La Esperanza Reconquistada

Crónica de las vicisitudes y lecciones de 503 dias de lucha por la extradición de Pinochet a España

Proyecto Internacional de Derechos Humanos

Con la detención del dictador Augusto Pinochet, el pueblo de Chile comenzó a levantar sus ojos hacia un futuro en el cual la impunidad y la injusticia se convertirían en sombras de un pasado deshonroso para su historia. Este inusitado evento dió también nacimiento a un movimiento amplio y popular, conocido desde sus inicios como "El Piquete de Londres" y que nació con el fin de trabajar por la la extradición de Pinochet a España. Este hecho marcaría un hito importante en la labor de aquellos que por los próximos 503 días trabajarían infatigablemente, en Inglaterra y el resto del mundo, para llevar a juicio a Pinochet por sus crímenes. Desde sus inicios el Piquete estuvo constituido no sólo por chilenos consecuentes con sus convicciones sobre los derechos humanos, inicialmente chilenos residentes en Inglaterra. Se integraron también chilenos de toda Europa y también herman@s latinoamerican@s procedentes de Argentina, Uruguay, Bolivia, Brasil, Nicaragua, Costa-Rica, Perú, Ecuador, Colombia y Panamá, entre otros países. También se debe destacar la participación de europeos incluyendo ingleses, españoles e italianos y la inestimable participación de todos aquellos que viajaron directamente desde Chile. El carácter y constitución humana del Piquete no cambió mayormente durante esos 503 días, como tampoco sus objetivos y formas de acción, excepto tal vez por la creciente, notable y generosa participación directa de chilenos exiliados de otros países europeos.

Desde un inicio, frente a The (London) Clinic y con los ojos del mundo y especialmente de Chile e Inglaterra sobre nosotros, sentimos que era necesario usar nuevas formas de comunicación. Las palabras parecían insuficientes. Una vez que quedaron de manifiesto nuestros anhelos de "verdad y justicia" y que el apoyo a la detención del tirano no era ya un mero acto de revancha, sino un profundo deseo de justicia, estuvo claro que se necesitaba hablar con una voz diferente, una voz que permitiera expresar lo casi inexpresable, el dolor de todo un pueblo y de toda una generación. Su primera "expresión" tomó forma - ese mismo día - frente a la London Clinic, cuando se dejó establecido, a través de la lectura de los nombres de todos nuestros compatriotas que forman parte de la larga lista de ejecutados-políticos y detenidos-desaparecidos, que ellos serían el corazón y el alma de todas las acciones. Se estableció, que cada día que Pinochet permaneciera detenido en Inglaterra, se le recordaría los nombres de los hombres, mujeres y niños que él ordenó asesinar o hacer desaparecer. El arresto de Pinochet significaba más que la simple detención de un dictador. Con este acto se comenzaba a vislumbrar la posibilidad de que finalmente los violadores de los derechos humanos en Chile y otros países tuviesen que responder por sus crímenes.

Al mismo tiempo comprendimos que sería necesario luchar contra la "cultura de la impunidad" que se había establecido en la sociedad chilena y que había comenzado a permear la percepción internacional de los eventos que habían trascurrido durante los 17 años de dictadura en Chile. En sus formas más vulgares, esta cultura de impunidad trataba de justificar y minimizar las violaciones de derechos humanos. En forma sutil, pero no por ello menos perniciosa, se entregaron informes oficiales que daban por "investigados" los hechos ocurridos y con su publicación se esperaba dar punto final al "problema de los derechos humanos". A tal punto se había impuesto la cultura de la impunidad sobre la sociedad chilena que la Comisión Rettig sólo se limitó a "investigar" casos de violaciones de derechos humanos que culminaran en muerte o desaparición. Ni un solo caso de tortura, violación o ultraje, de los cuales hubo cientos de miles, fue investigado o archivado. La cultura de impunidad había impregnado la sociedad chilena en todo su ámbito, lo que se reflejó también en su lenguaje. El lenguaje político/social había transformado a la "dictadura militar" en "gobierno autoritario", al "dictador" en "jefe de gobierno", el "golpe militar" en "pronunciamiento", las "violaciones de derechos humanos" en "supuestos excesos", la "política de exterminio sistemático" en "posibles abusos arbitrarios", la "impunidad' en "reconciliación". El uso de eufemismos se hizo habitual hasta perderse la noción del origen inicial de las palabras.

Como parte de esta política sistemática de "transformación" Pinochet se había convertido de "dictador" en "senador vitalicio". En el ámbito nacional las víctimas de la dictadura habían dejado de ser percibidas como personas cuyas vidas habían sido cruelmente extinguidas y se habían convertido en simples cifras en informes oficiales. Se había, casi efectivamente, sepultado a través de una amnesia institucionalizada, la violación de los derechos humanos durante la dictadura militar.

En este contexto era imperativo para el "Piquete" recuperar la memoria histórica. Esto, si es que el arresto de Pinochet iba a convertirse en el punto de partida del fin de la ola de impunidad que había avasallado no sólo a Chile sino a todo un continente. Quedaba claro, por lo tanto, que se requerirían nuevas formas de expresión, formas que permitieran comunicar al mundo, en imágenes y palabras, aquello que los familiares de las víctimas y los chilenos demócratas habían estado clamando a gritos por más de 25 años, vale decir, ¡Verdad y Justicia! De aquí nace el concepto de lo que pasa a ser conocido en el grupo de trabajo como "una voz, todas las voces" y que en consecuencia inspiró numerosas acciones que aparecen brevemente detalladas en un cuaderno que llevó el grupo. Ni la génesis de las ideas ni el detalle del trabajo se pueden describir aquí sin tener en consideración la contribución, muchas veces anónima, de aquellas personas que hicieron posible esta labor. Suficiente es repetir lo que expresó un miembro del grupo de trabajo, tarde en la noche, durante la preparación de las cruces por las víctimas: "...la imaginación de unos, el trabajo de muchos, la presencia de todos...". El Fusil Roto nos ha dado la posibilidad de publicar nuestra experiencia y para ello complemetaremos este artículo relatando distintas acciones realizadas durante la estadía del 'paciente inglés' en Londres. Lamentablemente no podemos nombrarlas todas.

  1. "A la clínica, está arrestado Pinochet" (17/10/1998). La noticia del arresto de Pinochet se propagó a través del mundo con una rapidez gloriosa. Por cielo, mar y tierra se escuchó el eco de las miles de voces que una y otra vez repetían "¡ARRESTARON A PINOCHET!". Mientras radios y televisores, teléfonos y correos electrónicos comunicaban a chilenos y latinoamericanos, al mundo entero, la increíble noticia del arresto del dictador. La comunidad chilena en Londres, con el lema "¡a la clínica, está arrestado Pinochet!" convergía en la London Clinic. Pancartas hechas en el momento comienzan a aparecer durante el día y mientras unos se quedan en vigilia permanente, otros volvían a sus casas a preparar lienzos, pancartas y banderas. Los nombres y rostros de las víctimas se convirtieron inmediatamente en el eje central del Piquete y la fuerza motora de nuestra presencia.
  2. Vigilia constante. El mismo día del arresto de Pinochet, y casi espontáneamente, nació el sentimiento de la necesidad de mantener un piquete constante frente a la London Clinic. Esa noche y muchas similares, miembros del recientemente nacido piquete durmieron a la intemperie en la calle de Devonshire Place. Los meses subsiguientes vieron al piquete en vigilia permanente dondequiera estuviera detenido el tirano. Frente a la London Clinic, The Priory Hospital y en Virginia Water. Parte fundamental de estas vigilias era la lectura de los nombres de las víctimas junto a los tambores, gritos y canciones.
  3. Bus Contra la Impunidad (22/11/1998). En la continua búsqueda de nuevas formas de protesta se propuso usar un bus para una "protesta callejera alternativa" en el centro de Londres. De allí nació la idea de "el bus contra la impunidad". La acción consistió en arrendar un bus de dos pisos y abierto arriba (Double-Decker, muy usado en Londres por los turistas) y viajar a diferentes partes de Londres) llevando nuestro mensaje de "La única decisión es la Extradición". El Bus fue decorado con una bandera chilena gigantesca y con lienzos y pancartas pidiendo la extradición de Pinochet y castigo a los culpables. También se pusieron fotos de las víctimas y banderas de países latinoamericanos. A los manifestantes (más de 100) que iban en el bus se unió una banda de tambores, cornetas y megáfonos los cuales le dieron ritmo a este "flying-picket" ("piquete volador"). El "bus contra la impunidad" recorrió todo Londres viajando por los alrededores del Parlamento Inglés, por Trafalgar Square, the West-End, la Embajada Chilena y la residencia del Embajador Chileno, una visita relámpago a la embajada Española para agradecer el trabajo de las Cortes Españolas, culminando en la Priory Clinic donde estaba detenido el tirano.
  4. "Un Grito de Silencio" (Máscaras Blancas) (10/12/1998). La presencia de las víctimas fue central en el accionar del piquete porque jamás se olvidó que los miembros del piquete se habían convertido en la voz de los sin voz, el grito que rompía la amnesia institucionalizada al que han tratado de inducir al pueblo chileno. Para esto se elaboró la idea del uso de máscaras, como un recurso visual para expresar nuestro dolor. Las máscaras nacen de la necesidad de poder expresar, en silencio, la búsqueda de verdad y justicia por los ejecutados-políticos, los detenidos-desaparecidos y también para simbolizar la magnitud del crimen que constituye la desaparición forzada. Así, se decidió crear máscaras blancas para representar a las víctimas en su totalidad, simbolismo que con el correr del tiempo se convirtió en la representación de los detenidos-desaparecidos. Originalmente las máscaras fueron hechas de yeso, modeladas en nuestras propias caras, pero la lluvia y la humedad obligaron a buscar materiales más resistentes, fue parte del aprendizaje. Al mismo tiempo se confeccionaron capas negras, junto con fotos y paneles de los detenidos-desaparecidos. En un acto masivo llevado a cabo con Amnistía Internacional, para celebrar el 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, se marchó a la Oficina del Ministro Jack Straw para pedir la extradición de Pinochet a España.
  5. "Un millón de firmas por la Extradición de Pinochet". En un período de menos de 2 meses se recolectaron cerca de 850.000 firmas, las cuales fueron entregadas en las Embajadas Británicas y Españolas en diferentes países. Es casi imposible poder expresar el fervor con el que toda la gente en Europa se volcó a esta labor, en muchos casos los formularios que llegaron incluían firmas de casi pueblos completos, innumerables personalidades artísticas, políticas, religiosas, de universidades y centros de trabajo. En un acto simbólico se entregaron 30.000 firmas a los 'Law Lords' en la 'Houses of Commons' durante una conferencia de prensa que contó con la participación del Parlamentario Jeremy Corbyn y la representante de la agrupación de familiares de detenidos-desaparecidos Sra. Sola Sierra. La campaña de firmas continuó por varios meses y se estima que sobrepasó el millón.
  6. "Firmas Blancas" (03/02/1999). Durante la recolección de firmas en apoyo al proceso de extradición uno de los miembros del grupo de trabajo expresó algo que estaba en todos nuestros corazones: "..que los que deberían estar firmando eran los únicos que no podían firmar, las víctimas". Con esta consideración en mente decidimos entregarles a los Law Lords una petición "firmada" por todas las víctimas, en la cual se les pedía que los Law Lords se convirtieran en sus voces y sus manos, para que por fin pudieran tener justicia por los crímenes que se habían cometido en su contra. En presencia de parlamentarios y la prensa internacional la Sra. Sola Sierra entregó esta petición a los Law Lords en nombre de todas las víctimas.
  7. Danza y Proyección de Fotos de las Víctimas (22/03/1999). En la plaza del Parlamento y en Trafalgar Square, como parte del acto con el que culminó la gran marcha de ese mes, se proyectaron los rostros de las víctimas de la dictadura, mientras la danza solitaria de una joven representaba el dolor y la búsqueda de nuestros seres queridos.
  8. Jardín por la Memoria de las Víctimas de Pinochet (Garden of Remembrance for the Victims of Pinochet) (23/03/1999). El martes 23 de marzo se plantaron 2095 cruces y 1198 rótulos con los nombres y fotos de las víctimas de la dictadura. "...este camposanto es para recordar que la justicia no es algo abstracto. La justicia no se pide para números, sino para personas con nombre y apellido y sus familiares..." declaró un miembro del piquete. Esta fue la fuerza que presidió este evento. Varias semanas antes se comenzaron a elaborar cruces y rótulos para ser plantados en la plaza frente a la Casa del Parlamento el día antes del segundo pronunciamiento de los Law Lords. Mientras algunos preparaban las cruces y rótulos (todas fueron hechas a mano, lo que significó cortar, limar y pegar miles y miles de palitos) otros se preocuparon de chequear, imprimir y preparar los nombres de todas la víctimas para adherirlas a las cruces. Todas la fotos de las víctimas que teníamos en nuestra posesión y las que logramos conseguir a través de contactos fueron reducidas, plastificadas y pegadas junto a sus nombres. Al mismo tiempo otros desarrollaban la ardua tarea de conseguir permiso para plantar las miles de cruces (una tarea titánica que requeriría un libro para poder ser contada en todos sus pormenores) o usaban su conocimiento computacional para dividir regularmente el terreno y así tener suficiente espacio para poner todas las cruces y rótulos. Ese día nos reunimos a las 7 de la mañana e iniciamos la instalación de las cruces con la del Presidente Salvador Allende, inaugurando, de esta forma, este solemne acto. Durante todo ese día estuvieron los ojos del mundo atentos. Al anochecer dicen muchos que también se sintió la presencia de los ausentes.
  9. La última noche, antes que a Pinochet se le permitiera escapar a Chile, el piquete hizo una velatón en Virginia Water donde las cruces nuevamente se plantaron frente a la residencia donde estaba detenido Pinochet. Al mismo tiempo miles de cruces y rótulos con los nombres y fotos de los ejecutados políticos y detenidos-desaparecidos fueron colgadas de las ramas de los árboles. Al amanecer nos encontramos con el eco de un bosque de cruces y fotos, que agitadas por la brisa, clamaban justicia.
  10. Juntos contra la Impunidad (27/03/1999). En varias ocasiones durante el piquete de Virginia Water y a la espera del segundo fallo de los Law Lords, se bromeaba con la policía que el primer sábado después de la decisión, la cual teníamos confianza que iba a ser por la extradición, haríamos un gran acto de convivencia, "a la chilena". Los policías bromeaban que si el acto de convivencia incluía una parrillada, ellos traerían salchichas, tocino y bebidas. Así, el sábado después del segundo fallo de los Law Lords, y para la sorpresa de la policía, todo el piquete y gran parte de la comunidad latinoamericana, se dejaron caer en Virginia Water con parrillas, carbón, carne, salchichas, delantales, gorros de cocinero, tambores, guitarras y cantos. En la misma carretera (A30) frente a la casa donde estaba detenido el tirano, entre cantos y gritos se hizo un gran asado el cual duró hasta tarde ese día. Debemos mencionar que aunque los policías no trajeron sus salchichas (como habían prometido) igualmente participaron, inclusive la policía que estaba normalmente a la entrada de la casa donde estaba detenido Pinochet, mandó a pedir comida ya que decían que el olor a carne asada era enloquecedor. La imagen de un oficial de policía cruzando la carretera con una gran bandeja llena de carne y bebidas en una mano, y con la otra haciendo detener el tráfico, al igual que un camarero en un restaurante, va a ser una imagen que permanecerá en nosotros por mucho tiempo.
  11. Verano Contra la Impunidad (Junio-Septiembre 1999). La segunda decisión de los Law Lords significó que el caso de extradición continuaba su curso en las cortes inglesas después del cierre de verano. Esto significó que por casi tres meses el proceso de extradición bajaría su perfil público lo cual pensamos que podría traer consecuencias imprevistas. Así nació el "VERANO CONTRA LA IMPUNIDAD", donde todas las formas de expresión: sonido, palabra y movimiento se fundieron y se proyectaron en demanda por verdad y justicia. Expresiones de ésto fueron 'Vivaldi y Mozart contra la impunidad' (03/07/1999). En la carretera de Virginia Water; 'Poesía Contra la Impunidad' (31/07/1999) , 'Samba contra la Impunidad' (28/08/1999) y 'Ramada' (18/09/1999). No podíamos dejar pasar el 18 de Septiembre sin celebrarlo frente a la casa donde estaba arrestado Pinochet. Se preparó una gran Ramada a la chilena con el nombre "El Chancho en Cana".
  12. La "Muralla de la Verdad" (27/09/1999) fue construida con cientos de fotos de ejecutados políticos y detenidos desaparecidos. Al mismo tiempo se compuso una canción que capta en una de sus estrofas la esencia misma de esta acción: ".es la muralla, la muralla de la verdad, que se levanta para poner fin a la ola de impunidad."
  13. "Las manos" (8/10/1999). El día de la decisión del Juez Bartle, todos los que estaban en el piquete frente a la corte se pintaron la mano derecha roja y junto con los gritos de "¡ASESINOS!" denunciaban a todos los culpables: militares, civiles y aquellos que tratan de blanquear la imagen del dictador.
  14. Torta de "Cumpleaños" (16/10/1999). Toda las celebraciones, sobre todo las de "cumpleaños" requieren de una torta. Por lo tanto, al cumplirse un año del arresto de Pinochet en Londres, se estimó que era necesario "presentarle" una al dictador. Los abnegados e incansables trabajadores del piquete hicieron una torta blanca de tres pisos, desde donde emergió una hermosa manifestante con un cartel pidiendo verdad y justicia. Todo esto fue acompañado por un formidable clamor celebrando el arresto del dictador.
  15. "Y marcharon las murallas." (21/1/2000). La declaración de Jack Straw que se sentía inclinado a permitir que Pinochet regresara a Chile por 'razones humanitarias' desató una intensa campaña de protesta en contra de esta decisión arbitraria. Durante este período, y con la participación del exilio chileno en Europa y Canadá, se hicieron llegar más de 70,000 firmas, faxes y e-mails a Jack Straw. Todos pidiendo que se practicaran nuevos exámenes médicos. Al mismo tiempo se confeccionaron, con la participación de exiliad@s de Suecia, Francia y Suiza, alrededor de 20 murallas con rostros, cruces y nombres de detenidos-desaparecidos y ejecutados políticos, con las cuales se hizo una marcha, en conjunto con Amnesty International, desde el Parlamento Británico al Home Office (Ministerio del Interior). En esa oportunidad se entregaron las peticiones de los diferentes grupos de derechos humanos exigiendo que los informes médicos se hicieran públicos, con el objeto de que fueran examinados por médicos independientes. Nuestra posición era que si Jack Straw se negaba a ver a las víctimas y sus familiares, entonces las víctimas marcharían hasta donde estaba él. Con este acto emotivo, que culminó con una muralla de las víctimas cercando la entrada de la oficina de Jack Straw, se quería nuevamente enfatizar que cualquiera decisión concerniente a Pinochet debería tomar en cuenta la magnitud de sus crímenes y la necesidad de Verdad y Justicia para todas sus víctimas.
  16. No podemos dejar de agradecer la presencia de representantes de las agrupaciones de Chile que al viajar especialmente para estar en el piquete, dieron ímpetu a la campaña de agitación y publicidad. También a los artistas, parlamentarios chilenos, turistas que al viajar por Europa desviaron su ruta para acompañarnos, a representantes de organismos comunitarios y religiosos del mundo entero. Para ellos nuestros agradecimientos y respeto. No podemos dejar de mencionar a los amig@s de Europa que dejaron actividades en sus países respectivos y que con grandes sacrificios materiales estuvieron compartiendo con nosotros por períodos largos. Ellos, además de llenarnos de alegría con su toque humorístico, pintaron lienzos, ayudaron a construir las murallas, hicieron pancartas y participaron en el piquete frente al Parlamento y en Virginia Water, permitiendo con su presencia que los miembros de Londres, pudieran asumir otras tareas.

La gran mayoría del colectivo "El Piquete de Londres", luego del regreso de Pinochet a Chile, se constituyó en el 'Proyecto Internacional de Derechos Humanos'.

www.memoriaviva.com