Nociones africanas: El compromiso africano de la Internacional de Resistentes a la Guerra

El fusil roto, Diciembre 2013, No. 98

Matt Meyer

Una visión rápida y somera de la historia de la Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) - una organización responsable de muchas pequeñas acciones maravillosas, pero rara vez reconocida por su inspiración de movimientos grandes y eficaces – muestra que había tenido conexión con África. Pero esa impresión inicial sería incorrecta. Aunque a menudo entre bambalinas y sin bombo o foco de atención, miembros clave de la IRG han jugado un papel importante en aspectos significativos de los movimientos anti-coloniales y anti-guerra del continente en los últimos noventa y tantos años desde la fundación de la IRG en 1921. La Conferencia Internacional de julio de 2014 en Ciudad del Cabo, Sudáfrica es simplemente el más público - y quizás la más ambicioso - de estos esfuerzos.

Antecedentes

Fue después de la Segunda Guerra Mundial cuando las conexiones de la IRG con liberacionistas del continente africano se intensificaron - en un primer momento a través del trabajo de cinco objetores de conciencia (OC) y los militantes que apoyaban a los OC: los objetores afroamericanos Bill Sutherland y Bayard Rustin, Jean Van Lierde de Bélgica, Michael Randle de Gran Bretaña, y Pierre Martin de Francia. Cada uno a su manera fortaleció los lazos de la IRG con los grupos y los pueblos de "la tierra ancestral" y trató de asentar, durante los años 1950, 60 y 70, una noviolencia militante conectada a la holgada red de la IRG. Sutherland dio su vida para ello. Se trasladó desde EE.UU. a la colonia británica de la Costa de Oro en 1953, donde Sutherland formó una sección de la IRG junto con algunos cuáqueros asentados en Acra, internacionalistas y anti-colonialistas. Su matrimonio con la educadora y autora Efua Sutherland le acercó al movimiento de liberación, y él (junto con Rustin) participó en los primeros debates sobre estrategias y tácticas con el hombre apodado "el Gandhi de África" - Kwame Nkrumah. El programa de Nkrumah "acción positiva" - una fusión de la técnica de Gandhi, la política de la acción directa noviolenta, y las sensibilidades culturales indígenas, llevó a Ghana a convertirse en la primera nueva nación independiente en el continente. La capital Acra y el Partido de la Convención del Pueblo (CPP) de Nkrumah se convirtieron en el centro no sólo para las aspiraciones panafricanas, sino también para una nueva esperanza entre los líderes del movimiento por la paz occidental sobre la posibilidad de una transformación social generalizada. La implicación Van Lierde con África siguió un camino paralelo. A finales de la década de 1950 en Bruselas, en la víspera de la independencia de Ghana y como el resto del continente era un hervidero de interés en replicar el ejemplo de Nkrumah, Van Lierde formó la Amis de Presence Africaine, una organización comprometida con el desarrollo y el apoyo a las estrategias noviolentas para la liberación del Congo. Tuvo una estrecha amistad con el líder y primer Primer Ministro congoleño Patrice Lumumba, que duró hasta el asesinato de Lumumba en 1961. Van Lierde mantuvo una fuerte crítica contra el neo-colonialismo y la continua militarización de África.

Primer plano

Fue prueba atómica francesa en el desierto del Sahara cerca de sus colonias del África Occidental lo siguiente que atrajo la atención de los miembros de la IRG, panafricanistas y activistas anti-nucleares de todo el mundo. Bill Sutherland lideró, esta vez junto con Rustin, el presidente de la IRG británica British IRG Michael Randle, el Reverendo Michael Scott y otros - incluyendo un fuerte contingente dentro del CPP ghanés y la Federación Panafricana de Sindicatos con sede en Acra. El economista francés y miembro de la IRG Pierre Martin dejó su trabajo en la UNESCO para unirse al Equipo de Protesta del Sáhara; docenas de personas pusieron sus cuerpos en peligro, marchando por el desierto para detener el bombardeo. Después de una serie de eventos locales presentando al equipo internacional (y atrayendo la atención internacional) en Ghana, Alto Volta, y en el resto de la región, el gobierno francés finalmente abandonó sus planes de pruebas. Este período crucial - como la determinación para la independencia se estaba extendiendo por todo el continente y el mundo, y como los derechos civiles, los derechos humanos, la lucha anti- nuclear, y los sentimientos antimilitaristas también estaban empezando a echar raíces - vio como la semilla de la IRG se extendía en todos estos movimientos florecientes. El Equipo de Protesta del Sáhara, por ejemplo, incluía una serie de africanos occidentales que llegarían a convertirse en líderes de sus respectivos países una vez que hubo llegado la independencia más adelante en la década de 1960. Las Brigadas de la Paz Mundial (precursoras de muchas de las organizaciones de fuerzas de paz civiles desarmadas de hoy) se discutió en serio en la Trienal de la IRG tuvo lugar en la India en 1960; su fundación en Beirut en 1962, incluía el patrocinio no solo de Michael Scott, AJ Muste (líder del varias organizaciones pacifistas de Estados Unidos , incluyendo la Liga de Resistentes a la Guerra y del Movimiento Internacional de Reconciliación), y el socio gandhiano J.P. Narayan, sino también a Julius Nyerere de Tanzania y Kenneth Kaunda de Zambia. Se celebró en Acra una conferencia para la Acción Positiva para la Paz y la Seguridad en África en abril de 1960, con A.J. Muste, el reverendo Ralph Abernathy, Franz Fanon y otros asistentes - en lo que denominó el organizador Bill Sutherland (en el libro Las armas y Gandhi en África, del que es co-autor): "la altura de la influencia del movimiento pacifista mundial en la lucha por la liberación africana." Las excitantes acciones de principios de la década dieron paso a la planificación a largo plazo - pequeñas acciones, actividades intelectuales, encuentros privados sobre la construcción de las bases y sobre cómo desarrollar movimientos más grandes, más duraderos y exitosos en el futuro. Pierre Martin se trasladó con su familia a Senegal, donde fue miembro del Consejo de la IRG. En el folleto de 1968 escrito por Martin, “La violencia en África”, publicado por el IRG, examinó la naturaleza de la dominación y la represión colonial, así como el papel de la religión, el ejército y los sindicatos en la construcción de sociedades militarizadas o desmilitarizadas. En la conclusión, reflexionando sobre las posibilidades de la noviolencia en África, Martin señaló que el poco apoyo público para grandes movimientos explícitamente pacifistas notable a finales de 1960 no significó nada, ya que "la noviolencia no atrae la atención de los periodistas profesionales: la violencia es mucho más sensacionalista". Martin instó a los lectores a tomar buena nota de que algunas fuerzas locales clave en África hablaban explícitamente de noviolencia, incluyendo a los cristianos Kibangistas en el Congo y la secta musulmana de los Mourides, fundada en Senegal "por un santo que se resistió a la colonización de los militares franceses mediante la noviolencia". La conferencia Trienal de la IRG, celebrada a finales de 1969 en Haverford, Pennsylvania, indicó también una comprensión más profunda de la necesidad de estrategias a largo plazo y una solidaridad de doble vía. El tema de la conferencia, "Liberación y Revolución" incluía informes y coloquios sobre las conexiones entre medios y fines, el papel del "nacionalismo liberado" y la necesidad de ir "más allá de todo separatismo". Bill Sutherland, el líder hindú Narayan Desai y el defensor de los derechos humanos vietnamita Vo Van Ai presentaron un informe especial sobre la Revolución Noviolenta y los países en vías de desarrollo. Algunos de estos coloquios se completaron en 1985-86, en otra trienal de la IRG en India, cuyo anfitrión esta vez fue Desai y en la que estuvieron también Bayard Rustin, el fundador de las Brigadas de Paz Mundiales George Willoughby, representantes del Consejo Sudafricano de Iglesias y el grupo de mujeres Black Sash, y algunos jóvenes participantes (incluyendo este autor). Unos pocos años antes, en un viaje a Mozambique y Zimbaue, la reportera estadounidense apreció que yo llevaba un fusil roto en la camiseta y me llevó aparte para hablarme de un encuentro que su esposo sudafricano Stelios estaba teniendo con algunos jóvenes del otro lado de la frontera. Algunos pocos chicos blancos sudafricanos habían ido a Harare a visitar al antiguo objetor de conciencia Stelios para hablar de su proyecto de lanzar un proyecto más mayoritario relacionando la llamada al fin de la conscripción con las llamadas para la justicia racial y el fin del apartheid. Nos juntamos para discutir las posibilidades de apoyo internacional para este tipo de trabajo, y - poco después - el mundo se enteró de la altamente creativa y rompedora campaña para el fin de la conscripción (ECC). El fenómeno de la ECC no sólo ayudó a trabajar con el masivo y democrático Frente Democrático Unido de Sudáfrica para acercar a los blancos a un punto de vista anti-apartheid, sino que también inspiró a miles de personas en todo el mundo para mostrar cómo se podían establecer vínculos entre la paz y la justicia de una manera divertida, empoderando a todos. El papel de apoyo distintivo de la IRG en todo el decenio de 1980 fue un ejemplo de solidaridad mutuamente beneficiosa.

Nuevos caminos

El trabajo actual de la IRG en África tiene sus raíces en tres grandes proyectos interrelacionados desarrollados en la década de 1990: la Conferencia de la Mujer de Bangkok de 1992, la creación del Grupo de Trabajo de África (AWG) en 1994, y el Encuentro Internacional sobre la Objeción de Conciencia en el Chad en diciembre de 1995 . El AWG reunió los crecientes contactos que la IRG había hecho con el masivo movimiento democrático de Sudáfrica, un grupo de africanos con sede en Europa y especialistas en solidaridad africanos, y varios académicos afroamericanos del Norte y activistas. Ha mantenido encuentros y seminarios en cada conferencia de la IRG posterior, y ha sido responsable de informar sobre asuntos relevantes, incluido el dossier del Peace News de 1996 "Paz y Reconstrucción en África" y en el libro de dos volúmenes de la serie Africa World Press Book “Semillas de una nueva esperanza” y “Semillas que dan fruto”, editado por los co-convocantes del AWG Elavie Ndura y yo. Tal como nos había entrenado Narayan Desai en 1986, el AWG ha insistido siempre en la colaboración Sur -Sur y el desarrollo de habilidades, con el apoyo de la gente del Norte que trabajan para ayudar a facilitar más que controlar este contacto independiente. El fruto concreto de una variedad inequívocamente panafricana creció prósperamente en el encuentro africano de la IRG de intercambio de entrenadores en noviolencia, en Johannesburgo, Sudáfrica, en julio de 2012. Fue en esa reunión donde se formó la Red Africana para la Consolidación de la Paz y la Noviolencia, con Theys Sipho, de base en Soweto, y el ex-parlamentario Nozizwe Madlala-Routledge como co-convocantes. Nozizwe, que también está jugando un papel fundamental en la organización de la Conferencia de julio de 2014 de la IRG junto con su grupo de Abraza la Dignidad (Embrace Dignity), señaló: "La creación de la Red Africana para la Consolidación de la Paz y la Noviolencia es un momento significativo en el que ahora tenemos la oportunidad de construir en el trabajo sobre el terreno por todo el continente, para romper el aislamiento que muchos sienten. Me gusta pensar que esto irá más allá del entrenamiento en construcción de la paz, yendo a las causas profundas de la violencia". Volviendo a las raíces - de la guerra y la resistencia a la guerra a lo largo del amplio continuo de acción directa noviolenta - parece una meta apropiada dado el compromiso de más de 90 años de la IRG con la liberación de África. A medida que experimentamos nuevos y renovados niveles de movilizaciones masivas, pequeñas y ahora no tan pequeñas acciones juegan un papel en el desarrollo de mayores, y esperemos que más efectivos, movimientos democráticos para la justicia y la paz, ahora es el momento de hacer algo más que red. Debemos actuar juntos.

-----------------------------------

Traducción: Eva Anieros

Matt Meyer es un autor, educador y activista afincado en Nueva York, que se ocupa de coordinar la Red de Apoyo a África de la Internacional de Resistentes a la Guerra. Representante de la Asociación Internacional de Investigación por la Paz, Meyer es editor, autor y contribuyente de docenas de libros, incluyendo Time is Tight: Urgent Tasks for Educational Transformation—South Africa, Eritrea, and the USA; y (con Bill Sutherland) Guns and Gandhi in Africa: Pan African Insights on Nonviolence, Armed Struggle and Liberation. El Arzobispo Tutu, en su prefacio a Guns and Gandhi, destacaba que “Sutherland y Meyer han mirado más allá de las estrategias y tácticas a corto plazo que a menudo dividen a la gente progresista. Han comenzado a desarrollar un lenguaje que mira a las raíces de nuestra humanidad más allá de muchas contradicciones privadas