Entregando el mensaje, directo y claro

El activista de objetor de conciencia "Sergeiy Sandler informa de la creciente oleada de objetores al servicio militar en Israel durante la segunda intifada.

Sergeiy Sandler

Treinta y dos personas es un número reducido. Una manifestación de treinta y dos participantes poco dará que hablar. Sin embargo desde Octubre del 2000, treinta y dos personas fueron encarceladas o penalizadas en Israel al negarse a cumplir por razones politicas y de conciencia el servicio militar.

Después de todo, treinta y dos tal vez no sea una cifra tan reducida. Incluso se ve mayor si se compara con las cifras del año anterior: - sólo tres. Tampoco es tan pequeño porque de hecho representa un número mayor. Se estima que varios centenares de personas fueron entrevistadas este año por los dos comités que se establecieron para examinar los casos de objeción de conciencia.(OC).

En conformidad con la legislación Israelí, la categoría de objetor de conciencia sólo tiene validez para las mujeres. Los hombres, en la mayoría de los casos, se ven rechazados por el comité ya que está compuesto exclusivamente de personal militar, lo que hace que la mayor parte termine en prisión..

Objetores Druzos

Yesh-Gvul la que es una organización que apoya a ciertos objetores políticos, informa que ha recibido alrededor de 250 llamadas de objetores, la mayoría de los cuales son soldados de reserva que se niegan expresamente - por razones políticas - a que se les envíe a los territorios ocupados de Palestina.

La mayoría de estos objetores no termina en prisión, ya que en cierto momento la armada decide estacionarlos dentro de la frontera reconocida de Israel. Sin embargo, algunos han sido penalizados, incluyendo seis oficiales de rango menor.

El comité 'Incicativa Druzos', que promueve la objeción al servicio militar en la comunidad religiosa de Druzos, estima que sólo el 50% de la totalidad de los hombres de druzos terminan cumpliendo con el servicio militar. Muchos miembros de la comunidad religiosa de los druzos, que son reclutados por la armada israelí, se niegan a participar en luchas armadas contra su propia gente que es alestina.

Las autoridades militares requieren que los objetores druzos pasen períodos excepcionalmente largos encarcelados antes de que dejen la armada. Un activista druzo señaló que su propio pueblo, de sólo unos pocos miles de habitantes, ya ha acumulado alrededor de 500 años en prisión militar.

Un moviento creciente

El número creciente de objetores declarados marca la llegada de una nueva generación de ciudadanos Israelíes, más independientes en sus ideales. De entre esta gente joven, 62 de ellos con edades comprendidas entre los 15 y los 18, firmaron una carta al Primer Ministro Isaraelí Ariel Sharon señalando su intención de negarse a participar en la opresión de los Palestinos.

"Nosotros queremos mostrar nuestro rechazo contra la política agresiva y racista ejercida por el gobierno y la armada de Israel, y le informamos de que no queremos formar parte en esta política", escribieron. La carta se publicó el 2 de septiembre y ha recibido amplia atención pública. Más jovenes han, desde entonces, firmado el documento.

Finalmente, de acuerdo a los datos obtenidos por el movimiento feminista antimilitarista "New Profile", tan sólo el 44% de las juventudes israelitas, cumplieron sus tres años de servicio militar obligatorio. El servicio de reserva, todavía de carácter obligatorio por ley para todos los hombres de Israel, se realiza en la actualidad sólo por una pequeña minoría. New Profile considera estos hechos como un claro indicador de un crecimiento mayor y más amplio de oposición al reclutamiento en Israel, lo que se suele hacer fuera de la atención pública. La objeción declarada es simplemente la punta del iceberg.

Por supuesto no todos los que se abstienen al servicio militar lo hacen por razones de conciencia o comparten la postura moral y/o política de aquellos que se declaran objetores de conciencia. Todavía parece que la mayoría de los israelíes, incluso algunos de los que expresan públicamente su apoyo a los crímenes de guerra, al final no apoyan estos crímenes con sus acciones. Al abstenerse, ellos votan con sus piesy su creciente número contribuye a que jueguen un papel importante.

Resistencia visible

Los que son declarados objetores de conciencia - en términos de número - puede que sean un grupo sin importancia en marco general de la sociedad de Israel, pero dirigen el camino a muchos otros.

Cada acto de objeción de conciencia es una anti-tesis pública y desafía el concenso que rodea al ejército como institución y a las políticas criminales implementadas por el ejército israelita en Palestina.

Todo aquel que se niege a ir a la armada contribuye con su negativa a no colaborar con las decisiones de los generales del a ejército y del gobierno en general, y ayuda en la lucha política contra el militarismo en la sociedad de Israel.

Por otra parte, el mensaje que se difunde por vía de la objeción de conciencia va más allá de los límites y confines de Israel, y primeramente y principalmente llega a la sociedad Palestina.

Los objetores de conciencia, en particular aquellos que están en prisión por sus creencias,nos sirven como un testimonio vivo y significativo ante nuestros aliados de la sociedad palesstina de que todavía están en Israel, personas con quienes pueden cooperar en la consecución común de un objetivo moral y político.

Treinta y dos objetores de conciencia fueron juzgados, la mayoría encarcelados desde que comenzó la intifada. De hecho, después de todo, éste no es un número tan pequeño