I Conferencia de Unasur autoriza la violencia y el saqueo de los recursos naturales para conquistar el desarrollo

I
Conferencia de Unasur autoriza la violencia y el saqueo de los recursos
naturales para conquistar el desarrollo

 “Los países de la Unasur requieren de un gran desarrollo tecnológico
para poder explotar al máximo el potencial de la región en materia de recursos
naturaleza”

Alí Rodríguez Araque

 

Sociedad
Homo et Natura

Esto nos huele a extractivismo
profundo. Por eso nos preguntamos donde está la experiencia del primer país del
mundo que ha alcanzado el desarrollo vendiendo materia prima. De qué “salto
tecnológico” está hablando ahora el Secretario General de la Unión Naciones
Suramericanas (Unasur) en la I Conferencia sobre Recursos Naturales y
Desarrollo Integral de la Región, o acaso no sabe que a estas alturas del
devenir histórico y científico de la humanidad ya existe la ciencia y la
tecnología adecuada necesaria para terminar de extraer la energía fósil del
subsuelo de nuestras patrias, los recursos hídricos, la diversidad biológica,
los minerales de Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Chile,
Paraguay, Uruguay, Venezuela, Guyana, Surinam y Perú, ypara esto se está
construyendo con TLC y sin él toda la infraestructura necesaria para
transportar del corazón de nuestros pueblos y sus hábitats todo los recursos
que aún existen desde la primera colonización. Rodríguez Araque está hablando
de la recolonización de América con permiso de la Unasur. Del binomio necesario
IIRSA-Unasur.

Muchos de nuestros países
poseen las tecnologías necesarias y la experiencia obrera para continuar
extrayendo de sus subsuelos hidrocarburos, oro, hierro, plata, carbón, etc., y
si de algo carecieran para eso están suficientes leyes y las empresas
trasnacionales con las cuales operan desde hace varias décadas ya sean gringas,
inglesas, chinas o rusas.

Ya es un viejo cuento, y
recontarlo da pena ajena de la clase gobernante ya sea de derecha o de
izquierda seguirle hablando a nuestros pueblos suramericanos de que con la
venta de más energías fósiles, minerales o la intervención de la biodiversidad
de Amazonía, de los recursos de nuestros bosques, arrecifes de corales, o la
biota de nuestros lagos y ríos vamos por fin, 
¡ahora sí! a “desarrollarnos”. Con un acto de fe partieron científicos,
técnicos y políticos asegurándole al pueblo americano hace algunos años ya que
saldríamos del atraso y la pobreza, y alcanzaríamos el desarrollo y bienestar a
partir de “la sustitución de importaciones” para llegar hoy a la fórmula mágica
del “salto tecnológico”.

El uso de los recursos
naturales para lograr el “desarrollo integral” de los países de  acelerar la IIRSA propuesta por colosal
Brasil en septiembre del 2000. Es la técnica el dogma moderno para entregarles
en ventaja de plata a los países imperiales hambrientos insaciables de nuestra
energía fósil y minerales, o nuevas tierras con suficiente fuentes de agua. La
Unasur servirá para que todos los países de la región acordasen de manera
unánime la política unitaria de entrega de nuestras riquezas naturales a los
países desarrollados a través de complejas y variadas infraestructuras
propuesta en las reuniones de la IIRSA donde se discute flexibilizar las
aduanas, las líneas fronterizas, los aranceles, precios y mano de obra; y
construir modernos puertos de agua profundas en las costas de Atlántico y el
Pacífico, modernos y enormes aeropuertos, ensamblar gaseoductos, oleoductos,
vías ferroviarias, construir carreteras inter oceánicas, dragado de ríos y lago
convirtiéndolos en hidrovías o lagopistas, tirar fibras ópticas, tendidos eléctricos,
represas, demarcaciones y entregas de reducidos espacios territoriales para los
pueblos indígenas y campesinos.

Existen dos guerras
paralelas por el control de nuestros recursos, una del poder mundial contra los
Estados gobiernos y otra del Estado gobierno contra los pobladores y sus
líderes. “En el escenario de esa guerra
mundial por los recursos, América Latina es uno de los principales campos de
batalla porque suministra el 25 por ciento de todos los recursos naturales y
energéticos que necesitan los Estados Unidos. Además, los pueblos de la América
latina y caribeña habitan un territorio en el que se encuentra el 25 por ciento
de los bosques y el 40 por ciento de la biodiversidad del globo. Casi un tercio
de las reservas mundiales de cobre, bauxita y plata son parte de sus riquezas,
y guarda en sus entrañas el 27 por ciento del carbón, el 24 por ciento del
petróleo, el 8 por ciento del gas y el 5 por ciento del uranio. Y sus cuencas
acuíferas contienen el 35 por ciento de la potencia hidroenergética mundial”
(Renan Vega Cantor, Colombia en la Geopolítica Imperialista). 

Lanzó un grito de guerra y
represión, a espalda de la paz y el bienestar de los pueblos, el Secretario
General de la Unión Naciones Suramericanas (Unasur) en esa I Conferencia del 27
al 30 de mayo de 2013. La cifra señalada de “134 millones de pobres” es seguro
que aumentaría al acelerar el extractivismo pujante en cada espacio de vida aún
existente  en  nuestros países. Acaso no sabe el Secretario
General de la Unión Naciones Suramericanas (Unasur) que los todos los pueblos
de las Américas están en lucha contra sus gobiernos y las empresas mineras y
energéticas trasnacionales defendiendo sus tierras, la naturaleza y la vida
misma. Será que Rodríguez Araque no sabe que los pueblos indígenas, pesqueros,
campesinos y sus organizaciones sociales y ecologistas nos oponemos en la
República Bolivariana de Venezuela a la destrucción de la Amazonía venezolana
hábitat del pueblo Yanomami, del Caura, de la Sierra de Perijá, de la Gran Sabana,
de los ríos Socuy, Maché, Cachirí, Apure, entre tantos otros, a la explotación
de carbón y la instalación de una planta carboeléctrica en la mina Paso Diablo
existiendo en la Guajira venezolana un parque eólico en pleno desarrollo, a la
construcción en zona de potencial pesquero en los estados Zulia y Sucre de los
puertos de aguas profundas Simón Bolívar y Araya.

Da pena ajena escuchar, a dos
siglos de experiencia de vivir la contaminación a diario y de fracasadas
cumbres mundiales, al señor Antonio Prado, Secretario Ejecutivo de la Cepal, decir
que: la gobernanza en materia de recursos naturales es clave para el desarrollo
y que, como funcionario preocupado “recomienda el diseño de mecanismos que
aseguren una inversión eficiente de las rentas y el mejoramiento de la gestión
pública de los conflictos socioambientales”.

Dada la violencia desatada y
por desatarse en varias localidades a raíz de la política impuesta mundial
extractivista, las Naciones Unidas sabiendo del destape de la Caja de Pandora
de los mega proyectos y las superestructuras a implementarse en la búsqueda de
materia prima minero energética en los llamados países “subdesarrollados” por
parte de las empresas imperiales, de países ricos y “en vía de desarrollo” con
financiamiento de los organismos multilaterales su “próximo informe de la
Relatora Especial a la Asamblea General en 2013 se centrará en las conexiones
entre los grandes proyectos de desarrollo y un entorno favorable y seguro para
los y las defensoras de derechos humanos, con una atención especial a los
desafíos del enfoque de derechos humanos en la política de desarrollo y el
papel de los y las defensoras”. Viene más represión y criminalización a los
dirigentes sociales y defensores de derechos.     -- :: Bitácora en www.rafaeluzcategui.wordpress.com :Twitter: @fanzinero