Campaña del mes: Armando todos los lados

Durante los próximos cuatro años, la Primera Guerra Mundial será usada para promover el militarismo. El usar la guerra para promover el gasto militar y justificar conflictos es un legado miserable para quienes murieron.  La Campaña Contra el Comercio de Armas (CAAT por sus siglas en inglés) del Reino Unido está desafiando este militarismo que ayuda a sostener el comercio de armas hoy al revelar a los especuladores del comercio de armas durante la Primera Guerra Mundial, y la oposición que le siguió. Una nueva página web http://armingallsides.org.uk fue lanzada en julio para revelar el comercio de armas en ese periodo, y presentar paralelos con el presente.

Paralelos

Para el tiempo de la Primera Guerra Mundial la empresas de armas ya habían desarrollado las caraterísticas que han sido criticadas desde entonces: corrupción, creando amenazas de guerra y vendiendo a potenciales oponentes o a ambos lados del conflicto.

Mientras tanto, ya había un alto nivel de cooperación entre empresas  de diferentes países. En 1901, Vickers dio una licencia a la empresa alemana Krupp para producir pistolas Maxim, mientras que en 1902 Krupp dio licencia a Vickers para producir sus fusiles.

Contratos turcos

Armstrong y Vickers (que fueron incorporados a lo que ahora es BAE Systems)  produjeron un acorazado para el imperio Otomano entre 1911-1912. En 1913 estas empresas firmaron un lucrativo acuerdo con el gobierno turco para mantener dos bases navales. Ningún trabajador extranjero a no ser que fueran británicos, podian ser empleado. Mano de obra y tećnicos británicos por lo tanto involutariamente fueron  responsables de la masacre de tropas británicas y de sus aliados en los Dardanelos, Anzac Cove y Cape Helles.

Oposición

En la década de los veinte, el cuestionamiento público de lo que la guerra había logrado y la oposición al comercio de la guerra iban en aumento. Por entonces un voto por la paz, organizado por la Liga de las Naciones Unidas tuvo lugar en 1934, la especuladción del comercio de armas era considerada ser una de las causas de la guerra y 10 millones de 11.25 millones de personas votaron por prohibir la producción privada de armas.

Empresas de armas hoy

La empresas de armas existen para vender armas, iindependiente de las fronteras nacionales, y el vender armas a todos los lados en un conflicto no ha disminuido desde la Primera Guerra Mundial.  El conflicto en Libia en 2011 es un buen ejemplo: Armas de una empresa, MBDA, fueron usadas por las fuerzas de Gaddafi, los rebeldes libios y las fuerzas británicas y francesas.

Para resistir al comercio de armas necesitamos contrarrestar el mito que empresas de armas actúan en el interés nacional. Revelando su comportamiento de hace un siglo atrás nos ayudará a contrarrestar a aquellos que están tratando de enseñar lecciones erroneas de la Primera Guerra Mundial: recordando cómo las personas se opusieron el comercio de armas en ese entonces nos inspirará a resistirles hoy.

Campaña

¿Disgustado del comportamiento de las empresas de armas durante la Primera Guerra Mundial? Participa de acciones inspiradoras y efectivas para terminar con el comercio de las armas.  Puede ser escribiendo una carta a tú periódico local o miembro del parlamento, organizando un puesto para compartir material o charlas, o protestando frente a tú empresa local de armas, hay muchas oportunidades para hacer acciones en contra del comercio de armas.

Puedes visitar la página de CAAT para ver cómo involucrarte en la campaña.

Más información: http://www.caat.org.uk