Militarización en territorios wayúu

Rafael Uzcátegui

En un reciente viaje a la zona, y tras reuniones con organizaciones
sociales locales, pudimos corroborar las denuncias sobre
criminalización y militarización en el territorio wayúu.

Para cualquier que quiera verlo, es evidente la discriminación que
existe en el estado Zulia contra la etnia wayúu, quienes son el pueblo
indígena más grande del país y cuyos miembros, según el último censo
indígena, son más de la mitad de la población originaria del país.
Para trasladarnos a Paraguiapoa tuvimos que trasladarnos hasta la
“bomba Caribe”, conocida como el “terminal wayúu”, a las afueras de la
ciudad. Un terreno baldío, sin el mínimo de infraestructura o
servicios, es el abreboca del drama cotidiano que deben pasar las
comunidades indígenas que deben trasladarse entre la Guajira y
Maracaibo. A bordo de una “perrera”, en un viaje de poco más de dos
horas, fuimos testigos de cómo las alcabalas de policías, guardias y
soldados extorsionan a los indígenas por trasladar dos sacos de
cemento, o uno de maíz en granos.

A comienzos de 2010 las fuertes lluvias inundaron toda la región.
Pocos días después el presidente Chávez anunció la creación de los
llamados “distritos militares”, de los cuales el primero correspondía
a la Guajira venezolana. Se anunció que la presencia de soldados
traería la construcción de infraestructura y la gestión de programas
sociales. Las promesas se evaporaron cuando el énfasis se cambió al
del “combate al contrabando”. Los militares instalaron alcabalas para
restringir el paso de alimentos a través del puente del río Limón.
Bolsas de alimentos para consumo familiar comenzaron a ser incautadas
y presentadas ante los medios como resultado de la “erradicación del
bachaqueo”. Por trasladar 5 pollos y 4 paquetes de harina precocida,
se iniciaron los arrestos bajo delitos tipificados de contrabando.

Los wayúus han sido históricamente comerciantes. Dos décadas atrás el
flujo de productos era inverso: artículos fabricados en Colombia que
eran vendidos en los mercados guajiros en territorio venezolano. Usted
argumentará que sí hay wayúus que compran en Maracaibo y venden más
allá de Paraguachón y es cierto. Lo que es invento de la propaganda es
que sean los responsables de la situación actual de desabastecimiento
de productos de consumo masivo. Como cualquiera con un poco de sentido
común puede concluir, los grandes camiones con mercancías varias que
pasan la frontera, con la aprobación de los funcionarios, pertenecen a
los grandes “bachaqueros” de cuello blanco o de cuello rojo.

Desde el inicio del distrito militar en territorio wayuu, el Comité de
DDHH de la Guajira –una organización con más de 15 años de trabajo en
la zona- ha contabilizan 13 presuntos ajusticiamientos, 15 casos de
tortura y 60 allanamientos ilegales practicados por efectivos
militares. Además, las organizaciones regionales señalaron a
Laboratorio de Paz que 760 indígenas Wayúu están siendo procesados en
tribunales, por delitos de contrabando, la mayoría mujeres.