¡Preservativos en los carceles!

Desde que los objetores de conciencia hemos entrado en las carceles estamos denunciando el trato que se da a las personas privadas de libertad y los reglementos penitenciarios que impiden la libre circulación de jeringuillas y preservativos.

Exigimos que se cumple el artículo 60 de la Constitución para que los enfermos terminales de SIDA sean puestos, sin demora, en libertad y puedan vivir sus ultimos días con quien lo deseen.

El 26% de la población reclusa es portadora del virus VIH. Otras enfermedades asociadas al SIDA, como la tuberculosis, se propagan sin la mínima prevención.

Ahora, con las inhabilitaciones, tratan de alejarnos de cualquier puesto de trabajo de carácter social. No quieren que desde estas profesiones l@s desobedientes al sistema sigan denunciando y sacando a la luz la vergonzosa situación de marginalidad en la que viven muchas personas.

Los nuevos presupuestos generales hacen recortes en los campos que más pueden prevenir el SIDA y en su tratamiento, mientras aumentan las aportaciones a la industria e investigación militar, para profesionalizar el ejército y hacernos parte de la estructura militar de la OTAN.

Las personas que hacemos objeción de conciencia e insumisión seguiremos denunciando, protestando, concienciándonos, solidarizándonos y por supuesto, desobedeciendo.

Pasa jeringuillas y preservativos a las carceles. Si eres voluntari@ contra el SIDA, no acojas prestacionistas en tu organisación. Gastos militares para fines sociales.
Insumisión Rosa, c/o MOC, C/ San Cosme y San Damián 24-2°, 28012 Madrid, Estado español.