PODER para vivir, no para dominar

Julia Kraft

Empoderamiento social es un proceso por lo cual las personas están recuperando su poder, el poder de formar sus propias vidas e influenciar el cauce de los eventos alrededor de ellos. Usan su poder en contra de la opresión y exclusion, para la participación, la paz y los derechos humanos. Este poder no trata sobre la dominacion, es el poder de ser y el poder de hacer, el poder con otr@s para lograr un cambio de las condiciones opresivas o desempoderantes (que quitan el poder). Este poder es poder contra la represión política, la represión por instituciones y también en contra de estructuras sociales que disminuyen la calidad de vida de las personas. Poder e influencia dentro de la sociedad debe ser redistribuido. Cuando la gente está empoderada, desarolla una conciencia crítica sobre la desequilibrada distribución de bienes, oportunidades y conocimientos en la sociedad y sobre como esta realidad social puede ser cambiada. Empoderamiento tambien trata de comprobar nuestros propios recursos, de descubrir otros recursos alcanzables y de aprender como usarlos.

Fases del empoderamiento

Los procesos de empoderamiento normalmente empiezan como respuesta a una crisis: una experiencia emocional y física que causa una fractura o un cambio en las rutinas diarias. Cuando esto pasa, a veces las personas se dan cuenta de que algo tiene que cambiar. Empiezan a perder la confianza en los políticos y personas que están tomando decisiones públicas y miran sus propias capacidades para influenciar la situacion.

En la segunda fase, las personas buscan y encuentran apoyo social de otras personas que tienen o tenian experiencias o interéses similares. A esta altura descubren sus propias capacidades y hacen sus primeras acciones públicas.

En la tercera fase las personas lograron un mejor entendimiento sobre las condiciones en la sociedad. Juntaron experiencia en realizar acciones y quizas empezaron a vivir conflictos, no solamente surgiendo de los papeles que escogieron dentro del grupo, sino también en sus propias familias y amig@s.

La cuarta fase es la fase de la «convicción y de la paciencia ardiente». La capacidad de las personas de actuar en conflictos se ha desarollado, aquí han evidenciado una relación entre conflicto y crecimiento y han llegado a la convicción que ell@s pueden influenciar el contexto social y contribuir a cambios sociales. Esta actitud nos ayuda a seguir durante procesos lentos y difíciles y a apoyar a otr@s que comienzan en procesos similares.

Nivel personal, del grupo y social

Los procesos de empoderamiento funcionan en tres niveles: el nivel personal (poder dentro de), el nivel del grupo (poder con) y el nivel social (poder en relacion con ciertos objetivos y poder en contra de ciertas fuerzas sociales). Estos niveles no estan separados, el poder personal muchas veces surge de sentirse conectado o miembro de un grupo con personas de actitudes semejantes.

Estos grupos tienen que tomar decisiones, no solo según su propia manera de actuar, sino también sobre como cooperar con otros, sobre ¿qué alianzas hacer y con qué fuente de poder? Y ¿cómo deberian funcionar estos para establecer un mejor empoderamiento en un nivel de base? Estos vinculos entre grupos, instituciones y personas juegan un papel importante porque el empoderamiento nace del intercambio de ideas, del apoyo mutuo y de acciones en conjunto.

Analisis de la Noviolencia

La noviolencia contribuye al empoderamiento social de manera que el proceso de formar su vida pase de forma que los derechos y la persona de tod@s sean respetados. La noviolencia puede desafiar las relaciones existentes de poder sin aumentar las enemistades. La noviolencia puede fortalecer elementos del tejido social, como el respeto a la diversidad, entendimiento mutuo, formas participativas de organizar y la práctica de cooperación voluntaria. Además busca empoderar a los que tradicionalmente estan percibidos con menos poder y a personas que tienen diferentes puntos de vista.

La contribución del empoderamiento

La investigación sobre la noviolencia se concentra en su impacto en terminar con dictaduras o en resistir a ocupaciones. La noviolencia está empleada en luchar para objetivos como: lograr independencia de colonisadores, cambiar la política de gobiernos o empresas o su filosofia. Sin embargo su impacto en los que hacen las acciones o en nuestra cultura tiende a ser tratado como efecto secundario.

Muchas campañas o movimientos sociales miden su éxito sólo según si han logrado sus objetivos o no. Esta apreciacion reducida puede llevar a una manera de trabajar «consecución orientada» e «instrumentista» y puede causar una proporción alta de «desgaste» de los activistas. Es más, este estrecho punto de vista pasa por alto una motivación subyacente compartida por muchos activistas: hacer campaña sobre un problema específico de manera que en el futuro facilite un cambio más amplio e intensifique la habilidad de las personas para moldear sus propias vidas.

La perspectiva del empoderamiento puede contribuir a que los movimientos y las acciones noviolentas tengan una visión interna del proceso que tiene lugar en las personas y grupos involucrados en los movimientos o acciones, o en las culturas sociales que surgen de estos movimientos. Esto significa no sólo ver si se han logrado los objetivos, sino también estimar nuestro crecimiento personal y como los grupos pueden aprender juntos.

Julia Kraft está activa en el movimiento noviolento en alemania desde 1994.Ahora está trabajando en la coordinación del proyecto de la IRG sobre Noviolencia y Empoderamiento Social.