Editorial

Para quienes están involucrados en campañas contra especuladores de la guerra, la primavera en el hemisferio norte significa que es tiempo para iniciativas ante reuniones de accionistas. Las empresas están obligadas a anunciar las fechas de sus reuniones de accionistas, las cuales normalmente pueden ser encontradas en sus páginas web. Estos cónclaves son buenas oportunidades para visibilizar temas de campañas contra la especulación de la guerra frente a los dueños y accionistas menores de las empresas. Existen diferentes formas para estas acciones, para nosotros lo mejor es combinar esfuerzos tanto dentro como fuera de la reunión.

Normalmente una acción es suficiente para poder entrar a una reunión, pero estas reuniones funcionan de forma diferente en diferentes países. Normalmente el procedimiento más práctico es que grupos compren un número de acciones y las dividan en acciones individuales. La parte principal de la reunión consiste en el informe presentado por el directorio de la empresa, siendo variable la cantidad de preguntas que se pueden realizar después de esta presentación. En casos como el de la reunión del BBVA en Bilbao, existe el derecho a dar una pequeña presentación, la cual el grupo Centre Delas de Barcelona ha usado en los últimos años para denunciar la conexión del banco con la industria de armas. El tiempo para preguntas puede ser una oportunidad para confrontar directamente las malas prácticas de la empresa y demandar una respuesta del directorio. Algunas veces los accionistas más pequeños se sorprenden al aprender sobre el involucramiento de la empresa en la industria de guerra, algunos de ellos pueden incluir cuerpos financieros como iglesias o fondos de pensiones, quienes pueden convertirse en aliados en tema de la ética de la empresa. Muchas veces las empresas ponen un límite estricto sobre cuanto tiempo hay disponible para preguntas lo cual significa que puedes tener más impacto al combinar las preguntas con una pequeña demostración dentro de la reunión. Al discutir estos temas con accionistas es vital el haber hecho la debida investigación para que tu información sea las más correcta y actualizada posible.

Acciones fuera de las reuniones pueden suceder tanto si hay o no gente de tu grupo asistiendo a la reunión – solo preocúpate si parte del grupo planea entrar y que la acción no ponga en riesgo esto. Afuera puedes ser lo más creativo que puedas para tratar de atraer la atención de los medios de comunicación, transeúntes y por supuesto también a los mismos accionistas. La pintura roja representando los negocios sangrientos del BBVA se ha convertido en una patente de las reuniones de accionistas de este banco - como informamos en este boletín-. La acción fuera también debe de ser una oportunidad para involucrar a la mayor cantidad de gente posible en la actividad.

Acciones ante las reuniones de accionistas ofrecen muchas potencialidades, pero sólo si son parte de una campaña a largo plazo para poner presión a la empresa. En el 2006 un grupo de Montreal llamado Alcan´t (fundado en el 2003 y apoyada por el Instituto Polaris) convenció a más de un tercio de los votantes en la reunión de accionistas de Alcant para pedir una investigación de impacto sobre el proyecto de minería de bauxita en Kashipur, Orissa. El siguiente año, Alcan vendió su porcentaje de 45% en el proyecto. Estos éxitos son raros, pero con persistencia, aliados estratégicos y una buena campaña, mucho puede y ha sido alcanzado. Más de cuarenta años de iniciativas de accionistas no ha parado el comercio de armas, pero ha ayudado a un cambio en la conciencia y el nacimiento de conceptos como inversiones éticas. Si en las próximas semanas o si ya tuviste tu acción ante accionistas, te deseo la mejor de las suertes y esperamos escuchar de ti sobre como estas salieron.

Javier Gárate