Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Benutzeranmeldung

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

Militarismo en Finlandia

Kaj Raninen

A su manera, Finlandia es un país muy militarizado, aunque no lo parezca a primera vista. El militarismo finlandés no quiere decir que el ejército sea muy visible en la sociedad o que necesariamente tenga más influencia en la sociedad que en otros países de Europa del Oeste. Es más un estado de ánimo, una manera de pensar construida históricamente, según la cual Finlandia está siempre bajo amenaza militar -incluso cuando nadie sepa quien pueda causar esta amenaza o nadie pueda imaginar una situación donde esto pueda materializarse. Debido a esta amenaza, Finlandia siempre necesitará un ejército que esté basado en un sistema de servicio militar muy amplio o generalizado. El militarismo finlandés es el resultado de una herencia histórica creada por acontecimientos sucedidos durante la Segunda Guerra Mundial. En esa guerra Finlandia luchó dos veces contra la Unión Soviética (en 1939-40 y en 1941-44). Aunque Finlandia perdió en ambas ocasiones y más tarde se alió con la Alemania de Hitler, las guerras eran vistas ya sea como "victorias defensivas " del ejército o como la salvación del país de la ocupación soviética y la tiranía estalinista.

Históricamente esto podría ser verdad, aunque la participación finlandesa en la Segunda Guerra Mundial podría haber sido evitada posiblemente adoptando una política exterior más inteligente. Pero las guerras, en particular la Guerra de Invierno (1939-40), cuando Finlandia luchó contra la Unión Soviética sin aliados, están todavía afectando la mentalidad de la gente y están todavía siendo utilizadas políticamente. Los veteranos sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial, normalmente representados por el ejército o los políticos de derecha, pero a veces incluso representándose ellos mismos, son presentados como un "modelo de conducta " a seguir por la juventud ((por ejemplo, la recaudación anual de dinero para el cuidado de la salud de veteranos fue anunciada este otoño bajo el eslogan "habrías tenido las agallas de hacer lo mismo ").

En el debate político finlandés acerca de las cuestiones del ejército, un argumento de derechas muy común es "que van a pensar los veteranos de ésto?" ((por supuesto que normalmente no se les pregunta que es lo que realmente piensan, pero el ejército de ahora y los que le respaldan piensan que están autorizados a hablar por ellos).

Una de las figuras públicas más respetadas en Finlandia en los años 90 fue el último oficial mayor sobreviviente de los años de la guerra, el general Adolf Ehrnrooth, cuya opinión extrañamente extremista adornó con frecuencia los medios de comunicación finlandeses por una década. Cuando murió en la primavera del 2004, más de 20. 000 finlandeses se volcaron a las calles de Helsinki para rendirle homenaje. Una opinión muy común del joven finlandés que alcanza la edad para realizar el servicio militar es "hago el servicio militar porque se lo debo a los veteranos " y no hay ningún OC en Fin-landia al que se le haya preguntado una pregunta como " qué hubiera hecho en 1939?" o "qué hubiera sido de nosotros si todo el mundo fuera como tú en 1939?".

Los últimos 15 años han sido una buena época para el militarismo finlandés, sobre todo entre la gente mayor. Durante la Guerra Fría, Finlandia, aunque tenía una democracia parlamentaria con una economía de mercado controlada por el estado, tenía una relación política especial con la Unión Soviética. Durante estos años los políticos finlandeses practicaron en un tipo de "auto censura ", y más o menos se evitaban las críticas de la Unión Soviética y los aspectos negativos de la historia entre los dos países. Esta situación cambió con la caída de la Unión Soviética y aquellos que se sintieron humillados o limitados durante los años de la "finlandización " pensaron que la hora de la compen-sación había llegado.

El resultado fue un renacimiento del militarismo finlandés;de repente era otra vez posible recordar y elogiar abiertamente la lucha finlandesa en la Segunda Guerra Mundial -y usar su recuerdo para sus propios objetivos políticos:el "mito de los veteranos de la guerra " descrito arriba fue creado y el ejército empezó a tomar una posición más abierta y visible en la sociedad. Durante los años 90 aumentó la cooperación con las diferentes instituciones de la sociedad civil;las escuelas, las organizaciones de deportes etc. En este momento el ejército está patrocinando uno de los festivales de rock más grandes en Finlandia. Desde la Segunda Guerra Mundial el amplio sistema del servicio militar ha sido la piedra angular del ejército finlandés (ver artículo en la página 1). Según el "Libro Blanco de la Defensa " recientemente publicado por el Ministerio de Exterior y Defensa Finlandés, el servicio militar no será abolido o incluso reformado en un futuro cercano.

La proporción de aquellos que realizan el servicio militar disminuirá un poco del nivel actual pero todavía permanecerá muy alto. Esto es oficialmente explicado por el hecho de que Finlandia es un país extenso, ligeramente poblado y el "servicio militar es la única manera de crear una reserva militar lo suficientemente grande como para defender a todo el país ". Esta no es, por supuesto, la verdadera razón y nadie puede realmente imaginarse una situación en la que Finlandia pueda necesitar su enorme reserva de casi medio millón de soldados. Según este informe "Al mismo tiempo esto crea los cimientos de la gran voluntad de los ciudadanos de defender su país y el compromiso hacia la defensa nacional " ((mirar recuadro de la derecha). En otras palabras, el servicio militar es necesario para que la gente tenga una actitud positiva ante el ejército.

Los OCs al interior del ejército finlandés.

La actitud de las autoridades finlandesas hacia la objeción de conciencia ha estado siempre más caracterizada por el "castigo " y la "marginalización " que por la "integración ". El principal objetivo de su política ha sido, y es, mantener el número de OC a un nivel relativamente bajo y prevenir que este perjudique la existencia del sistema de servicio militar.

Y esta es la razón principal por la que ha sido siempre muy difícil mejorar la legislación de los OC finlandeses. El continuo debate sobre la legislación de los OC finlandeses, que se ha centrado principalmente en la duración del servicio, empezó en 1998 cuando dicho servicio fue reducido. Al mismo tiempo, el gabinete finlandés empezó a preparar un proyecto de ley según el cual el servicio sustituto se acortaría a 12 meses. Sin embargo, de repente, el gobierno cambió de opinión, probablemente porque los generales habían sufrido un gran revés meses antes cuando el parlamento rechazó aceptar la entrega de helicópteros militares y el consejo de ministros no vio apropiado herir sus sentimientos otra vez.

En otoño de 1998, a pesar de las fuertes protestas de los OC, el parlamento finlandés rechazó un proyecto de ley que reducía el servicio militar a 12 meses. En 1999 el gabinete empezó otra vez a preparar mejoras a la legislación de los OC. Al final decidieron proponer una reducción de un mes en el servicio pero el parlamento la rechazó en el otoño del 2000.

En ambas ocasiones el servicio sustituto dividió al campo de la política finlandesa bruscamente:los verdes, los de izquierda y casi todos los socialdemócratas pero sólo un puñado de los representantes más liberales del centro y los partidos de derecha estaban a favor de la reducción. Y en ambas ocasiones la mayoría de los parlamentarios de centro y de derecha se pusieron frenéticos. Un diputado pronunció su opinión durante la sesión parlamentaria:

" La independencia de nuestro país no puede ser ignorada. En mi opinión tenemos una deuda de honor hacia los hombres y mujeres que han defendido nuestro país durante la guerra y esta deuda nos obliga al menos conservar el servicio militar que ahora tenemos. La reducción del servicio civil no cubre las necesidades del servicio militar. El servicio civil es tan sólo una opción para aquellos cuya convicción les impide llevar a cabo el servicio militar. Objeción sólo por conveniencia o pereza no son argumentos suficientemente sólidos como para la exención del servicio militar. Por lo tanto, el servicio civil no debería hacerse más atractivo como una alternativa. En dicho caso podríamos empezar teniendo demasiados jóvenes con una convicción ".

Y otro dijo:" Durante el fin de semana uno de los veteranos dijo, cuando escuchó que estaríamos hablando sobre ésto, que si hubiera un invasor o alguien pensando en invadir, seguramente no contarían cuantos hombres con escobas habría en nuestras fronteras, sino que contarían el número de hombres armados y entrenados que podríamos situar en nuestras fronteras ".

Aunque la objeción de conciencia ha sido siempre un tema muy polémico en Finlandia, todo el parlamento finlandés ha aceptado mejoras en la legislación de la OC en el pasado, finalmente es en 1992 cuando la reciente Ley del Servicio Militar entró en vigor. Sin embargo, hoy la situación parece incluso más difícil que antes y hay muchas razones para ésto. En primer lugar, debido al "neo-militarismo " finlandés la actitud de la gente hacia los OC es incluso más firme que antes -o al menos algunos políticos piensan que este es un acto como consecuencia. En segundo lugar, después de que el servicio sustituto fuera reducido de 16 a 13 meses en 1992, la cantidad de solicitudes empezó a subir dramáticamente (de 600-900 por año en los años 80 a 2500 por año a mediados de los 90). Y el ejército está seguro que esto sucedió debido a la reducción del servicio y a que el servicio sustituto se había convertido "en general menos exigente " que el servicio militar.

La reducción del servicio probablemente no fue la razón principal del incremento -al mismo tiempo el número de solicitantes del servicio sustituto aumentó drásticamente en muchos otros países de Europa del Oeste -pero el ejército está seguro de que esta era la razón y están más que seguros que no quieren que esto ocurra otra vez. La posición finlandesa con respecto a la política internacional ha cambiado drásticamente durante los pasados 15 años y esto tampoco parece jugar a nuestro favor.

En los años 80 los políticos finlandeses eran muy susceptibles en lo referente a la imagen de Finlandia en el Oeste y esto era una cosa notable. Incluso cuando políticos de derecha escuchaban que Amnistía Internacional adoptó el encarcelamiento de los OCs finlandeses como prisioneros de conciencia y cuando Finlandia fue añadida a la lista de países acusados como no respetuosos de objetores de conciencia tales como, Alemania del Este, Polonia o la Unión Soviética. Hoy en día Finlandia es miembro de la UE y sin duda uno de los "países del Oeste " y parece que a nadie ya le importa, aunque Amnistía Internacional ha adoptado 49 finlandeses.

Los OCs desde 1999 Y finalmente, tampoco hemos tenido buena suerte. Si el gabinete hubiera propuesto una reducción en el servicio en 1998 el parlamento probablemente habría aceptado al menos esta mejora poco adecuada, pero cuando el gabinete finalmente lo hizo en el 2000 la composición del parlamento era menos favorable que los dos años anteriores. En el 2000 los debates del parlamento sobre la Ley del Servicio Civil tuvo lugar al mismo tiempo que cuando los partidos estaban haciendo campaña en las elecciones municipales. El partido conservador, obviamente utilizó su fuerte oposición a la mejora del la Ley del Servicio Civil como agudizar su imagen sin perjudicar su relación con su posible socio de la coalición.