Falta solidaridad con Ucrania

BJörn Kunter

La propaganda rusa y el Movimiento Internacional por la Paz

El movimiento de liberación en Ucrania ha recibido mucha atención internacional durante los actos del Euromaidán, pero muy poco apoyo internacional. En cambio, fue víctima de una campaña de difamación internacional. Esto se puede explicar en parte por los fracasos del movimiento, puesto que algunos de los manifestantes se volvieron violentos y el movimiento fracasó en denunciar sus propios elementos derechistas. Pero más importante, el movimiento por la paz, especialmente en Europa, debe ser consciente de que ha sido conducida por una campaña de propaganda masiva como parte de la guerra híbrida de Rusia. Instintos de la guerra fría como la desconfianza de los medios oficiales y la empatía hacia los intereses del Kremlin, han sido un terreno fértil para las semillas del odio y la pérdida de solidaridad con la democracia ucraniana y los activistas de derechos humanos.

Cuando entré en el movimiento por la paz en la Alemania Occidental en los años 80, nos llamaban “tontos útiles de la Unión Soviética”. Obviamente esto no era cierto y el movimiento por la paz “criado por los comunistas” pronto planteó la cuestión del desarme en el Este y fortaleció el movimiento por la paz en Alemania Oriental, que dio lugar al movimiento por los derechos civiles que derrocó el régimen comunista en 1989. Aún así en los noventa, me impactó el darme cuenta del alcance masivo de los agentes de la Stasi en el movimiento y la dependencia financiera de muchas de las organizaciones de Alemania Occidental de la antigua República Democrática Alemana.

Estos días, me siento otra vez manipulado. Desde la escalada de sucesos en Maidán (plaza central) en Ucrania, una campaña de propaganda masiva para difamar al movimiento pro-democracia ucraniano como fascista, violento, pagado por extranjeros y amigo de los gais ha influido en el mundo y en amplias partes de “mi” movimiento por la paz. Ninguno de los cuatro argumentos tiene la más mínima parte de verdad, pero son ampliamente exagerados. Esto se hace más obvio aún en el caso de la supuesta “junta fascista”. Actualmente, el problema del extremismo de derechas organizado en Ucrania está muy por debajo del nivel de casi todos los demás países europeos, y los crímenes por odio han sido raras excepciones. De hecho, las mentiras y los mitos de la propaganda sobre los fascistas en el movimiento de Maidán fueron tan masivos que la comunidad de investigadores anti-fascistas – que ha estado advirtiendo incluso de los más nimios signos de fascismo en Ucrania durante años – salió con una carta abierta para parar el uso sin sentido de los estereotipos del “fascismo” en las informaciones sobre Ucrania.

Pero ¿por qué han mentiras flagrantes han sido tan eficaces para desalentar la solidaridad con el movimiento pro-democracia ucraniana, incluso después de que los soldados rusos anexaran Crimea y lucharan abiertamente en la región de Donbass? ¿Qué había hecho el movimiento pacifista alemán tan receptivo, que las mentiras y la más cruda propaganda llegaran a ser virales?

En primer lugar, nos ha dirigido como han querido. En febrero de 2013, el Jefe del Estado Mayor ruso Valery Gerasimov explicó que dentro del concepto de guerra híbrida, una oposición que protesta es un aliado natural. En esta oposición, que en Europa se pueden dividir grosso modo en los ex-comunistas / grupos de izquierda y los partidos anti-UE de extrema derecha, sólo unos pocos grupos están directamente financiados, como el Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, que para las próximas elecciones reciben 40 millones de euros en préstamos de los bancos rusos, o el "Observatorio de Eurasia de la Democracia y las elecciones" (EODE) dirigido por el fascista belga Luc Michel. Pero estos no son sólo secuaces pagados. El apoyo de Putin en Europa se basa en una amplia combinación de valores compartidos y percepciones del enemigo. Extremistas de derechas se ven a sí mismos en una alianza conservadora con la Rusia de Putin contra la anti-nacional y "decadente simpatizante de lxs gais" Unión Europea (Gayropa), mientras que los izquierdistas se unen a la lucha antifascista. Y todos juntos se unen contra los Estados Unidos de América, cuya mano secreta se sospecha detrás de cada conflicto. Esta mezcla de propaganda funciona pues se dirige como Relaciones Públicas y mensajes publicitarios, adaptados para complacer a los grupos destinatarios, vendiendo productos contradictorios a diferentes clientes.

En segundo lugar, el “gran juego geopolítico” en el que la propaganda rusa disfraza su agresión contra Ucrania hace un llamamiento a los patrones de comportamiento e instintos de la Guerra Fría y nuestra oposición a las guerras de la OTAN. En el juego geopolítico, todos los conflictos son sólo campos de batalla de las superpotencias, y otros países o movimientos locales son sólo sustitutos como figuras en un tablero de ajedrez. Por lo tanto, la solidaridad con Ucrania es impensable, ya que es sólo un territorio, no un actor. Entonces no sentimos indignación por el ataque de un imperio a su vecino más pequeño, sino lástima hacia el agresor por estar rodeado de bases estadounidenses y "provocado" por la expansión de la Unión Europea.

En tercer lugar, para desacreditar a los movimientos genuinos y reclamar la legitimidad de su guerra híbrida, se han utilizado tácticas aparentemente similares en el "lado ruso". "Ya durante las protestas del Euromaidán, el régimen de Yanukovich organizó un" Anti-Maidán", copiando las actividades de los manifestantes, con sus propias protestas, tiendas de campaña, etc. Apenas unos meses después de que los manifestantes hubiesen formado la "fuerza de defensa de Maidán" ("armado" con escudos, palos y cócteles molotov) y ocupado edificios de la administración, pequeñas unidades de batalla rusas armadas ocuparon el Parlamento de Crimea y más tarde las fuerzas de seguridad en Slavyansk, dando armas a sus aliados locales "para formar un Ejército". De manera similar, se celebran procedimientos democráticos, como referendos o elecciones en Crimea, Donetsk y Lugansk, incluyendo incluso (oscuros) observadores electorales internacionales. Por último, pero no menos importante, Rusia reclama el derecho a repetir cada perversión del derecho internacional que Occidente ha hecho en el pasado, como la guerra en Kosovo, la intervención en Libia y la separación de Kosovo. De hecho, Rusia malinterpreta todos los levantamientos populares de las últimas décadas como como resultado de la intervención occidental (CIA). En el caso de Ucrania se ha presentado una cita de Victoria Nuland, subsecretaria de Estado de EE.UU. para asuntos europeos y euroasiáticos, como la prueba irrefutable de que los EE.UU. invirtieron 5 mil millones de USD en el levantamiento de Ucrania, ignorando por completo que esta suma incluye todas las ayudas desde 1991, la mayoría de los cuales se ha dado directamente a las agencias del gobierno de Ucrania y para cuestiones humanitarias, sociales, ecológicas y económicas.

Cuarto: para ser eficaces, estas puestas en escena, contradicciones y mentiras flagrantes repetidas no tienen que convencer, sino simplemente confundir al público en general para evitar cualquier solidaridad u oposición. Mientras la gente aún está debatiendo en qué medida los soldados rusos estaban en Crimea, la Península ya ha sido anexada. Y mientras, por ejemplo, pasé tres meses investigando el fascismo en Ucrania, los representantes de la propaganda habían martilleado la "Junta nazi fascista" en las mentes del público.

La desinformación, incluyendo incluso las teorías más salvajes y las "pruebas" sobre el derribo del vuelo malayo MH17, siempre encontrará a alguien que quiera creer en ella. Mientras que obligan a todos los demás a escribir análisis de toda-prueba-sobre-el-meollo-de-la-cuestión, que se publicaron meses después, cuando la ola de indignación había disminuido hacía mucho tiempo. Este efecto se amplifica aún más por la costumbre de muchas personas de pensar que la verdad entre dos puntos de vista opuestos está en algún lugar en el medio. Si bien esto tiene algún valor para contrarrestar las exageraciones de los partidos, alienta la mentira descarada. Gran parte de los medios de comunicación no son capaces de investigar la verdad sino sólo citar ambas opiniones: incluso las mentiras más grandes se repiten. Entonces, escoger el camino del medio nos lleva inevitablemente a creer una mentira (más pequeña), o no creer nada en absoluto.

Por lo tanto, la solidaridad no puede mantenerse equidistante o neutral. Ya se trate de la democracia, los derechos humanos o activistas por la paz en Siria, Ucrania o en cualquier otro lugar, es más probable que sean difamados como agentes pagados y secuaces, como tontos útiles en el gran juego, vándalos y fascistas. Y cuanto menos sabemos sobre el conflicto local y nos creemos la propaganda, más seremos tontos útiles solo para nosotros mismos.

1 Las políticas anti-EU están conducidas en gran parte por el estereotipo de la homosexualidad, por ejemplo si Ucrania entra en la Unión Europea, lxs homosexuales tendrán derecho a casarse etc. Si se pregunta a los combatientes de derechas por qué luchan en el lado ucraniano, sienten la necesidad de explicar que no son gais y que no hay homosexuales en su brigada.

2 “Stasi”: Ministerio de Seguridad estatal de la antigua RDA.

3 https://www.change.org/p/to-journalists-commentators-and-analysts-writing-on-the-ukrainian-protest-movement-euromaidan-kyiv-s-euromaidan-is-a-liberationist-and-not-extremist-mass-action-of-civic-disobedience

4 http://aillarionov.livejournal.com/704238.html

5 http://anton-shekhovtsov.blogspot.de/2014/11/fake-monitors-observe-fake-elections-in.html?

6 Igor Girkin “Семнадцать километров мы шли маршем через границу” http://svpressa.ru/war21/article/103643,

7 www.state.gov/p/eur/rls/rm/2013/dec/218804.htm

8 Resultados preliminares (en alemán): http://www.soziale-verteidigung.de/news/meldungen/hintergrund-nie-wieder-krieg-gegen-den-faschismus/

9 Una pequeña visión de conjunto: http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/jul/22/mh17-five-bizarre-conspiracy-theories-zionist-plots-illuminati-russian-tv