La ONG belga Vredesactie presentó un expediente de quejas contra la empresa de tecnología Barco por comercio ilegal de armas con Israel

El martes 20 de diciembre, Vredesactie presentó un expediente de quejas contra la empresa Barco en las oficinas de la policía en la ciudad de Gante, Bélgica. Barco desarrolló un simulador de vuelo para las fuerzas aéreas de Israel, pero nunca pidió un permiso de exportación, a pesar de ser requerido por la legislación belga para el comercio de armas. "Esto es comercio ilegal de armas" declara Vredesactie.

Barco es una empresa de tecnología belga que diseña y desarrolla soluciones de visualización, que desarrolló un sofisticado simulador de vuelos militares junto con la empresa de defensa de Israel, Elbit. Este simulador permite que hasta ocho pilotos de aviones F-16 puedan entrenar en escenarios de ataques aéreos a gran escala, similares al ataque a Gaza ocurrido en 2009. Elbit y Barco firmaron un acuerdo de más de 10 millones de dólares en la primera mitad de 2010. Para eludir la legislación belga en materia de exportaciones de armas, la producción se realiza en EEUU, pero parte de la tecnología fue desarrollada en Bélgica. Un prototipo del simulador de vuelo fue exhibido en la sede de Barco en Kuurne en julio de 2010. En esta presentación se anunció que las fuerzas de defensa de Israel habían finalizado una revisión de este prototipo; basados en esta revisión, las fuerzas armadas de Israel otorgaron el contrato a principios de noviembre de 2010.

Barco elude el control gubernamental

Bajo la actual legislación belga sobre exportación de armas, transferencias inmateriales de tecnología necesaria para el desarrollo de productos militares también tienen que recibir una licencia de exportación. El ensamblaje y testeo de prototipos bajo esta legislación esta definido como "desarrollo": Barco hizo exactamente esto en Bélgica.

La empresa nunca pidió una licencia para esta tecnología específica, esto puede ser deducido por las declaraciones del presidente de ministros, Peeters en el Parlamento flamenco el 25 de octubre de 2011.

El vocero de Vredesactie, Hans Lammerant declaró: " queremos que este caso esté sujeto a una investigación criminal y pediremos que la ley de exportación de armas sea aplicada. Por lo que Vredesactie presentó una queja oficial ante la policía de Gante."

Si es que Barco hubiera pedido un permiso de exportación, este nunca habría sido otorgado ya que después de los ataques en Gaza de 2009, el gobierno regional en Bélgica acordó el no dar licencias de exportación para armas o tecnología de defensa destinada a las fuerzas armadas de Israel, instalando, de facto, un embargo de armas contra Israel.

Ley estricta de exportación de armas y fuertes controles

Hans Lammerant dijo: "el caso Barco, es una clara indicación de la importancia de controles fuertes sobre los usuarios finales de tecnología relacionada a la defensa. Estos controles deberían incluir la prevención de maniobras para eludir tales restricciones, como la producción en otros lugares de productos relacionados a la defensa desarrollados en Flandes”.

En los primeros meses de 2012 el parlamento flamenco votará una nueva ley sobre exportación de armas, es muy probable que el futuro de la exportación de armas desde Flandes continúe escalando conflictos armados.

http://vredesactie.be