Especulador del mes: Combined Systems Inc. (CSI)

Con sede en Jamestown, Pennsylvania, Estados Unidos, Combined Systems Inc. (CSI) — a menudo fabricando bajo la marca Combined Tactical Systems (CTS) — suministra a Túnez, Yemen, Alemania, Holanda, India, Timor Oriental, Hong Kong, Argentina, Chile, Tailandia, Trinidad y Tobago, Camerún y Sierra Leona, así como a sus clientes de más alto perfil en los últimos tiempos — Egipto e Israel. Es propiedad de Point Lookout Capital y el Grupo Carlyle, con el primero, cuyas oficinas se encuentran en la ciudad de Nueva York, como accionista mayoritario. En la página de inversiones de Point Lookout, en la sección de CSI se lee: "La línea de productos de marca CTS de la empresa es la primera línea no letal en la industria hoy en día."

Hasta hace poco, en la sede de Combined Systems solía ondear la bandera de Israel. De acuerdo a su propia publicidad, su "sistema de vapor OC es ideal para presionar a sujetos en pequeñas habitaciones, áticos, espacios angostos, celdas de prisión", y se utiliza contra los presos en los EE.UU. CSI es propiedad de Point Lookout Capital y el Grupo Carlye. Point Lookout Capital, que es el accionista mayoritario, dice elogiosamente de CSI: "La línea de productos de marca CTS de la empresa es la primera línea no letal en la industria hoy en día." Point Lookout Capital tiene su sede en la ciudad de Nueva York. Casi todas las semanas Combined Systems Inc. Lleva a cabo entrenamientos en todo el territorio de los EE.UU. para el personal policial y de seguridad, en el uso de sus "armas químicas" y otras armas.

CSI es el principal proveedor de gas lacrimógeno del ejército israelí, así como proveedor de la policía de Israel (y la policía de fronteras) para su uso en la Palestina ocupada. Existe una amplia documentación escrita de ventas de la CSI y sus envíos a Israel; de hecho los botes de humo de la marca CTS son omnipresentes en las protestas palestinas, incluyendo las manifestaciones noviolentas que se repiten regularmente en Bil'in, Ni'lin y Nabi Saleh.

Entre los manifestantes palestinos muertos hace poco por el gas lacrimógeno está Mustafa Tamimi, de la pequeña aldea de Nabi Saleh, fallecido el 9 de diciembre de 2011. Un soldado israelí dentro de un jeep blindado disparó una granada de gas lacrimógeno a corta distancia directamente a su cara. Jawaher Abu Rahma de Bil'in se ahogó con gas lacrimógeno en una protesta en enero del año pasado. Su hermano, Bassem Abu Rahma, murió en abril de 2009 cuando un soldado israelí disparó una granada de gas lacrimógeno directamente contra su pecho.

También ha habido un sinnúmero de lesiones. El Comité de Coordinación de la Lucha Popular, un órgano de coordinación de las manifestaciones desarmadas en Cisjordania, señaló en un informe de 2010: "De acuerdo a los registros de la Media Luna Roja palestina en Bil'in y Ni'ilin, 18 personas han sido disparadas directamente y alcanzadas por la alta velocidad de los proyectiles desde su introducción, solo en estos dos pueblos".

Fotos y reportajes han demostrado que CSI es un importante proveedor de gas lacrimógeno del ejército tunecino. Un manifestante tunecino y un fotógrafo de Francia fueron asesinados recientemente por impactos de botes lacrimógenos disparados a corta distancia.

El gas lacrimógeno de la compañía es el principal utilizado por las fuerzas de seguridad egipcias en su intento de aplastar las manifestaciones allí, que todavía continúan. Amnistía Internacional documentó tres envíos de gas lacrimógeno de la CSI (en los EE.UU.) a Egipto en 2011 que fueron aprobados por el Departamento de Estado de EE.UU., a pesar del récord de las fuerzas de seguridad egipcias en la utilización de gases lacrimógenos para matar y herir a los manifestantes. En los meses siguientes el derrocamiento de Mubarak, Human Rights Watch también informó de un uso excesivo de la fuerza contra las manifestaciones pacíficas, incluyendo disparar ilegalmente gas lacrimógeno contra la multitud a la altura del hombro, los días 25 de febrero, 9 de marzo, 9 de Abril, 28 y 29 de junio, 1 de agosto y 9 de octubre.

Combined Systems ha hecho una publicidad agresiva de sus productos. El 18 de mayo de 2011, el gobierno chileno anunció — a raíz de un estudio realizado por la Universidad de Chile, que demostró que la exposición al CS puede causar abortos involuntarios — que iba a suspender temporalmente el uso de gases lacrimógenos por todo el país. Latin America News Dispatch cita al entonces Ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter diciendo: "Parece razonable suspender el uso de gases lacrimógenos hasta que nuevos informes médicos disipen cualquier duda sobre la conveniencia de emplear estos gases para enfrentar situaciones de desorden público y vandalismo ." Afortunadamente para el gobierno chileno — y por desgracia para los manifestantes chilenos, como los 30.000 manifestantes que, una semana antes, se habían reunido para protestar contra el proyecto hidroeléctrico HidroAysén y tuvieron que enfrentarse con el gas lacrimógeno — el gobierno chileno fue capaz de armar un informe, tres días después, citando a Combined Systems, argumentando que el gas lacrimógeno era seguro. El informe, y el levantamiento de la prohibición de gases lacrimógenos, llegaron justo a tiempo para que el estado utilizase gas lacrimógeno contra la siguiente oleada de protestas contra HidroAysén.

Matar con botes

En Cisjordania, muchos manifestantes han muerto o han resultado gravemente heridos como consecuencia de recibir un disparo a quemarropa de botes de gases lacrimógenos de Combined Systems, incluyendo a Mustafa Tamimi de 28 años de Nabi Saleh, que murió en 2011 después de que la mitad de su rostro fuera volado por un un bote de gas lacrimógeno de Combined Systems. En 2009 Bassem Abu Rahmah, de Bil'in, fue asesinado por un bote de Combined Systems, y en 2010, su hermana Jawaher también. El número de muertes y lesiones graves como resultado de botes de gases lacrimógenos ha aumentado drásticamente desde 2008, cuando Israel comenzó a usar los cartuchos de "rango extendido" de 40mm de Combined Systems, que se vende bajo la marca "Penetrator Barricade interior", y que se desplazan a una velocidad de 122 metros por segundo y están diseñados para penetrar en los edificios. Si bien las etiquetas de los fabricantes indican claramente que las granadas de gas lacrimógeno no se deben utilizar a corta distancia y no deben ser disparadas directamente contra las personas, esto no ha impedido que las fuerzas armadas israelíes hayan convertido estos botes en grandes balas. (Para obtener más información, ver el informe de B'Tselem, página 8. Para ver la página web del fabricante para el Indoor Penetrator Barricade, haga clic aquí.) Los botes de Combined Systems también se han utilizado para matar a los manifestantes en Guatemala.

Para mas informacion:
http://facingteargas.org/tc/22/combined-systems-inc-csi
https://www.combinedsystems.com/