Editorial

"Armando todos los lados" es el nombre de la campaña de la edición de este mes - una iniciativa que investiga el comercio de armas durante la 1era Guerra Mundial, y cómo este ha sido uno de los motores principales para las guerras desde "la guerra para terminar con todas las guerras". Los últimos ataques militares en Iraq son un claro ejemplo  de cómo los especuladores de la guerra generan muerte armando todos los lados. El comediante y comentarista Mark Steel en un artículo titulado "armando a personas y bombardeándolas al mismo tiempo: esa si es estrategia" dijo: "No pueden haber muchas personas en Medio Oriente que no hayan sido bombardeadas por Estados Unidos usando las armas entregadas a ellos por Estados Unidos. Millones de personas allí deben estar con neurosis psicológicas, no por el shock de las bombas sino porque cuando un ejercito occidental llega, no saben si van a ser torturados con tijeras de jardinería o les van a dar un palacio y les dirán que son el nuevo Rey". 

Editores de prensa se debaten para elegir que conflicto es la historia principal: una día este es Gaza, después Ucrania, seguido de cerca por Irak y los crímenes de la militarización policial en Fergurson.  Una cosa conecta a todas - alguien está especulando y beneficiándose de ellos, tanto si son las empresas que proveen las armas, como las que extraen los recursos de comunidades afectadas por conflictos militares o los bancos que invierten en ella, la lista es extensa. 

Sistema Combinado de Tacticas  (Combine Tactical Systems CTS) es un buen ejemplo de especuladores de la guerra mundial. Esta es la empresa que suministró gas lacrimógeno a la policia en Fergurson, al mismo tiempo lo suministra contra Palestinos en Gaza y manifestantes en Bahrain y Egipto. Usando las redes sociales, activistas palestinos informaban a manifestantes en Fergurson de cómo protegerse contra los efectos del gas lacrimógeno de CTS. La especulación con la guerra es un negocio mundial: su resistencia también.. 

El mes pasado la IRG celebró  su conferencia internacional en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Durante la conferencia aprendimos del impacto que las presiones económicas tuvieron para poner fin al Apartheid, por medio del boicot, la desinversión y sanciones. Desmond Tutu - la principal figura detrás de la campaña de BDS, nos dio la bienvenida a Ciudad del Cabo y nos recordó  la importancia de la presión económica y la similitud entre la lucha contra el Apartheid en Sudáfrica y la ocupación de Palestina. Omar Barghouti - co-fundador de la campaña de BDS palestina, también estuvo presente en Ciudad del Cabo, en está edición publicamos su presentación en la conferencia, donde argumenta que la campaña de BDS sigue creciendo, con más y más empresas desinvirtiendo de Israel. Durante la conferencia también escuchamos de Sahar Vardi, objetoras de conciencia israelí, sobre la lucha dentro de Israel en contra el militarismo. En los cinco días de conferencia escuchamos repetidas veces que el cambio duradero llega gracias a la movilización desde adentro de las sociedades. Esta es la clave para la resistencia por parte de antimilitaristas israelies y organizadores anti-ocupación en Palestina e Israel.

Al mismo tiempo el rol de un movimiento mundial en contra la ocupación es invaluable. Este movimiento está listo y organizado para la acción, como lo vimos en acciones de ocupación de edificios de Elbit Systems - el principal productor de armas de Israel y nuestro especulador del mes - en Inglaterra y Australia. En Oakland EEUU, activistas impidieron que una embarcación Israeli pudiera descargar su carga. Un llamamiento internacional para un embargo militar sobre Israel, junto con muchas otras formas de presión ejercidas contra la militarización de Israel y en apoyo a la resistencia noviolenta está liderando el camino para el fin de la ocupación de Palestina. 

Nuestra indignación crece con todas estas injusticias cometidas por medio de la guerra y el militarismo, para beneficio de unos pocos. Sin embargo, mientras escuchamos inspiradoras acciones por la paz y la justicia en el mundo, vemos la necesidad de mas colaboración. Sabemos de muchas diferentes redes en contra de la guerra y el militarismo - mientras escribo esta editorial, la red NO a la OTAN prepara sus actividades en Gales en contra de la cumbre de la OTAN. Es tiempo de un punto de encuentro que reúna a las diferentes redes,  grupos y personas resistiendo a la guerra y sus causas - ¡la IRG está disponible!

Javier Gárate