formal de la Convención de Municiones de Racimo por más de 100 países. Este histórico tratado prohíbe el uso, producción, el almacenamiento y la transferencia de todas las actuales y futuras bombas de racimo. Para mantener la presión sobre los gobiernos y asegurar que el tratado entre en vigor, los miembros de la coalición han dado inicio hoy al Tratado del Pueblo. "La adopción de este tratado ha intensificado el estigma que acompaña a las bombas de racimo. Todo depende de los países para convertir el texto en realidad ", dijo Thomas Nash, coordinador de la coalición. Después de la adopción formal del texto en Dublín, la firma del tratado tendrá lugar en Oslo a principios de diciembre de 2008. Para que el tratado entre en vigor debe ser ratificado por 30 países. La labor de prohibir las municiones de racimo está lejos de ser completada: Seis de los mayores productores de municiones de racimo no han aprobado el tratado. Estados Unidos, Rusia, China, Israel, Pakistán y la India no asistieron a la reunión y dejaron muy claro que no van a firmar el tratado. Tres de esos países - EE.UU., Rusia y China juntos poseen más de mil millones de municiones de racimo, que es más de lo que tienen todos los demás países juntos. El tratado no logró prohibir un cierto número de municiones de racimo que no se incluyeron en el tratado, como las súper inteligentes bombas de racimo que contienen menos de 10 sub-municiones, como por ejemplo el modelo alemán Smart 155. El tratado permite la cooperación militar con países no firmantes, lo cual autoriza vender estas armas “en caso de ser solicitadas” por estos países. Otros pasos en la prohibición de todas las municiones de racimo, debería ser la de prohibir la inversión en la producción de esas armas. El tratado es un paso importante, pero se necesita mucho más trabajo y presión por parte de las organizaciones civiles para una verdadera eliminación de las bombas de racimo. Para más información http://www.stopclustermunitions.org Traducción: Manuel Gárate