Image linked to donate page Image linked to Countering the Militarisation of Youth website (external link) Image linked to webshop

Benutzeranmeldung

Interface language

Diaspora link
Facebook link link
Twitter link
 

La base militar Diego García

Por Alain Ah-Vee

A medida que el imperio británico se derrumbaba, los EEUU fueron ocupando partes de él. Cuando en los años 60 los EEUU y el Reino Unido decidieron instalar una enorme base militar en una de las Islas Mauricio, en la Isla de Diego García, se estaban cometiendo muchos crímenes.

Los crímenes del Reino Unido y EEUU

En primer lugar el gobierno británico tuvo que robar las Islas Chagos, incluyendo la de Diego García, de todas las islas que componían el Estado de Mauricio. Esto sucedió en el periodo previo a la independencia de Mauricio de 1968. Esto se llevó a cabo a espaldas del Parlamento Británico recurriendo a una arcaica Prerrogativa Real, una “orden del Consejo”. Esto ocurrió durante el gobierno laborista de Harold Wilson. Con ello contravenía la Resolución 1514 de la ONU que establece claramente que “cualquier intento de quebrantar, parcial o totalmente, la unidad nacional y la integridad territorial de un país es incompatible con los propósitos y principios de la Carta de la Naciones Unidas.” Por otra parte los estados miembro de la ONU, que se habían enterado de la trama para desmembrar Mauricio habían votado la Resolución 2066 pidiendo a Gran Bretaña que “no tomase ninguna acción que pudiese desmembrar el territorio de Mauricio y violar su integridad territorial”. La Resolución 2066 prohibía esta apropiación de tierras.

Una vez que Gran Bretaña había robado las Islas y se había inventado una colonia llamada Territorios Británicos del Océano Índico, o la abreviatura en inglés BIOT, (y que incluía algunas islas robadas de las Seychelles que el gobierno de Seychelles, algo que fue muy importante, más tarde reclamó y que recuperó cuando Albert Rene llegó al poder), Gran Bretaña, junto a Estados Unidos, pasó al segundo crimen:

Desplazaron por la fuerza a toda la población de las islas Chagos de Mauricio.

Les persiguieron y les echaron de sus casas a través de engaños, intimidaciones, amenazas y terror, y por último, a través de la violencia. Los perros de las islas fueron acorralados y asesinados delante de sus dueños y de sus hijos. Los EEUU y el Reino Unido se inventaron una mentira flagrante al decir que nadie vivía allí. Y sabían que era una mentira flagrante. Todo esto ha sido documentado al detalle, sobre todo desde finales de los años 90 cuando habían pasado los 30 años que dicta la Ley de Secretos Oficiales y hubo muchas pruebas disponibles. Pruebas de los desplazamientos forzosos, de la conspiración, de la invención deliberada de mentiras, además de los comentarios racistas que son concomitantes a este tipo de violencia. En la sentencia del líder chagosiano Olivier Bancoult contra el Estado Británico, en el año 2000, el Tribunal Supremo de Gran Bretaña condenó la conspiración. Incluso citaba una nota de un funcionario que dice así: “Por desgracia, junto con los Pájaros van algunos Tarzanes u Hombres Viernes cuyos orígenes son oscuros y que se están ilusionando con Mauricio.”

Y el tercer crimen: los EEUU, el destinatario de las Islas robadas, pasó a hormigonar y asfaltar el arrecife de coral más bonito del mundo, un par de islas con forma de herradura llamadas Diego García. Destruyeron todo el ecosistema. Ahora hay bunkers reforzados de hormigón bajo el mar, cuarteles para miles de fuerzas armadas, clubes para los distintos rangos que hay en la base: los rangos más altos para los altos mandos, los siguientes rangos para los oficiales, después para los rangos de soldados y marineros rasos y por último el rango más bajo que suele ser para los trabajadores manuales hasta el nivel de enfermeros, y que suelen ser de Filipinas y Mauricio. También hay una pista enorme desde la cual despegaron los B-52 para bombardear Afganistán e Irak. Hay un puerto inmundo donde atracan los portaviones. El buque responsable de prestar servicios a submarinos nucleares expulsados de Italia tras las demostraciones, ahora se encuentra atracado allí. Esto está en contravención del tratado para un África sin armas nucleares, el Tratado Pelindaba, que entró en vigor en 2010.

Cuando un B-52 despega de Diego García y bombardea un baryaat, o procesión nupcial, matando a toda la familia, se está cometiendo un crimen más. En los últimos años, durante la llamada guerra contra el terrorismo, los EEUU y Gran Bretaña han utilizado Diego García para la encarcelación ilegal de prisioneros para torturarles.

Y aunque gran parte de esta historia es conocida, la historia de la resistencia por parte de la gente de Chagos y Mauricio es muy poco conocida.

Resistencia

Desde el momento de los desplazamientos forzosos hubo una rebelión espontánea. Y cuando el último buque, el Nordvaer, llevó a 200 chagosianos al Puerto de Louis en Mauricio, hubo una sentada en el muelle. Los chagosianos, incluyendo a la líder Aurelie Talate que murió en enero de 2012, se negaron a dejar el puerto.

Enseguida los chagosianos se encontraron con un ambiente urbano difícil, y se unieron a la masa de mauricianos desempleados, ganándose la vida tras violentos conflictos comunales que se cobraron cientos de vidas. Algunos tenían familia, otros fueron acogidos por los pobres.

Enseguida empezó la organización. La Organización Fraternel, un movimiento social, ayudó a organizar encuentros, huelgas de hambre, y vigilias a la luz de las velas en zonas residenciales como Bain des Dames. Lo que caracterizaba estas protestas es que se trataban de protestas de mujeres. Muchos de los hombres estaban demasiado tristes por la humillación del desplazamiento como para ser activos. Pero las mujeres fueron Madres Coraje. Las mujeres miembros de LALIT, y una de nuestros miembros que es médico, enseguida participaron en los movimientos de huelga de hambre y se unieron a la movilización.

Mientras tanto, la clase trabajadora de Mauricio se alzó en dos grandes movimientos en los cuales muchos chagosianos (que habían empezado a trabajar en los muelles y en el ayuntamiento y que estaban sindicados) participaron. Estos movimientos se conocen como la Huelga de agosto del ’79 y el Movimiento popular de septiembre del ’80, ambos movimientos fueron enormes, muy organizados y casi insurrectos.

Tras esta experiencia, en 1981, las mujeres chagosianas junto a las mujeres de LALIT, organizaron manifestaciones callejeras tres días seguidos en el Puerto de Louis en apoyo de las ocho mujeres chagosianas en huelga de hambre en el Jardin de la Compagnie, al aire libre, en pleno Puerto de Louis, frente al Alto Comisionado Británico. En las manifestaciones había cientos de mujeres con pancartas corriendo literalmente por las calles principales, gritando lemas a toda voz. El tercer día todas se sentaron delante de la Embajada Británica y cortaron la calle. Las mujeres ganaron un enfrentamiento con la policía antidisturbios, pero 8 fueron detenidas, incluyendo a la líder chagosiana Charlesia Alexis y las miembros de LALIT Ragini Kistnasamy y Lindsey Collen. Este fue un punto de inflexión. A partir de ese momento, todo el mundo en Mauricio conocía el problema que hasta entonces había sido difícil incluir en el orden del día general.

Fue entonces cuando reaccionó el Estado de Mauricio, y junto a los chagosianos reclamaron y consiguieron una compensación de Gran Bretaña. Cada chagosiano recibió una casa.

Desde entonces la lucha ha atravesado muchas fases, en ocasiones latente, para reavivarse de nuevo. A mediados de los años 90, LALIT creó el frente común Rann Nu Diego y el Grupo de Refugiados de Chagos; Greenpeace aceptó llevarnos hasta Diego García en uno de sus buques pero el plan fracasó. Fue entonces cuando el caso de Olivier Bancoult puso el tema en el orden del día. Pero, hasta cierto punto desde 1999, el caso ha caído en la trampa del legalismo causando desmovilización. En la actualidad el Tribunal Europeo de Derechos Humanos tiene interpuesto un recurso que ha sido pospuesto sin piedad. Desde el año 2004 LALIT cuenta con el apoyo de la Red No Bases, una red internacional en contra de las bases militares que ayudamos a crear. El año pasado el Gobierno de Mauricio, bajo la presión de LALIT, interpuso un pleito en contra de Gran Bretaña bajo el convenio de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Este caso tiene el mérito de exponer el complot del Reino Unido para establecer una Zona Marina Protegida en Chagos, en un territorio que no es suyo, para impedir el retorno de los chagosianos. Los documentos de Wikileaks demostraron este motivo oculto. Hasta entonces muchas organizaciones medioambientales, incluso Greenpeace, habían caído en la trampa del Estado Británico.

Conclusión

Para terminar, echemos un vistazo a los principios que nos han guiado en LALIT durante esta lucha.

El primer principio era el de mantener los tres problemas principales articulando de común acuerdo, y no caer en trampas de un solo tema, ni permitir que una sola lucha sea negociada por otra. Las tres luchas son las siguientes:

  • Cerrar la base militar estadounidense. Es la causa principal de todo el sufrimiento y continúa siendo un peligro para la humanidad.
  • Re-unificar Mauricio, sus tierras y a su gente, y por lo tanto completar la descolonización.
  • Exigir el derecho de regreso y una indemnización integral de todos los chagosianos.

El primer principio nos proporciona aliados naturales: a todo el movimiento anti-guerra cuando se trata de oponerse a las bases militares, a las fuerzas anti-coloniales que buscan la descolonización completa, a las organizaciones de derechos humanos, a organizaciones ecológicas y medioambientales que se movilizan en contra de la destrucción de ecosistemas. El movimiento de mujeres de todo el mundo, claro está, también es un aliado de una lucha tan valiente por parte de mujeres. Organizaciones que reúnen a presos con sus familias también son un aliado natural en contra de la entrega de presos que ha estado teniendo lugar en Diego García. También los ciudadanos de los EEUU y del Reino Unido, cuando se den cuenta de los crímenes que se están cometiendo en su nombre, serán aliados en contra de sus propios gobiernos.

El segundo principio es que a la hora de luchar por la libertad del dominio de los imperios y por la paz de todos, tenemos que entender que las bases militares, y la maquinaria bélica en general, existen por un motivo, y tenemos que entender cuál es este motivo. Cuando EEUU dice que está “protegiendo sus intereses” sabemos, y tenemos que saber, que no se trata del interés de su gente, sino de sus clases dirigentes. Por lo tanto la lucha es también una lucha en contra de la dominación de clases, del reinado de una clase propietaria y controladora. También hay que saber que ésta es una lucha internacional, aunque con raíces de barrio allí donde hay bases militares.
El tercer principio es que cuando pedimos el cierre de las bases, tenemos que saber cuáles son las consecuencias. Tenemos que pedir simultáneamente al cierre de las bases que se cree empleo para todos los trabajadores de dicha base. Debemos asegurarnos de que la base no es simplemente transferida. Y debemos exigir además una limpieza medioambiental.

En LALIT rendimos homenaje con esta lucha a la tenacidad de la gente de Chagos, que tan lealmente han continuado luchando por su dignidad y la libertad de todos.

Traducción: Nayua Abdelkefi