Un año después de la revolución egipcia: gas lacrimógeno y represión policial

Gas lacrimógeno, policías y contra-revolución:
El 25 de enero marcó un año desde el comienzo de la revolución egipcia. Un año después de la caída del régimen de Mubarak, lxs egipcixs todavía están en las calles, exigiendo el final del mandato del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas (SCAF por sus siglas en inglés) que tomó el poder después que lxs egipcixs, de forma noviolenta, derrocaran al dictador. ¿Qué es lo que puede hacer la gente en EEUU? Egipto, después de Israel, es el segundo mayor receptor de asistencia militar de EEUU y corporaciones de este país producen gas lacrimógeno que es enviado a regímenes represivos por todo el mundo, incluyendo a Egipto, y usado en contra de gente que está tratando de cambiar el mundo.

Gas lacrimógeno producido en EEUU por Combined Systems Inc (CSI), y con sede en Jamestown, Pennsylvania, ha sido enviado a Egipto (entre otros países) y usado contra manifestantes egipcixs, causando la muerte a varixs y graves heridas a muchxs más. CSI es también la empresa responsable de la muerte del activista palestino Mustafa Tamimi, quien fue muerto después de recibir un disparo en la cara por un lanzador de gas lacrimógeno, que fue disparado por un soldado israelí en Cisjordania.

La Liga de Resistentes a la Guerra en coordinación con el Grupo de Trabajo de Justicia Global de Occupy Wall Street, Adalah-NY, y otros grupos, ha estado trabajando para construir alianzas con grupos que están organizando contra el apoyo de EEUU para la producción, venta y compra de gas lacrimógeno, como también con grupos en EEUU trabajando contra la militarización de la policía.

Para más información sobre el apoyo de EEUU para el uso y producción de gas lacrimógeno, revisa este reporte escrito (inglés) por miembrxs de Adalah-NY y re-posteado por el blog de la Liga.

Revisa el cómic escrito por Ethan Heitner y Greg Horwitch sobre el negocio del gas lacrimógeno.

http://warresisters.org