Especulador de la guerra: EADS

Jürgen Grässlin

En pocas empresas armamentísticas el dicho y el hecho son más diferentes que en el caso de EADS. Mientras que la Junta de Dirección declaró en su directiva “integridad y transparencia” que la responsabilidad ética marcaría sus actividades, se suministra a dictadores y pseudo-demócratas. Un claro ejemplo de negocio basado solamente en los beneficios que incluye transferencia de armas a Libia donde en la guerra entre el régimen dictatorial de Gaddafi y la “alianza de los dispuestos” liderada por Occidente las armas de EADS son utilizadas por ambos bandos. La guerra es buena para el negocio – de EADS.

La Compañía de Defensa Aeronáutica Europea y Espacial NV (EADS), con sede en Leiden, Holanda, se fundó el 10 de julio de 2000 y desde entonces se ha convertido en el grupo de aviación y aeroespacial líder y la segunda empresa de armamento de Europa. El grupo alemán Daimler AG, el mayor accionista único y un consorcio del grupo empresarial estatal SOGEADE, el fabricante de armas francés Lagardère y el propio Estado francés poseen cada uno el 22,46% de las acciones. Otro gran accionista con un 5,47% es el grupo estatal español SEPI.
EADS consta de las divisiones Airbus, Astrium, Eurocopter y Cassidian. “Todo lo que vuela”, es como se podría identificar todo el abanico. El espectro de armas abarca desde aviones de transporte y de combate, helicópteros militares, sistemas de distribución de armas nucleares hasta cohetes espaciales. Los productos militares se completan con drones (aviones no tripulados), considerados actualmente como una tecnología clave en la guerra.
En la segunda mitad de la pasada década, EADS incrementó su venta de armas de 12,6 (2006) hasta 13,1miles de millones de dólares USA (2007) y en el año siguiente al exorbitante record de 17,9 miles de millones de dólares USA. De manera que el objetivo de incremento de ventas que se habían auto-fijado “especialmente en el negocio de la defensa” se cumplió con creces.

Como el Fénix de las cenizas

En 2009, EADS tuvo que tomar un respiro. Las ventas de armas de la compañía, según cálculos del Instituto Internacional de Investigación por la Paz de Estocolmo (SIPRI) cayeron de 17,9 miles de millones de dólares USA (2008) a 15,9 miles de millones (2009).
El balance sufrió el impacto del desastre del nuevo avíón militar de transporte A400M de Airbus Militar. Está previsto que el A400M cumpla con las necesidades recientemente establecidas por las fuerzas europeas de la OTAN para crisis mundiales y misiones de guerra con sus mejoras en capacidad de carga, alcance y velocidad. Debido al enorme incremento de gastos en varios billones de euros, Sudáfrica ha cancelado la compra de los ocho A400M previstos. Alemania ha reducido su pedido de 73 a 53 transportadores A400M.
Sin embargo, a principios de 2011 la euforia se extiende en EADS – precisamente gracias al próspero negocio armamentístico. La división Airbus mejoró el EBIT (beneficios antes de impuestos e intereses) de unas pérdidas de 1.371 millones de euros (2009) a unos beneficios de 305 millones de euros (2010). Mientras que las actividades civiles de Airbus Comercial tuvieron un descenso de 95 millones de euros, las ventas de armas de Airbus Militar contribuyeron a la mejora de la situación financiera: a pesar de que la división militar en 2009 registró unas pérdidas de al menos 1.754 millones de euros, los resultados en 2010 fueron de 21 millones de euros otra vez en terreno positivo.

Afirmando actuar éticamente, reduciendo los riesgos del control de exportaciones

La gerencia de EADS desea “asegurar el cumplimiento de las prácticas de negocio éticas en todos los campos”. Este objetivo positivo es subrayado en el código de conducta “integridad y transparencia”. Consecuentemente, EADS se compromete “a un comportamiento ético y transparencia”. Pero cuando exportan, “el cumplimiento se reorganizó para reducir los riesgos del control de exportación”. El Consejo de Aseguramiento de la Exportación, responsable de revisar todas las actividades relacionadas con la exportación, comenzó a funcionar en 2009. Además, EADS “participó en varias iniciativas para desarrollar estándares mundiales”.
Esto suena bien, pero en ninguna otra empresa fabricante de armas el dicho y el hecho pueden ser más diferentes que en EADS. Mientras los accionistas y el público crítico que asiste a la Junta General Anual en Amsterdam son silenciados con políticas éticas, EADS – en unión con países beligerantes como EEUU, Gran Bretaña, Francia o Alemania – suministra armas y equipamiento militar a dictadores y pseudo-demócratas en todo el mundo .

La guerra contra Gaddafi es buena para el negocio

Gracias a sus ricas reservas de petróleo, Libia está en disposición de pagar las importaciones de armas con prontitud. No sorprende entonces que el régimen dictatorial de Muammar al Gaddafi sea uno de los clientes de las empresas de armamento europeas. EADS ha mantenido una oficina comercial en la capital Libia, Trípoli. Desde el levantamiento del embargo de armas en 2004 se han entregado vehículos militares, helicópteros y misiles anti-tanque tipo MILAN 3.
¿Inhibiciones morales de los líderes de EADS? ¿Principios éticos sobre la transferencia de armas a dictadores? Aparentemente no existen. Durante décadas, Libia ha sido uno de los países donde los derechos humanos y civiles han sido ampliamente violados. El régimen libio también instauró la pena de muerte en 2009. El régimen de Gaddafi transfirió 168 millones de euros a EADS por los misiles MILAN.
Cuando los británicos y sus fuerzas aéreas atacaron bases aéreas y posiciones del ejército libio en marzo de 2011, también se usaron armas de EADS: aviones de combate Typhoon y Tornado. Como es bien sabido, la guerra es buena para los negocios...

¿Del comercio de armas hacia la producción ajustada a la ética?

Durante las dos últimas décadas, los Accionistas Críticos de Daimler (KAD) han acudido a la Junta General Anual con acciones, contra-propuestas y declaraciones a favor del abandono de la fabricación de armas de Daimler. Las consideraciones morales juegan un papel marginal – si es que juegan alguno – en las juntas de accionistas de EADS NV y Daimler AG. Lo que importa es sólo el beneficio.
La venta de la participación de Daimler en EADS a otro fabricante de armas no supondría una contribución significativa para resolver el problema actual. Quien quiera salir de la abultada producción militar y de las inhumanas exportaciones militares debe luchar por la reconversión de la defensa – el cambio hacia una producción sostenible de productos civiles con responsabilidad – y dejar de lado la producción de armas.
Los proyectos militares de EADS, especialmente el Typhoon, finalizan en los próximos años. Se necesita un cambio con visión de futuro. Los altamente cualificados ingenieros del gigante aeroespacial pueden realmente beneficiarse de su conocimiento, como lo demuestra el siguiente ejemplo: en diciembre de 2010, EADS anunció que la división Astrium se convertiría en un fabricante líder de palas de aerogeneradores.
Así, EADS entra en competencia con el líder danés LM Glasfiber. Su centro productivo en Alemania habla por sí mismo: en el lugar ocupado por la planta del antiguo EADS/Airbus en Lemweder actualmente se fabrican palas de aerogeneradores. No hay símbolo mejor del desarrollo positivo.

Jürgen Grässlin

Jürgen Grässlin es portavoz federal de la Sociedad Pacifista Alemana- Unión de Resistentes a la Guerra (DFG-VK) y portavoz de los Accionistas Críticos de Daimler (KAD).